[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]La segunda cabeza del “dragón anti-cambio” es el miedo.

dragon-3-cabezas

Cuando tenemos “miedo» de tomar una decisión en realidad lo que tenemos es “duda”. Dudamos de cuál va a ser el resultado futuro de tomar una decisión.

– ¿Qué sucederá si elijo esto? ¿Y si decido esto otro, será mejor o peor? 

El cerebro está diseñado para buscar seguridad, certezas, entornos previsibles.
Es la incertidumbre ante el futuro lo que nos produce inseguridad, ansiedad, preocupación y miedo.

– Tenemos miedo de cambiar de trabajo porque dudamos si encontraremos otro mejor o nos quedaremos en paro.
– Tenemos miedo de dejar a una pareja porque dudamos si encontraremos otra o mejor o nos quedaremos solos.
– Tenemos miedo de enfrentarnos a una situación difícil porque dudamos si seremos capaces de controlar nuestras reacciones, por ejemplo, al hablar en público, enfrentarnos con nuestros compañeros de trabajo, etc.

Tener un poco de duda es útil, porque nos ayuda a ser prudentes y tomarnos un tiempo para pensar.

El problema es cuando la duda es excesiva, es entonces cuando nos metemos en bucles y círculos viciosos (rayadas) que nos crean ansiedad y parálisis por análisis.

Entonces, ¿qué podemos hacer para superar las dudas a la hora de tomar una decisión?

Aprender a pensar utilizando un método.

Al igual que aprendemos artes marciales para sentirnos más seguros ante posibles agresiones, podemos aprender técnicas de pensamiento para sentirnos más seguros a la hora de tomar decisiones.

Las personas más sabias han creado sus propios métodos, procesos o hábitos de pensamiento en base a su experiencia.

¡La buena noticia es que no tenemos que inventar la rueda! Podemos aprender a utilizar métodos y técnicas de pensamiento sencillos que nos ayuden a tomar mejores decisiones.

“Cuando el sabio señala a la luna, el tonto mira al dedo” decía Confucio 🙂

Probablemente, las personas más sabias han aprendido a mirar la realidad con serenidad: no se apresuran a sacar conclusiones demasiado rápido, son tolerantes con otros puntos de vista, se cuestionan si su forma de ver la realidad es la única posible, hacen proyecciones hacia el futuro para considerar las diferentes consecuencias de sus decisiones, etc.

Te voy a proponer 5 sencillas técnicas que te van a ayudar a crear tu propio método de toma de decisiones. Estas 5 técnicas se basan en un principio: ampliar nuestra percepción de la realidad. Las buenas técnicas de pensamiento nos ayudan a ver nuevas perspectivas de las situaciones.

1. Amplía tu número de opciones
2. Busca más información, de diferentes fuentes
3. Encuentra un modelo que haya funcionado
4. Ponte en el lugar de un observador imparcial
5. Supera la emoción a corto plazo. Piensa en las consecuencias a largo plazo

 

1. AMPLÍA TU NÚMERO DE OPCIONES

“Cada vez que en la vida tengas la tentación de pensar ¿Hago esto O aquello?, pregúntate en cambio ¿Hay alguna forma de hacer esto Y aquello?. Con sorprendente frecuencia son factibles las dos cosas”, dijo Steve Cole, vicepresidente de HopeLab.

Edward De Bono, Chip y Dan Heath, y muchos otros estudiosos de la psicología de la toma de decisiones llegan a la misma conclusión: el peor pirata saboteador es la visión estrecha.

La «visión estrecha» es el estar “corto de miras”. Es decir, nuestra tendencia a ver la realidad de forma reducida, a ver el cuadro pequeño, a ver las cosas de manera demasiado restringida. ¡Los árboles nos impiden ver el bosque!

Muchas veces reducimos nuestra forma de pensar en términos disyuntivos o binarios: lo uno O lo otro

– ¿Hago esto O aquello?
– ¿Sigo con mi pareja O la dejo?
– ¿Continúo con mi trabajo O me voy?
– ¿Despido a un trabajador O le mantengo?

Ante estas disyuntivas, muchas personas sólo utilizan el método de pros y contras. El problema con el método de buscar aspectos positivos (pros) y negativos (contras) es que nos quedamos en la visión estrecha de elegir una opción u otra. Y así perdemos perspectiva.

Tenemos que utilizar otro método mejor que nos ayude a ver el cuadro más amplio.
Tenemos que buscar la 3ª alternativa:

Ante la disyuntiva: – ¿Me separo de mis socios o no?
Nos preguntamos: – ¿Cómo podría mejorar esta relación?

Ante la disyuntiva: – ¿Echo a un trabajador de mi empresa o no?
Nos preguntamos: – ¿Qué podría hacer para motivarle y que fuera más eficaz?

Ante la disyuntiva: – ¿Dejo a mi pareja o no?
Nos preguntamos: – ¿Habría otra manera de superar este conflicto sin tener que separarnos?

Ante la disyuntiva: – ¿Cambio de coche o no?
Nos preguntamos: – ¿En qué otra cosa podría invertir el dinero que mejorarse mi calidad de vida?

Supongo que captas la idea 🙂

 

2. BUSCA MÁS INFORMACIÓN, DE DIFERENTES FUENTES

El gran problema de la toma de decisiones es que “no sabemos lo que no sabemos”.
Y peor todavía, muchas veces intentamos aferrarnos a lo poco que sabemos como a un clavo ardiente.

A esto último en psicología se le llama el sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio: la tendencia que tenemos las personas a seleccionar la información que apoye nuestros puntos de vista y creencias.

Por ejemplo, las personas de ideología de izquierdas tienen a leer la prensa de izquierdas, y las personas de derechas tienen a leer la prensa de derechas. De esta manera se “autoconvencen” de sus propias creencias ya establecidas.

Te propongo este sencillo ejercicio para darte cuenta de lo difícil que es salir del sesgo de confirmación:

Piensa por un momento si estarías dispuesto a partir de ahora a hacer el esfuerzo de leer y estudiar todas las fuentes de información que sean contrarias a tu actual ideología política hasta convencerte.
– ¿Estarías dispuesto a hacer el esfuerzo por cambiar de ideología política?
– ¿Harías todo lo posible por informarte al punto de sentirte persuadido de que quizás estás equivocado?
– ¿Cuánto tiempo invertirías para ampliar tu perspectiva de la realidad?

Difícil, ¿verdad? Por eso pensar cuesta. Pensar es incómodo. Pensar cansa.

Otro ejemplo curioso que mencionan Dan y Chip Heath en sus libros:

En 1960 se hizo un estudio en una época en que la población no estaba tan sensibilizada con los peligros del tabaco. Descubrieron que había muchas más probabilidades de que los fumadores mostraran interés por leer un artículo titulado “Fumar no produce cáncer del pulmón” que otro con el título “Fumar produce cáncer del pulmón” 🙂

Resulta chistoso, ¿verdad?

Para darnos cuenta de cómo este sesgo puede acarrear malas decisiones, imagínate ante dos estudios de investigación titulados: “Datos que respaldan lo que piensas” y “Datos que contradicen lo que piensas”.

De aquí sacamos una conclusión clara: que la gente ve lo que quiere ver.
Raras veces ponemos en tela de juicio nuestras creencias buscando puntos de vista contrarios.
Fingimos que queremos la realidad, cuando realmente estamos buscando reafirmarnos.

Entonces, ¿cómo superar el sesgo de confirmación? Buscando información de diferentes fuentes.
Las personas sabias preguntan a otros que tienen opiniones diferentes.
Las personas sabias dedican un tiempo a informarse de fuentes que contradicen sus opiniones.

Aquí van algunas preguntas poderosas que puedes hacerte:

– ¿De qué otra manera podría ver esta situación?
– ¿Cómo puedo salir de mi cabeza y buscar información veraz?
– ¿Me estoy engañando intentando autoconvencerme?

Un ejemplo típico de sesgo de confirmación lo sufren las personas celosas.

Un hombre celoso de su mujer intentará buscar pruebas (información) que apoye sus sospechas (creencia) de que le está engañando con otro amante.
El problema es que si este hombre se obsesiona con los celos, es probable que su mujer le acabe abandonando por pesado, escéptico e insufrible, no por culpa del amante. Rara vez la persona celosa se cuestiona la veracidad de sus celos. 

 

3. ENCUENTRA UN MODELO QUE HAYA FUNCIONADO

Muchas veces no hace falta reinventar la rueda. Seguro que alguien ha pasado antes por tu problema y lo ha resuelto. Pregúntate:

– ¿Quién ha pasado por mi situación y ya haya resuelto mi problema?
– ¿Cómo lo ha hecho?

Se trata de buscar las “buenas prácticas”, los “modelos de excelencia”, los “casos de éxito”.

Por ejemplo, si estás teniendo conflictos con tu pareja y no sabes cómo arreglarlo, pregunta a algún amigo tuyo que haya pasado por la misma situación con éxito.

– Si no sabes decidirte por una página web, busca modelos de webs que te gusten.
– Si dudas si comprar un coche, por ejemplo un seat ibiza, contacta con conductores que tengan ese coche y te cuenten su experiencia.
– Si dudas si aceptar un trabajo en consultoría, contacta con profesionales del sector para que te cuenten su experiencia.

Los chinos son los grandes “copiones” de modelos de éxito. Han copiado todo lo que funciona en occidente y en pocos años están pasando de ser un país pobre a una de las mayores potencias económicas del mundo.

 

4. PONTE EN EL LUGAR DE UN OBSERVADOR IMPARCIAL 

Se trata de tomar distancia y ver las cosas en perspectiva, con objetividad.

– ¿Cómo vería mi situación una persona desde afuera?
– ¿Cómo pensaría «mi madre, padre, abuelo, amigo sabio», ante esta situación?

Aquí la técnica consiste en cerrar los ojos y observarse desde afuera.

Cuando pienses en un problema, proyecta la situación viéndote a ti mismo desde una cámara de vídeo elevada, y piensa observando la situación en su conjunto.

 

5. SUPERA LA EMOCIÓN A CORTO PLAZO.
PIENSA EN LAS CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO

Técnica: ¿Qué haría mi yo del futuro?

Si pudiera venir al presente mi yo futuro, ¿Qué decisión tomaría?
Esta es una buena pregunta. Para no sucumbir a las emociones a corto plazo nos planteamos los posibles escenarios futuros.
Traer al presente a “mi yo futuro” nos ayuda a imaginar los diferentes escenarios consecuencia de diferentes decisiones.

Aquí van otras dos técnicas:

Técnica “imaginar la peor pesadilla»

Se trata de pensar en lo peor que podría ocurrir. Plantearnos los peores escenarios nos ayuda a aceptar lo peor que podría suceder.
Superamos el miedo y estamos en paz cuando mentalmente aceptamos las posibles consecuencias negativas de nuestras decisiones.

Técnica “imaginar la situación ideal»

Las personas muchas veces no conseguimos lo que queremos porque no sabemos exactamente qué es lo que queremos. Esta técnica consiste en en imaginarnos con claridad y detalle la situación ideal que nos gustaría vivir.

Esta técnica se basa en el principio de “todas las cosas se crean dos veces: primero de forma mental y luego física”:
Un pintor crea primero la imagen en su cabeza, y luego la pinta en el cuadro.
Un arquitecto se imagina el edificio, luego dibuja los planos, y luego lo construye.

Imaginarse el peor y el mejor escenario nos ayuda a tomar perspectiva, mejora nuestra prudencia y nuestra motivación por tomar la decisión.

Conclusión: los estudios de psicología concluyen que es mejor tener cualquier método que te ayude a ampliar tu perspectiva de la realidad que no tener ningún método. Así pues, ¡crea un método amigo mío, para ser el Capitán de tu Destino!

Alberto Peña Chavarino
CopyRight 2014[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″ enable_animation=»true» animation=»fade-in-from-bottom» boxed=»true» column_padding=»padding-3-percent» column_padding_position=»all» background_color=»#c8eaf4″ background_color_opacity=»1″][vc_column_text]

«Para disipar una duda, cualquiera que sea, se necesita una acción» 
(Thomas Carlyle)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]¿Tú qué crees? ¿Que la gente cambia o no cambia?

Aquellos que piensan que “la gente no cambia” suelen apoyarse en estos 3 argumentos:

1. “La gente es perezosa: deja para mañana lo que podría hacer hoy.»
2. “La gente tiene miedo: piensa que más vale malo conocido que bueno por conocer”
3. “La gente es incapaz: cada uno es como es y está determinado genéticamente»

Vamos a ver, antes de etiquetar alguien como “perezoso”, “miedoso” o “incapaz de cambiar”, – si queremos ser justos – hagamos un pequeño esfuerzo por entenderle.

Y para entender a las personas hay que comprender su psicología.

Aclaremos los conceptos:
¿Qué es la pereza, el miedo y ese determinismo o incapacidad de cambio?
¿Cómo funciona este dragón de 3 cabezas que nos impide cambiar?

dragon-3-cabezas

 

1º) Empecemos por la primera cabeza del «dragón anti-cambio”: la pereza 

Llamar a la gente “perezosa” no es correcto.
En psicología se ha descubierto que lo que parece “pereza” es en realidad “agotamiento”.

En todas las situaciones de cambio tenemos que hacer un gran esfuerzo de autocontrol en sustituir nuestros comportamientos habituales -conocidos y cómodos- por otros comportamientos nuevos -desconocidos e incómodos-.

Las rutinas mañaneras son inconscientes, sin esfuerzo. Nos levantamos, vamos a desayunar, nos vestimos, nos lavamos los dientes y vamos al trabajo. ¿Pero qué pasaría si tuviéramos cada día que cambiar nuestro hábito mañanero? Podríamos hacerlo, pero requeriría una gran cantidad de energía. Tendríamos que concentrar nuestra atención cada segundo de la mañana. Y al llegar al trabajo estaríamos mentalmente agotados.

Muchos de nosotros cuando llegamos por la noche cansados a casa tenemos menos autocontrol (discutimos con nuestros familiares, comemos demasiado…) y también tenemos menos concentración (nos quedamos embobados con la televisión).

Los cambios siempre agotan a las personas, incluso las buenas personas pierden el autocontrol después de haber hecho un gran esfuerzo.

Por este motivo, ¡jamás intentes resolver los conflictos con tu pareja justo cuando llega cansado del trabajo! No tendrá el nivel de energía necesario para controlar sus emociones. Así pues, tal y como Hada García Cock y yo asesoramos en terapia de pareja, lo mejor para hablar de los problemas es escoger un día de relajación en fin de semana.

Cuando aprendemos a hacer algo por primera vez necesitamos una gran cantidad de energía para concentrarnos. Cuando aprendemos a conducir, al principio necesitamos prestar toda nuestra atención en cómo dar las marchas, cómo controlar el volante, cómo dar los giros…

Aprender requiere concentración y autocontrol. Y el autocontrol requiere energía. Nuestro cerebro necesita mucha energía para crear nuevos hábitos en forma de nuevas redes neurológicas.

Una vez que el cerebro asienta bien los nuevos hábitos y patrones de conducción, el hecho de coger el coche, sacarlo del garaje e ir a trabajar se convierte en automático. Ya no hay ese derroche de energía que tuvimos que gastar en prestar atención cuando estábamos aprendiendo a conducir.

La neurociencia ha avanzado muchísimo, y ahora sabemos que el cerebro funciona gracias a que crea estructuras para poder funcionar de manera eficiente y automática.

Por este motivo crear buenos hábitos resulta tan importante: nos ayudan a economizar nuestra energía. Las personas exitosas -además de inteligencia y suerte- tienen mejores hábitos que aquellos que no lo son.

El problema real que tienen las «personas perezosas» es que gestionan mal sus energías. Si quieren cambiar tienen que aprender a ser más astutos consigo mismos, y diseñar mejores hábitos y estrategias que les mantengan “despiertos, atentos y centrados en sus tareas».

Así pues, la clave para superar el agotamiento a la hora realizar cambios es tomar conciencia de cómo somos y diseñar hábitos que nos protejan de nosotros mismos. Y probablemente este sea el problema básico de la personalidad tipo 9 del Eneagrama, llamado “el perezoso”.

Voy a poner un ejemplo sobre esto. Hace poco estuve asesorando a un chico joven (tenía la personalidad tipo 9 del eneagrama, llamado “el perezoso»). Se trataba de un buen chico, era inteligente pero nunca había sido un buen estudiante debido a sus malos hábitos de estudio.

La situación en su casa era bastante tensa. Sus padres estaban desesperados porque había empezado varias carreras universitarias y al poco tiempo las abandonaba.

Empecé la terapia proponiéndole mejorar su autoestima consiguiendo pequeñas metas. ¡El éxito llama al éxito! ¡Los pequeños avances son previos a los grandes cambios! El primer objetivo fue proponerle al chico sacarse el carnet de conducir.
A él le entusiasmó la idea y se puso manos a la obra. Se apuntó a la academia y empezó a estudiar con muchas ganas. A los 4 días lo dejó.

– ¿¿Qué ha pasado?? Le pregunté.
– Pues que me canso de estudiar y que prefiero posponerlo para más adelante. Me respondió

Mi siguiente pregunta de coaching fue:
– Bien, ¿y cómo has hecho para cansarte? ¿Cómo estudias? ¿Cuál es tu técnica de estudio?

Su contestación me dejó perplejo:
– Pues me pongo a estudiar y al cabo de 5 o 6 horas ya no puedo más, y lo dejo. Y como al cabo de dos días no me acuerdo de nada, pues me desespero, lo veo imposible y prefiero dejarlo para no sentirme mal.

Ahí estaba la clave de su “pereza»: el agotamiento por un mal hábito de estudio.

Es que es normal que uno acabe agotado y desesperado si pasa 6 horas seguidas estudiando sin parar. ¿Cómo se puede aprender algo sin hacer un buen plan de pequeños descansos y repasos? Es imposible.

Entonces le propuse que cambiara su técnica de estudio, y que sólo estudiara una hora al día. Tenía que empezar haciendo tests y le planteé un plan de repasos (empezar a estudiar algo por la primera hoja del libro es un hábito de estudio ineficaz). El cambio fue radical. Recuperó la confianza en su capacidad de aprendizaje instantáneamente, y por lo tanto, se mantuvo disciplinadamente todos los días estudiando una hora intensamente. ¡Éxito!

¿Este chico era perezoso? No. Solo que nunca había aprendido a adquirir mejores hábitos que le mantuvieran su energía y motivación para conseguir sus objetivos.

Alberto Peña Chavarino
12 octubre 2015

En el próximo artículo hablaremos sobre «la 2ª cabeza del dragón anti-cambio: «el miedo». Y descubriremos que en realidad, a lo que llamamos miedo es “duda”. La ansiedad ante lo desconocido es lo que crea la duda paralizante en las personas, y si esta ansiedad aumenta desata las reacciones fóbicas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″ enable_animation=»true» animation=»fade-in-from-bottom» boxed=»true» column_padding=»padding-3-percent» column_padding_position=»all» background_color=»#c8eaf4″ background_color_opacity=»1″][vc_column_text]

¿Por qué cuesta tanto cambiar?
¿Cómo las personas cambian?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Las varitas mágicas no existen… ¡pero la tecnología sí!

“Toda tecnología lo suficientemente evolucionada, en sus
efectos es indistinguible de la magia” 
decía Arthur C. Clarke

Vamos a ver cómo funciona la tecnología del pensamiento
estratégico
 en un modelo de resolución de problemas.

Esta es una de las técnicas que utilizo cuando ayudo a mis
clientes a resolver sus problemas y 
conseguir sus objetivos.
Se trata de un eficaz modelo que he ido adaptando a mi

experiencia terapéutica y de coaching de equipos.

A la hora de hacer el modelo me he inspirado fundamentalmente
en los investigadores de la Mental Research Institute de Palo Alto,
California (Giorgio Nardone, Paul Watzlawick…) y Edward de Bono.

Tecnica Problem Solving Albero Peña Chavarino

[divider]

Paso 1: COMPRENDER EL ESTADO PRESENTE (E.P.)
– TÉCNICA: DEFINIR Y REDEFINIR EL PROBLEMA HASTA ACLARARLO

Paso 2: ACLARAR EL ESTADO DESEADO (E.D.)
– TÉCNICA: DEFINIR EL OBJETIVO DE FORMA AMPLIA O ESPECÍFICA

Paso 3: EVALUAR LAS SOLUCIONES INTENTADAS
– TÉCNICA: BUSCAR EXCEPCIONES

Paso 4: CONTRASTAR MENTALMENTE LO QUE QUEREMOS Y NO QUEREMOS
– TÉCNICA DE CÓMO EMPEORAR: IMAGINAR EL PEOR ESCENARIO
– TÉCNICA DEL SUEÑO IDEAL: IMAGINAR EL MEJOR ESCENARIO

PASO 5: OPERACIONES
– TÉCNICA DEL ESCALADOR: EMPEZAR A PLANIFICAR POR EL FINAL
– TÁCTICA PEQUEÑOS PASOS: DISEÑAR CADA PEQUEÑO PASO
– TÉCNICA “MODELADO ECOLÓGICO DE LA EXCELENCIA”

PASO 6: PASAR A LA ACCIÓN
– TÉCNICA MANTENER LA ATENCIÓN EN EL CAMBIO CON RECORDATORIOS

PASO 7: FEEDBACK, EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO 
– TÉCNICA CORREGIR EL TIRO PROGRESIVAMENTE 

[divider]

Si los pasos de este método se realizan correctamente, los resultados pueden ser extraordinarios.

¿Y por qué usar una tecnología, un sistema o un método para pensar?
Porque los métodos nos ayudan a “dirigir la atención”.

Y como en aquello en lo que te enfocas se expande, este método te ayudará a que enfoques tu atención en diferentes aspectos de tu problema para que descubras nuevas perspectivas del mismo.

El que prueba sabe y el que no prueba no sabe, así pues, ¡Vamos a por ello!

Para sacar el máximo provecho a la técnica, te animo a pensar en un problema cualquiera, personal o profesional, mientras vas leyendo los 7 pasos.

¿Ya has pensado en tu problema? Coge una hoja de papel y ponte a escribir… 😉

 

Estado Presente Estado Deseado

Paso 1: ACLARAR EL ESTADO PRESENTE (E.P.)

El primer paso para resolver cualquier problema o pensar en cualquier objetivo es aclarar cuál es nuestro Estado Presente (en adelante E.P.), es decir, saber qué es lo que está pasando y cómo funciona el problema.

Si estuvieras en mi consulta planteándome un problema, lo primero que haría sería sondear tu situación actual, para analizar en qué consiste realmente tu problema.

Empezaría a hacerte preguntas para sondear la situación: quién está implicado en el problema, cuándo sucede, en qué situaciones, dónde se produce, en qué lugares aparece y dónde no aparece, cómo funciona, desde cuándo empezó todo…

TÉCNICA: DEFINIR Y REDEFINIR EL PROBLEMA HASTA ACLARARLO

A continuación te pediría que definieses tu situación. Y que la volvieras a “redefinir”.
Te pediría que dieras diferentes definiciones para ver el problema desde perspectivas diferentesPor último, te pediría que lo resumieras en un titular, en una sola frase y con una sola imagen.

– Ahora, escribe la definición de tu problema.
– Vuelve a redefinir el problema desde al menos 3 perspectivas diferentes.

diferentes percepciones resolucion de problemas

Explicación de la técnica:

Aclarar dónde estamos y cuál es la situación actual del problema no es tan fácil como parece. De hecho, la mayoría de nuestros “más de lo mismo” se deben a que no tenemos ni idea de cómo funcionan nuestros problemas; por eso no cambiamos nada y una y otra vez vuelven a repetirse.

La frase “La gente no cambia” sólo es verdad cuando la gente no sabe qué es lo que exactamente tiene que cambiar. Por eso es tan importante definir con exactitud qué es lo que sucede y entender cómo es «el funcionamiento» del problema.

El «funcionamiento de un problema» son aquellos factores que están manteniendo el problema. Necesitamos definir bien el problema para que en pocas palabras podamos entender las características de su funcionamiento. ¡La magia es conseguir definir un problema complicado de manera simple!

Muchas veces se dice que la buena definición de un problema supone el 50% de la solución. El buen diagnóstico de una enfermedad hace mucho más posible su curación. Y ante problemas complicados, soluciones «aparentemente» simples.

Conclusión: definir concretamente el problema y su funcionamiento es lo más importante para poder empezar a resolverlo.

Si queremos cambiar algo tenemos que esforzarnos por lograr hacernos una imagen concreta y muy clara de la situación para poder entenderla. Necesitamos hacer un “mapa mental” de entorno del problema para saber cómo navegar por él.

La dispersión es nuestro gran enemigo a la hora de pensar con eficacia. Por este motivo es muy útil utilizar un método de pensamiento: nos ayuda a “obligar” a nuestra mente a seguir un camino riguroso para no dispersarnos ni ser víctimas de nuestros propios autoengaños.

Ulises y las sirenasTenemos que “protegernos de nosotros mismos”, igual que hizo Ulises atándose al mástil del barco para no caer en el canto de las sirenas. Tenemos que protegernos de la tendencia a dar por hecho que entendemos el problema y su funcionamiento. Nuestras sirenas son la dispersión de la atención y el autoengaño a la hora de tratar con los problemas. El mástil al que debemos atarnos tiene que ser un eficaz método de pensamiento polifásico (por fases). Igual que existe el método científico, nosotros tenemos que utilizar un método de pensamiento.

La clave para dar bien el primer paso es “redefinir repetitivamente las características del problema” hasta que hayamos explorado todos ángulos posibles desde los que puede ser visto.

Esta paradójica situación adaptado de un cuento de Nasrudín muestra el primer error del pensamiento humano:

Estás andando por la calle y ves a tu amigo Pepe que está en frente de su casa agachado debajo de una farola. Te acercas a él y le preguntas:
– ¿Qué pasa Pepe?

Y él te responde:
– ¡Estoy muy ocupado porque llevo ya una hora buscando mis llaves de casa debajo de la luz de esa farola!

Tú te agachas para ayudar a tu amigo Pepe a buscar las llaves, y, después de un rato buscando sin éxito, te paras, le miras, y le preguntas:
– Oye Pepe, ¿pero tú sabes dónde dejaste por última vez las llaves? ¿Estás seguro de que perdiste las llaves exactamente aquí?

Y tú atónito te quedas escuchando su respuesta:
– No, la verdad es que las perdí por el otro lado de la casa, pero allí está demasiado oscuro para buscarlas… ¡y al menos aquí tenemos la luz de la farola!

Incluso las personas más inteligentes se saltan esta 1ª fase de pensamiento porque la consideran obvia.

A esto se le llama «la trampa de la inteligencia»: las personas inteligentes confían tanto en su potente capacidad lógica de procesamiento de la información que se saltan la primera fase de cuestionarse; dejan de reflexionar si sus percepciones son correctas y si las premisas de las que parten valen para resolver el problema.

Pero las personas sabias y humildes saben que nadie es omnisciente; todos nos podemos equivocar a la hora de creer que entendemos el problema que tenemos entre manos.

Nuestros canales de percepción filtran la información del exterior distorsionándola, generalizándola y omitiendo parte de ella. Por este motivo es tan importante cuestionarse a uno mismo si nuestra forma de ver la realidad es la realidad.

Moraleja: No hay que dar nada por supuesto, ¡hay que preguntar para aclarar la comunicación!

 

Paso 2: ACLARAR EL ESTADO DESEADO (E.D.)

Una vez que hemos aclarado y definido nuestra situación o problema, el paso siguiente es «Aclarar el Estado Deseado», es decir, aclarar nuestro objetivo: qué es lo que queremos conseguir.

En este punto de nuestra sesión de coaching te preguntaría: 

Bien, una vez que hemos definido el problema, ahora ¿qué es lo que quieres específicamente? ¿cuál es tu propósito, tu objetivo?

 

– TÉCNICA: DEFINIR EL OBJETIVO DE FORMA AMPLIA O ESPECÍFICA

Para aclarar lo que queremos debemos dimensionarlo bien. Nuestro objetivo puede ser definido de forma amplia y general o de manera más específica.

Por ejemplo, si te propusieras un objetivo para mejorar tu salud física podrías definirlo de dos maneras diferentes:

1. De forma amplia y general: Quiero hacer deporte todas las semanas para sentirme mejor.
2. De forma específica: Voy a salir a correr todos los días 30 minutos por las mañanas de 07:00 a 07:30h

mapa pensamiento

La neurociencia nos dice que existen una serie de condiciones para la buena formulación de objetivos:

1. Que el objetivo esté definido de forma clara y concreta. ¡Nada de andarse con ambigüedades a la hora de decir lo que quieres conseguir!

2. Siempre ha de estar formulado en positivo, nunca en negativo. Es decir, en vez de decir: – ¡No quiero engordar!, decir – ¡Quiero adelgazar!

3. Que pueda ser iniciado y mantenido por uno mismo: Que la responsabilidad de conseguir el objetivo sea sólo tuya y no dependa de terceras personas.

4. Que la definición y evaluación contengan elementos sensoriales basados en evidencias. Que puedas imaginarte con claridad el objetivo, que lo puedas sentir, ver y casi tocar cuando lo visualizas.

5. Que conserve la intención positiva del estado presente. Que en todo momento mantengas claro el propósito, acordándote de la situación desde la que partes.

6. Que sea ecológico y apropiado a las capacidades del sujeto. Que el objetivo sea “ecológico” y armónico para ti según tu personalidad. Es decir, tu objetivo podría ser “hacerte rico”, pero quizás el sobre esfuerzo en tiempo y energía que deberías hacer para lograr este propósito quizás no sea ni bueno ni sano para ti.

7. Que esté determinado en un tiempo real. Que el objetivo tenga fechas y plazos límite en la agenda. Nada de decir: – Esto lo haré algún día del próximo año… 

Paso 3: EVALUAR LAS SOLUCIONES INTENTADAS

A continuación, te preguntaría:
– ¿qué has hecho hasta ahora para intentar resolver tu problema?

«Saber qué se ha hecho hasta ahora para intentar resolver una situación» es muy útil porque nos va a ayudar a saber cuál es el problema: ¡porque precisamente nuestros intentos fallidos de solución de un problema son el problema!

errare-humanum-est

Por ejemplo, si tu problema fuera que estás en el paro y no encuentras trabajo, ante la pregunta – ¿qué has hecho hasta ahora para intentar resolver tu problema? tú podrías responder que «has intentado enviar más currículums por internet». Bien, ¡pues este sería el problema!: empeñarte en utilizar sólo una única vía de búsqueda de empleo. Esto es como el náufrago que decide tirar más botellas al mar con mensajes de rescate… sin pensar en otras alternativas para salir de la isla desierta.

Es decir, tenemos que aclarar y ser bien conscientes de las estrategias y conductas que no han funcionado hasta ahora.

TÉCNICA: BUSCAR EXCEPCIONES

Y el paso siguiente sería buscar bonitas excepciones: descubrir situaciones donde el problema no surgía.

Porque precisamente, estas situaciones de excepción nos ayudarán a encontrar patrones eficaces para la solución del problema. Como dice el Ying y el Yang, en todo lo bueno hay algo de malo y viceversa.

La pregunta sería: – ¿Ha habido algún momento donde el problema no surgía? 
Cogiendo el problema anterior del empleo, quizás responderías que una vez encontraste trabajo porque acudiste en persona a puerta fría a una empresa que te gustaba, y entregaste tu Currículum en mano al jefe.

¡Aquí tendríamos una estupenda excepción ante la fallida estrategia de limitarse a buscar empleo sólo por la vía online! Una vez sondeada esta bellísima excepción, podríamos volver a pensar en la estrategia que una vez tuvo éxito: salir a la calle e ir en persona a buscar trabajo.

 

Paso 4: CONTRASTAR MENTALMENTE LO QUE QUEREMOS Y NO QUEREMOS

Hay dos fuerzas que mueven a los seres humanos: el dolor y el placer. El miedo y el deseo. Y esta es la clave no sólo de la motivación, sino también de la activación neurológica para la creatividad. En este punto, como coach, te plantearía imaginarte la mejor y la peor de las escenas posibles de cara a tu problema.

Estrategia exito y fracaso

TÉCNICA DE CÓMO EMPEORAR: IMAGINAR EL PEOR ESCENARIO

La técnica de cómo empeorar, o también llamada “Post Mortem”, es una técnica muy utilizada para pensar estratégicamente, para ser más prudente a la hora de tomar decisiones, o incluso para ayudar a personas fóbicas a resolver sus miedos y ataques de pánico.

En este punto te preguntaría:
– Si tuvieras que empeorar la situación en vez de mejorarla, ¿cómo lo harías?
– ¿Cuales son las estrategias y actitudes más eficaces que llevadas a cabo te garantizarían un fracaso seguro en la consecución de tu objetivo?
– ¿Cómo podría darse la peor situación posible?
– ¿Qué factores podrían llevarnos al desastre?

En este punto tenemos que plantearnos todas aquellas posibilidades desastrosas.
¿Por qué? por la el funcionamiento de la lógica paradójica. 

El cerebro necesita llegar a los extremos, a tocar fondo, para que se “salten los circuitos” y cambie el funcionamiento de los canales neurológicos de percepción y conducta. 

Cuando el cerebro visualiza y vive las peores situaciones, automáticamente empiezan a surgir ideas creativas orientadas a la solución del problema.

Este mecanismo cerebral de visualizar y sentir las situaciones en su extremo, por extraño y paradójico que parezca, puede ser usado en nuestro beneficio de múltiples maneras.

Por ejemplo, si tuvieras que planificar tus vacaciones de verano en el caribe, sería muy útil que te plantearas:

– ¿Cómo podría garantizarme el fracaso en estas vacaciones?
– ¿Qué podría suceder para que mis vacaciones en el caribe sean un infierno?
– ¿Qué cosas específicas podrían pasar o podría hacer para que todo saliera mal?

Cuando pongo este ejemplo a mis alumnos en mis cursos, muchos de ellos dicen cosas como:
– ¡Reservar el viaje en época de huracanes en el caribe!
– ¡Olvidarnos los pasaportes en casa y perder el vuelo!
– ¡Coger una enfermedad tropical y no tener seguro médico de viaje!
– ¡Que me roben la cartera y la maleta y no tener documentación ni tarjetas de crédito!

Como puedes ver, al ponernos en lo peor, el cerebro automáticamente nos da ideas creativas para prever los problemas y responder de manera estratégica.

 

– TÉCNICA DEL SUEÑO IDEAL: IMAGINAR EL MEJOR ESCENARIO

Una vez planteada la peor de las situaciones, ahora te preguntaría por lo contrario, por lo mejor que podría pasar.

– ¿Cómo sería la solución ideal a tu problema?
– ¿Cuál sería el mejor escenario que te gustaría que sucediera?
– ¿Cómo tendría que ser lo que quieres para sentirte totalmente satisfecho?
– ¿Qué tiene que suceder para que tu objetivo sea un éxito?

Aquí lo que hacemos es dejar volar la imaginación, sin límites.
Esto es soñar. Soñar con lo mejor de lo mejor.
Visualizar aquello que nos encantaría que sucediera.

Este punto es muy importante, porque el cerebro funciona por imágenes y conceptos.
¡Allí donde enfocas tu atención … el cerebro va a por ello!

¡Por eso los atletas de élite se visualizan en el podio, en lo más alto!

Esas visualizaciones de éxito les ayudan a motivarse, a perseverar y mantenerse enfocados en cómo mejorar su rendimiento para alcanzar la imagen ideal de su objetivo.

Mucha gente no consigue lo que quiere porque no sabe lo que quiere.
¡En esta fase de pensamiento tenemos que aclarar lo que queremos!

 

PASO 5: OPERACIONES

Una vez que tenemos claro dónde estamos, qué queremos y qué no queremos, ahora toca pensar en cómo ir a por el objetivo.

Para realizar las operaciones, estrategias y procesos necesarios para alcanzar nuestro objetivo podemos hacer uso de muchas técnicas. Voy a explicar 3 famosas técnicas que suelo utilizar con mis clientes y con mis alumnos a la hora de pensar en cómo alcanzar un objetivo.

pasos

 

TÉCNICA DEL ESCALADOR: EMPEZAR A PLANIFICAR POR EL FINAL

Esta técnica la explica Giorgio Nardone muy bien en su libro «Problem Solving Estratégico». También habla de ella Edward de Bono en su libro “Manual de la Sabiduría”

La técnica consiste en «pensar por el final”. Generalmente nuestra forma de planificar es de principio a fin. Pues bien, está demostrado que muchas veces es más fácil empezar a hacer las cosas desde el final que empezar desde el principio.

Esta es una técnica mental que parece contraintuitiva, pero cuando vemos los resultados retrospectivamente nos damos cuenta de que es la manera más sencilla y rápida de hacer las cosas.

Por ejemplo, es más fácil que un escalador llegue a la cima de una montaña si previamente ha planificado la ruta empezando por la cúspide hacia abajo. 

Tecnica Escalador Alberto Peña Chavarino

De igual manera, es mucho más fácil que un insecto subido a una hoja de un árbol llegue al suelo caminando por las ramas en dirección hacia abajo que si este insecto estuviera en la tierra y tuviera que subir hasta una hoja determinada en lo alto del árbol. De arriba abajo el camino es único. De abajo arriba el camino es mucho más difícil por las innumerables bifurcaciones.

Otro ejemplo más práctico lo vemos a la hora de estudiar y aprobar exámenes, es más fácil empezar a estudiar “por el final”. Es decir, para estudiar una asignatura es más fácil empezar estudiándola no por la primera hoja del libro, sino empezando a analizar las preguntas que ponen en los exámenes.

Para estudiar el carnet de conducir, lo más fácil es «empezar por el final” haciendo los tests, y luego ir buscando las respuestas de las preguntas en el manual. Empezar por el principio, por la primera hoja del libro, hace el estudio mucho más lento y tedioso.

Tecnica empezar por el final Alberto Peña Chavarino

TÁCTICA PEQUEÑOS PASOS: DISEÑAR CADA PEQUEÑO PASO

Una vez que hemos trazado la ruta de fin a principio ahora la subdividimos en micro-objetivos. Creamos hitos o puntos intermedios que fraccionan el camino a seguir. De esta manera conseguimos transformar un objetivo grande y difícil en una serie de pequeños objetivos mucho más sencillos de ir alcanzando. 

¿Cómo se come un elefante? bocado a bocado 🙂

Construimos una secuencia de acciones para resolver un problema empezando desde el final, partiendo del cambio más pequeño y específico, y así vamos descendiendo poco a poco para llegar al principio donde estamos.

elefante comer bocado a bocado

 

TÉCNICA DEL “MODELADO ECOLÓGICO DE LA EXCELENCIA”

Si no sabes hacer algo, busca alguien que te enseñe a hacerlo.
La mejor manera de aprender es con un maestro que te enseñe

El modelado de la excelencia es buscar un buen modelo que te sirva como base para saber hacer una cosa.
Así pues, si no sabes hacer algo o conseguir una meta, busca a alguien que ya lo haya logrado, e intenta aprender de él preguntándole o observando sus estrategias.

Si quieres aprender a cocinar, necesitas aprender “modelos de excelencia” en la cocina: una tarde cocinando con tu abuela, un libro de recetas, un curso de cocina o un programa de televisión,

En la antigüedad los jóvenes aprendían oficios de los maestros. El joven que quería ser herrero, se ponía a trabajar con el Maestro herrero del pueblo, y aprendía sus destrezas y estrategias. 

En la actualidad, con las universidades y escuelas, hemos perdido la forma natural de aprender a hacer cosas: practicar al lado de alguien que sabe hacerlas. Y esto es una pena, porque los jóvenes salen de los centros educativos con mucha teoría pero con poca práctica. Y sólo se aprende aquello que se pone en práctica.

El adjetivo “ecológico”, significa que el modelo que buscas tiene que ser ecológico para ti. No puedes imitar a alguien que no es de tu estilo de personalidad. Tienes que buscar modelos que sean armónicos a tu forma de ser. 

karate-kid2

 

PASO 6: PASAR A LA ACCIÓN

Estoy convencido de que el mayor impedimento que tienen las personas para lograr que las cosas sucedan es el olvido.
La pereza es una forma de olvidarse de los objetivos personales. Nos olvidamos de lo que es realmente importante y no hacemos nada por actuar. 

Cuando nos olvidamos de la importancia de hacer algo, perdemos energía. La atención requiere energía, sin energía no hay atención; y sin atención, no hay movimiento ni acción.

Muchos de nosotros nos hemos propuesto metas que no hemos alcanzado, por pereza u olvido. Por ejemplo, empezar una dieta, hacer deporte semanalmente o dejar de fumar. Empezamos un poco, nos costaba, lo fuimos dejando, y al final, lo enterramos en el olvido.

Sin embargo, nadie siente pereza para actuar cuando se encuentra en medio de un incendio. ¿Por qué? porque las llamas «encienden» la atención y la adrenalina de una forma explosiva.

Si queremos que las cosas sucedan tenemos que activar nuestra atención para mantenernos enfocados en el cambio que queremos realizar

VeronicaCampbell_adiZeroPrime

 

TÉCNICA: MANTENER LA ATENCIÓN EN EL CAMBIO CON RECORDATORIOS

¿Por qué los niños aprenden a hablar y a andar con tanta facilidad? Porque los niños siguen un proceso natural de aprendizaje basado en 3 factores: atención, imitación y repetición.

Mantener la atención puesta en el cambio que se quiere realizar es la clave del éxito. Un niño no debe “esforzarse” en acordarse que tiene que aprender a andar: está rodeado todo el día de personas adultas que andan. Por lo tanto, su atención está constantemente puesta en el objetivo de poder andar. Y para andar, lo que hace es imitar el movimiento de otras personas (“modelando la excelencia”) y repite constantemente hasta lograr coger la habilidad de andar.

Así pues, si queremos lograr un objetivo tenemos que mantener la atención sobre él en todo momento. Una buena manera de lograr objetivos es escribirlos sobre papel y tenerlos visibles.

La mejor técnica que he conocido para mantener la atención en el cambio que ese quiere dar es : llevar un papel en la cartera y leer el objetivo varias veces al día.

Si tu objetivo fuera mejorar tu salud haciendo deporte, podrías escribir tu meta de 2 maneras: de forma amplia o específica.

De forma amplia: ¡Hacer deporte cada día para tener más energía!

– De forma específica: ¡Salir a correr 30 minutos justo después de levantarme para empezar el día a lo grande!

El mero hecho de tenerlo escrito y recordarlo continuamente aumentará exponencialmente las posibilidades de llevarlo a cabo. Créeme, tener un objetivo por escrito y recordarlo varias veces al día hace que la magia funcione.

Esta es la diferencia que marca la diferencia: tener escrito el objetivo y leerlo unas 10 veces al día.

Y esta magia no es magia, es neurociencia. Está comprobado que podemos “reprogramar” nuestro cerebro para dirigir su atención hacia los cambios y los objetivos que deseamos conseguir.

Estas frases que en pocas palabras se evoca un propósito de cambio se denominan Autoafirmaciones.

El poder de las autoafirmaciones aumenta cuando son llevadas por escrito y recordadas varias veces al día.

Hablaremos más de cómo utilizar estas técnicas en los seminarios intensivos  ¡Deja de Rayarte! y Capitán de tu Destino.

Autoafirmaciones

 

PASO 7: FEEDBACK, EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO 

Como hemos dicho antes, para comer un elefante tenemos que ir trozo a trozo. La clave para resolver problemas complejos es diseñando soluciones sucesivas a cada parte del problema. Enfrentarnos a todos los problemas a la vez es casi imposible, mucho más fácil es ir resolviendo las partes del problema más sencillas y accesibles.

Es muy útil establecer hitos a lo largo del camino. Puntos de evaluación para analizar lo que hemos avanzado y poder efectuar las modificaciones precisos para llegar a nuestro objetivo.stepping-stones

 

 

TÉCNICA: CORREGIR EL TIRO PROGRESIVAMENTE 

Cada vez que el arquero dispara la flecha a la diana comprueba dónde ha dado, y sucesivamente va haciendo correcciones hasta dar en la diana. No siempre se logra resolver un problema a la primera. En casi todos los procesos de aprendizaje y cambio hay una fase de prueba y error. 

A la hora de alcanzar un objetivo, hemos de dividirlo en varias etapas y utilizar cada etapa para revisar cómo estamos haciendo las cosas.  

[divider]

 

¿Y tú? ¿Qué técnicas utilizas para resolver problemas?

¿tienes algún método o algún «truco» que funciona?

¿Alguna vez tuviste un problema que al final resolviste de forma «estratégica»?

¡Me encantará leer tus ideas! ¡Compártelas dejando abajo un comentario!

 

Hay una frase que me encantó el día que la escuché:
«Puedes tener razón o puedes ser feliz»

Obsesionarse por tener razón es una técnica avanzada increíblemente efectiva para garantizarse todo tipo de broncas, peleas, resentimientos y equivocaciones.

Para aquellos que quieran garantizarse la infelicidad en la vida, obsesionarse con creerse en la verdad es la autopista más rápida al fracaso (a highway to hell)

“Obsesionarse con tener razón” significa la intolerancia, la rigidez excesiva, la imposición de una única forma de ver o hacer las cosas.

Los conflictos, las guerras, las peleas, los divorcios… todos tienen su origen en la premisa: “yo tengo razón y tú estás equivocado”.

Muchos de nuestros errores y decisiones equivocadas en la vida tienen su raíz en la obcecación por mantener un único punto de vista. “¡Esto se hace así porque sí!”  

viñeta

 

LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD

Cuando sufrimos esta alucinación de creer tener razón sentimos que vemos la realidad tal cual es. Creemos que somos objetivos y nos creemos en la verdad. No podemos ver las cosas de otra manera. Nos convertimos en víctimas de estos autoengaños y espejismos.

El sistema de percepción humano tiene filtros que distorsionan la realidad externa, es como si nos pusiéramos unas gafas de colores que nos distorsionaran las imágenes que vemos del exterior.

La psicología demuestra que la realidad que vemos las personas es subjetiva. Nadie en el mundo es omnisciente ni tiene la capacidad de percibirlo todo con total claridad y objetividad.

«El mapa no es el territorio» dijo Alfred Korzybski, nuestra forma de ver la realidad no es la realidad, es sólo una parte de la realidad. De ahí que unos veamos la botella medio llena y otros medio vacía. Que unos veamos a la joven y otros a la anciana de la foto:

 
       2595989194_49e4e2e866          images

Y esta es la base de las equivocaciones que tenemos los seres humanos:  creemos que somos conscientes y que vemos las cosas “claras”, cuando en realidad tendríamos que ser mucho más humildes y pensar siempre en la posibilidad de que nuestra forma actual de ver la realidad sea errónea o incompleta.

 

Captura de pantalla 2014-09-16 a la(s) 14.29.15LA VISIÓN TUNEL

En medicina se habla de la visión túnel o síndrome de Usher, una enfermedad degenerativa de la retina que produce una reducción en el campo visual y solo permite ver al individuo los objetos que hay delante de él

La ira provoca un fenómeno cognitivo similar a este concepto médico de “la visión túnel”. 

En la percepción humana, la ira crea tal rigidez en los circuitos neuronales que sólo vemos la realidad en una única dirección.

La naturaleza nos dotó a los seres humanos la ira como un mecanismo de protección y control del entorno: en situaciones de dificultad se hacía necesario reducir el campo visual y concentrar la atención como un rayo láser en una única dirección, por ejemplo, para encontrar una vía objetiva y potente de acción. También la ira da energía al cuerpo para sobreponerse ante las adversidades y coger fuerza para defenderse.

Sin embargo, la ira llevada al extremo conduce a las personas a la rigidez, a la pérdida del control y al conflicto.

Cuando nos enfadamos se crea un filtro en nuestra forma de pensar y, mientras dura la emoción de la ira sólo podemos ver una parte de la realidad, siendo incapaces de ver otros puntos de vista diferentes.

Esto es típico en los accidentes de tráfico, la gente se revuelve, se enfada, insulta y en ocasiones se agrede al creerse en posesión de la verdad en la interpretación de la situación:

– ¡Señor! ¡La culpa es suya al no ver la señal!
– ¡No! la culpa es suya al no poner el intermitente!

En fin, estas situaciones se caracterizan por lo inútiles que son y muestran el lado más vergonzoso y primitivo del ser humano.

 

LA IRA Y LA PERSONALIDAD TIPO 1 DEL ENEAGRAMA

tipo1M

La obsesión por tener razón es una tendencia que la encontramos más frecuentemente en la personalidad tipo 1 del Eneagrama: “El perfeccionista o el reformador”, aunque en realidad, todas las personalidades sufrimos esta fijación de un modo u otro

Pero, ¿de dónde viene la obsesión por tener razón? de la ira.

¿Qué curioso, no? Pues la ira es un sentimiento muy fuerte que distorsiona completamente la forma de percibir y valorar la realidad.

La ira es la rabia y el cabreo que le entra a uno en el cuerpo cuando cree que ve la realidad con claridad y se enfada porque los demás no son capaces de verlo igual.

También surge la rabia cuando uno se cree moral, virtuoso y bueno, y entra en cólera cuando juzga y critica los comportamientos de los demás, tildándoles de inmorales o incorrectos.

Lo irónico es que las personas iracundas no siempre se dan cuenta de que sienten rabia, sino que se autoengañan creyendo que en realidad se controlan y no son tan “emocionales”; creen que niegan su rabia apretando los dientes cuando dicen: ¡No estoy enfadado! ¡Sólo quiero que os deis cuenta de la realidad! ¡Las cosas son tan claras que no entiendo cómo no lo veis así! ¡Y sólo quiero corregir las cosas para que se hagan mejor!

 

LOS CIRCUITOS NEUROLÓGICOS DE LAS CREENCIAS

IMG_9115El cerebro funciona creando patrones, circuitos o estrategias de conducta para poder funcionar.

Una idea, una creencia o una convicción es un circuito neuronal, donde varias neuronas transmiten la información de unas a otras creando una cadena

Para entender mejor esto, propongo este dibujo metafórico que: los puntos rojos son las ideas o creencias que alberga una neurona o (grupo de neuronas), y estas neuronas han creado un camino hacia otra neurona, y así sucesivamente van transportando la información. (Ver más sobre lógica fluida)

Pongamos un ejemplo de cómo una persona crearía una ideología o una creencia en su vida. Una persona vegetariana podría crear un circuito de percepción así:

– “Las personas vegetarianas son más sanas y viven mejor”
– “Comer vegetales y frutas es más sano que la carne”
– “La carne es mala para el organismo”
– “La carne se consigue matando animales”
– “Comiendo vegetales salvaríamos a muchos animales”
– “Un mundo vegetariano sería un mundo mejor”
– “Siendo vegetariano estoy ayudando a la naturaleza”
– “Soy vegetariano y me siento orgulloso de vivir así»

Las creencias y convicciones son una mezcla de ideas, valores, conceptos y emociones entremezcladas que crean una cadena o circuito cerrado. Para una persona sus creencias son la verdad, porque no tiene otra forma de ver, sentir y experimentar la realidad.

Así pues, la obsesión por tener razón es una rigidez patológica en estos círculos neurológicos. Cuando una persona se vuelve terca e intolerante, está sufriendo una limitación en el buen funcionamiento de sus sistemas de pensamiento. Sus canales de percepción están cerrados, no puede ver nada diferente a lo que ya ve. Toda la información del exterior se canalizará para «darle la razón» en las ideas y criterios que previamente tiene concebidas.

Esto se demuestra muy bien con las ideas políticas y religiosas: se crean circuitos muy rígidos, casi imposibles de cambiar una vez establecidos.

 

LA IRA REVOLUCIONA LOS CIRCUITOS

cerebro y emocionesLas emociones potentes como la ira hacen que momentáneamente estos circuitos se vuelvan mucho más rígidos. La carga eléctrica es altísima y activa el sistema neuroendocrino, creando  reacciones físicas. Por esto se dice que las emociones como la ira son reacciones viscerales, como que «salieran del cuerpo”.

Mientras estamos enfadados nos es casi imposible por nos nosotros mismos salir de este círculo. La rigidez del circuito es tan fuerte que fisiológicamente somos incapaces de ver la realidad de forma diferente ni tampoco podemos cambiar nuestro estado de ánimo.

Por este motivo, muchas veces es inútil e incluso peligroso discutir con una persona que está poseída por la ira: está momentáneamente incapacitado para pensar de otra manera.

 

EL ANTÍDOTO A LA IRA:  

LA SERENIDAD y… ¡EL SENTIDO DEL HUMOR!

IMG_9116Sólo cuando nos serenamos y nos relajamos la carga eléctrica disminuye y se relaja el circuito de percepción. Y al relajarnos hay más posibilidades de que el circuito rompa por algún sitio y salte a otro circuito más amplio, a otras ideas más abiertas, a otras formas de percibir la realidad.

También hay otras maneras de cortar con la ira de inmediato con un cambio repentino de ver una situación, por ejemplo, con sentido del humor. Muchas veces hemos visto en la televisión personas muy enfadadas que de repente se han dado cuenta de que les estaban gastando una broma y se han echado a reír.

Edward de Bono, médico famoso por sus estudios del cerebro y el pensamiento, escribió acerca de la importancia del sentido del humor como mecanismo del pensamiento creativo y lateral. El humor nos permite «dar un salto» y ponernos instantáneamente en otra perspectiva de la realidad. Este cambio en la lógica de las situaciones es lo que crea la risa.

De Bono también decía en su libro «Manual para la sabiduría» que probablemente las personas con buen sentido del humor son las más capaces de poseer la sabiduría, gracias a la flexibilidad de su cerebro al tratar con diferentes perspectivas lógicas y crear formas alternativas de comprensión de las cosas.

 

ENCUENTRA EL «3ER CAMINO»

POTENTE TÉCNICA DE NEGOCIACIÓN EN
5 PASOS PARA SUPERAR UN CONFLICTO:

tercer camino

Aquí propongo un sencillo método en 5 pasos para superar un conflicto tipo “yo tengo razón y tú estás equivocado»

1º)“Primero hay que comprender y después intentar ser comprendido» decía Stephen R. Covey. En vez de seguir discutiendo, intentando convencer al otro de tu punto de vista, dile al otro: 

– En primer lugar, permíteme escucharte para poder entenderte.
– Exactamente ¿qué es lo que piensas respecto a este asunto? 

– Y esto que piensas ¿Cómo te hace sentir? ¿Cómo te sientes?

 

2º) – A continuación, parafraseamos lo que el otro ha dicho para asegurarnos que le entendemos, y también para que se sienta escuchado y atendido.

– Corrígeme si me equivoco, según tú, ¿lo que has dicho es…. ?

Parafrasear es volver a decir las mismas palabras que ha dicho el otro, y en caso de no entenderlas del todo bien, le pedimos que confirme nuestra interpretación de sus palabras.

Y para transmitir empatía, después de que nos dé su afirmación de que sí le hemos comprendido bien al parafrasearle, ahora  le mostramos respeto a su punto de vista.

– Vale, acepto que pienses así, valoro tu punto de vista y respeto cómo te sientes.

 

3ª) Una vez que le hemos mostrado que le respetamos por sus ideas (aunque no estemos de acuerdo con ellas) y que hemos hecho esfuerzo por comprenderle, ahora toca hablar nosotros y hacernos comprender. Para ello tenemos que expresar nuestros puntos de vista y nuestras emociones en relación a esos puntos de vista.

– Ahora, por favor, permíteme explicar cómo veo la situación y cómo me siento.

 

4º) Una vez que has parafraseado su punto de vista y has explicado el tuyo. El siguiente paso consiste en buscar de puntos en común. Esta es una técnica muy potente cuando discutimos con alguien que tiene una creencia aparentemente opuesta a la nuestra. Se trata de buscar similitudes y semejanzas con “el enemigo”. Esto es estrategia pura. En vez de centrarnos en los puntos en contra, buscamos puntos de acuerdo, por mínimos que sean.

Esto se basa en el principio de que nos gustan las personas que son como nosotras. Así pues, para ser buenos negociadores, tenemos que buscar qué tenemos en común con nuestro “contrincante”, para acercarnos emocionalmente a él.

– ¿En qué cosas estamos de acuerdo? 
– Aunque tengamos ideas políticas diferentes, los dos buscamos mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, ¿es así?
– ¿qué valores y objetivos compartimos?
– Ambos compartimos la buena intención de querer mejorar las cosas, ¿verdad?
– Entonces, lo único que nos diferencia son las maneras de hacerlo, ¿cierto?

Como dice mi buen amigo Pablo Grau de www.negociabien.net la clave del éxito para resolver un conflicto es conseguir síes, para ir convirtiendo a nuestro «oponente» en nuestro «aliado». En vez de confrontarle, nos ponemos a su lado. En vez de luchar, creamos una situación de colaboración.

 

5º) La negociación: la búsqueda de la 3ª vía alternativa. Para resolver conflictos donde hay 2 ideas contrapuestas, la única manera de solucionarlos es siendo creativos y diseñar una 3ª vía de acción que contenga los valores y objetivos compartidos, que reduzca en lo posible las pérdidas que producen las diferencias y que beneficien a ambas partes.

– ¿Qué 3ª solución podríamos crear para que los dos estuviéramos satisfechos, al menos en lo fundamental?

 

 

 

Una de las mayores fuentes de infelicidad en la vida es obsesionarse por el éxito y buscarlo en el lugar incorrecto. Esto también se puede definir como la obsesión de muchas personas de querer ser diferente a como se es; la obsesión por compararse con los demás, la obsesión de querer tener más, la obsesión por vivir un estilo de vida diferente y aparentemente más «guay»…

Pasarse el día obsesionado por el éxito garantiza a largo plazo una frustración permanente en todas las áreas de la vida.

Buscar el éxito en la vida es bueno. La sana ambición es absolutamente necesaria para el crecimiento de las personas. Querer ser mejor persona, ganar más dinero, aprender cosas, ser más eficaz, conseguir logros y metas es fundamental para poder evolucionar como personas. No hay nada malo en la palabra éxito. El problema es la obsesión. Lo negativo y nocivo para las personas es obsesionarse por buscar el éxito en los lugares incorrectos.

No hay mayor frustración que pasarse la vida esforzándose por subir una montaña, y una vez en la cima descubrir que lo que hay no te gusta.

Entonces, ¿cómo saber que estamos subiendo por la ladera correcta del camino al éxito?  

Conociéndonos a nosotros mismos.

Y la mejor manera de conocernos a nosotros mismos es buscar nuestro propio equilibrio.

Y cada uno de nosotros, como tenemos personalidades diferentes, tenemos que buscar un camino diferente hacia el «éxito equilibrado«; buscar el tipo de éxito y estilo de vida adecuado a nuestra personalidad.

Esto significa que no hay pan para todos. No hay medicinas generales para todos los problemas. Cada paciente necesita un tratamiento diferente. Y el buen diagnóstico de la situación del paciente será la clave para encontrar la medicina necesaria.

Para algunos de nosotros el éxito en la vida será vivir una vida tranquila, para otros el éxito será sentirse válidos en la contribución a la sociedad, otros en la ayuda a los demás, otros creando empresas que den trabajo a decenas de familias…

Lo importante es evitar compararnos con los estilos de vida y los modelos de éxito que no son los nuestros, y encontrar lo que a cada uno de nosotros nos ayuda a sentirnos plenos, felices y equilibrados.

 

Living In Balance. FEMSA Informa magazine, Spot illustration

Ilustración de Hugo Herrera

 

LA 1ª CLAVE PARA SER MÁS FELIZ:

La 1ª clave para iniciar el camino adecuado para el desarrollo personal sería: «Deja de obsesionarte por el éxito, esfuérzate por tener equilibrio”

Y es aquí donde el Eneagrama nos enseña un mapa excelente para conocernos, una brújula que nos indique hacia dónde podemos dirigir nuestros esfuerzos para tener el tipo de éxito en la vida que nos ayude a encontrar el equilibrio ten todas las áreas de nuestra vida: personal, profesional, afectiva…

El Eneagrama nos enseña que existen 9 tipos de personalidad y 9 caminos diferentes para encontrar el éxito adecuado y el equilibrio en la vida. Pero también existen 9 caminos erróneos o equivocados que nos llevan al fracaso y la insatisfacción.

La clave es que seamos conscientes de si estamos yendo por el camino correcto o incorrecto hacia el éxito, la felicidad y el equilibrio en la vida.

 

9 tipos de personalidad eneagrama

 

9 CAMINOS VERDADEROS Y 9 CAMINOS FALSOS HACIA EL ÉXITO

El 1, el “perfeccionista” tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: ser bueno, perfecto y tener razón, porque esta búsqueda sólo le llevará a ser criticón, intolerante y rígido. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que se equivoque y sea imperfecto. (No hay mayor inmoralidad que el exceso de moralidad).

El 1 encuentra el equilibrio cuando se toma las cosas con más serenidad, alegría y sentido del humor. (Cuando se va al 7) De esta manera, acaba siendo mucho más sabio y objetivo, al ver la realidad con más tolerancia.

El 2, el “el ayudador”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: buscar amor y conexión íntima con otras personas, porque esta búsqueda sólo le llevará a enredarse emocionalmente en exceso con los demás, a manipularles y a perder su propia individualidad. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que le dejen de querer y le abandonen. (El amor dependiente no es amor, es manipulación).

El 2 encuentra el equilibrio cuando se centra más en sí mismo y en desarrollar su propia individualidad. (Cuando se va al 4) De esta manera, permite dejar un espacio sano entre sus relaciones.

El 3, el “exitoso”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: busca admiración y triunfar para sentirse valioso, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida vanidosa centrada en las apariencias. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que los demás descubran su careta y sus falsedades y al final le rechacen y le vean como alguien vacío y aparentador. 

El 3 encuentra el equilibrio cuando saca el coraje de mostrarse tal cual es (sin intentar impresionar a nadie) y se preocupa de verdad por el bienestar de los demás. (Cuando se va al 6) De esta manera, vuelve a conectar con su autenticidad y puede tener relaciones sinceras y verdaderas con los demás.

El 4, el “artista”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: buscar ser especial y vivir intensas emociones, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida egocéntrica fuera de la realidad. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que toda su vida (emocional, personal, laboral y de pareja) sea un desastre y no tenga nada de bonito, ni de especial, ni de importante.

El 4 encuentra el equilibrio cuando ve la realidad con objetividad, sin sentimentalismos, y estructura bien su vida. (Cuando se va al 1) De esta manera, vuelve a poner los pies en la tierra y vivir una vida más normal que le permita estar equilibrado y pueda salir su creatividad y sus emociones verdaderas, sin estridencias ni rarezas.

El 5, el “pensador”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: aislarse y protegerse del mundo y de la gente, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir como un anacoreta, desapegado, mezquino y aislado. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que se sienta pequeño e inseguro ante el mundo, sin fuerza y sin recursos para enfrentarse a la realidad.

El 5 encuentra el equilibrio cuando coge iniciativa, fuerza y sale de su madriguera para enfrentarse al mundo y darse a los demás con generosidad. (Cuando se va al 8) De esta manera, vuelve a conectar con su liderazgo interior, su energía física, su estabilidad mental y su corazón compartido con los demás.

El 6, el “amigo fiel”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: sentirse seguro a toda costa, pensando todo el día en estrategias que le den seguridad, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida acobardada, nerviosa y paranoica. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que se convierta en su peor enemigo y se sabotee a sí mismo con sus miedos y paranoias, y que los demás le dejen solo y abandonado.

El 6 encuentra el equilibrio cuando saca la confianza en su propia orientación interna, serenando su mente y conectando con su cuerpo. (Cuando se va al 9) De esta manera, vuelve a estar tranquilo y sereno, pero espabilado y atento, viviendo el aquí y ahora en paz, alegría y seguridad.

El 7, el “entusiasta”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: vivir siempre entusiasmado descubriendo cosas diferentes, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida desequilibrada, descentrada, superficial y veleta. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que nunca viva insatisfecho porque no puede disfrutar lo que ya tiene.

El 7 encuentra el equilibrio cuando se permite entrar en su mundo interior, desapegarse de sus deseos impulsivos y centrarse en el aquí y ahora. (Cuando se va al 5) De esta manera, vuelve a conectar con su sobriedad, su alegría verdadera, y vivir feliz y satisfecho.

El 8, el “jefe”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: busca ser poderoso y controlar su realidad, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida agresiva ante el mundo. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que debido a su ira y su agresividad, las personas o su salud le abandonen y se sienta débil y dependiente.

El 8 encuentra el equilibrio cuando conecta con el niño que lleva el gigante dentro, cuando logra conectar con su inocencia y le permite empalizar con los demás. (Cuando se va al 6) De esta manera, vuelve a ser la persona fuerte y líder que quiere ser, pero ahora como protector que ayuda a las personas más débiles.

El 9, el “perezoso”, tiene que dejar de obsesionarse con su búsqueda equivocada de éxito: vivir en paz y tranquilidad sin que las cosas le molesten, porque esta búsqueda sólo le llevará a vivir una vida débil, mediocre y sin ilusión. Y al final terminará sucediendo lo que más teme: que por no enfrentarse a la vida al 100%, los problemas se le acumulen y al final no tenga la paz ni la seguridad que desea.

El 9 encuentra el equilibrio cuando desarrolla una sana ambición por conseguir éxitos y objetivos, por mejorarse a sí mismo y potenciar sus capacidades genuinas. (Cuando se va al 3) De esta manera, vuelve a conectar con su poder interior, teniendo éxitos y avances en la vida de los cuales pueda disfrutar con equilibrio y paz interior.

 

Alberto Peña Chavarino

 

 

¿Te da miedo / timidez hablar en público?

¡A mi desde niño me aterraba tener que hablar en público!

¡Era horrible! Cuando estaba en el colegio, solo pensar que tenía que salir a dar la lección me hacía entrar en pánico.

Siempre he tenido mucha vergüenza y miedo al qué dirán. Creo esta sensación de sentirme incapaz de hablar con naturalidad delante de las personas ha sido una de las cosas que más dolía a mi autoestima.

Pero como dice el refrán, ¡a grandes problemas grandes soluciones!

Y realmente, si uno se lo propone, los problemas se pueden superar.

Hace años hablar en público era una pesadilla, y la sola idea de tener más de 10 personas en una sala me hacía temblar.

Ahora, hablar en público es una experiencia fascinante, y hablar delante de más de 400 personas es de los momentos más excitantes, felices y enriquecedores que he podido vivir.
La conexión con el público y el sentirse cercano a las personas que te escuchan es una experiencia realmente humana.

Cuando empecé a trabajar en el coaching del desarrollo personal me di cuenta de que la única manera de poder dedicarme a esta profesión era darme a conocer impartiendo cursos y conferencias. Así pues, no me quedaba más remedio que ponerme la meta de superar completamente el miedo a hablar en público y aprender todas las técnicas de comunicación que utilizan los mejores oradores.

En este vídeo te muestro 3 claves prácticas que a mí me ayudaron a superar completamente ese miedo, ese nerviosismo y esos bloqueos que me daban cuando tenía que exponerme ante el público.

Disfruta del vídeo y si te gusta ¡envíaselo a tus amigos!

Los mejores oradores del mundo hablan en público con energía, autenticidad y claridad.

Estas son las 3 claves más importantes que he aprendido sobre oratoria en mis últimos 6 años dando cursos de formación.

Los buenos oradores hablan con fuerza, no tienen miedo a mostrarse tal cual son y logran transmitir sus pensamientos de forma sencilla, original y clara. Los malos oradores (o oradores novatos) entran al escenario con baja energía, temerosos de la crítica del público y con la mente llena de dudas y confusión por sus «rayadas».

Me sonrío al recordar cómo empecé a hablar en público en mis comienzos como profesor y formador. ¡Era un desastre! Me ponía nervioso, mi cuerpo se tensaba, me flojeaban las piernas, me sudaban las manos, se me secaba la boca… ¡Ahora me río al recordarlo! pero he de confesar que en mis inicios como orador pasé por momentos realmente vergonzosos. Sinceramente, creo que en mi carrera he llegado a cometer todos los errores del manual del orador. Y de los errores, ¡vamos si se aprende! Aunque a mí me habría gustado que alguien me hubiera entrenado antes a hablar en público de una forma natural… ¡me habría ahorrado tantos bochornos!

Empecé dando cursos a grupos de sólo 5 o 10 personas, muerto de miedo. Actualmente, he hablado en salas con más de 400 personas divirtiéndome y pasándolo realmente bien. No te cuento esto para sorprenderte, ¡sino porque al pensarlo me sorprende a mí!

En este vídeo te explico las 3 grandes lecciones que he aprendido para hablar bien en público uniendo el cuerpo, la mente y el corazón. ¡Espero que te guste y te sea útil!

Y si te gusta, ¡no dudes en enseñarle el vídeo a tus amigos!

Y recuerda amigo/a mío/a, los oradores no nacen… ¡se hacen!

PD: El 27, 28 y 29 de Junio en Madrid tenemos el seminario intensivo de oratoria «Academia de Oradores», un programa de entrenamiento para superar los miedos hablando en público con técnicas de oratoria de alto impacto.
(Formación de formadores con PNL)

Más información en: www.academiadeoradores.com

LOGO-ACADEMIA-ORADORES_BAJA_R

“La persona más influenciable con la que hablarás todo el día eres tú.
Ten cuidado entonces con lo que te dices a ti mismo.” 
Zig Ziglar

 

Las personas de éxito tienen éxito porque piensan de forma diferente a las personas que no lo tienen.

Esta es una técnica de pensamiento que descubrí hace un tiempo que me impactó enormemente. La explico a continuación.

A partir de ahora, cada vez que cometas un error -cualquier error: un fracaso, un olvido, una torpeza…- en vez de atormentarte pensando ¿qué he hecho mal? o ¡qué tonto soy! ¡pero cómo he podido ser tan imbécil! ¡otra vez el más de lo mismo!, tranquilízate y hazte estas dos preguntas:

1. ¿qué he hecho bien?
2. la próxima vez, ¿qué haré de diferente?

La 1ª pregunta nos ayuda a reforzar lo positivo que tenemos. Se basa en el principio “el éxito llama al éxito”. Se trata de “reprogramar” nuestro cerebro para que continúe reforzando nuestras conductas positivas.

La 2ª pregunta nos abre a nuevas posibilidades. A la creatividad. Porque si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has obtenido. Se trata de visualizarnos en una situación futura actuando de forma diferente.

Esta forma de pensar suele ser muy distinta a la que tenemos la mayoría de nosotros cuando cometemos un error: nos quedamos bloqueados pensando en el por qué del error; y lo que es peor, nos faltamos al respeto a nosotros mismos insultándonos por el error cometido.

Las personas altamente efectivas, en vez de quedarse dando vueltas a sus errores,  lo primero que hacen es valorarse a sí mismos lo que han hecho bien: se recuerdan sus éxitos -como forma de proteger su autoestima- y, una vez identificada la raíz de sus errores, inmediatamente después se plantean cómo actuar de forma diferente la próxima vez – es decir, estimulan su creatividad para hacer mejor lo que hacen-

Si haces esto cada día, empezarás a ser mejor, a no repetir los mismos errores, a mejorar tus habilidades, a aumentar tu autoestima… dicho de forma sencilla, si cambias tu forma de pensar cambiarás tu vida.

Alberto Peña Chavarino

“El secreto de la felicidad está en creer en uno mismo”
(Marco Aurelio)

Conócete a ti mismo

 

¿Si te preguntaran “tú quién eres”, qué responderías?

Pregunta complicada, pero probablemente sea la pregunta más importante a la que debas responder en tu vida. El éxito, la realización personal, las excelentes relaciones con los demás, el sentido de la vida, y la felicidad al final depende -en último término- de la respuesta que le des a esta pregunta.

 

¿Te conoces a ti mismo?

La mayoría de nosotros damos por obvia la respuesta. Pero si realmente nos conociéramos a nosotros mismos  ¿por qué nos enfadamos, nos entristecemos, nos frustramos, dudamos, tenemos miedos y conflictos, nos sentimos vacíos…?  ¿por qué no sacamos el máximo potencial de nosotros mismos, hacemos brillar nuestras virtudes, damos lo mejor de nosotros a los demás, estamos plenamente satisfechos con nosotros mismos, tenemos una autoestima al 100%? ¿por qué no vivimos la vida en paz, equilibrio y plenitud?

 

Conócete a ti mismo

La clave, como estaba escrita en el frontispicio del Oráculo de Delfos «Gnosti te auton», conócete a ti mismo.

Lo que implican estas palabras es: antes de hacer cualquier otra pregunta -antes de preguntarte mil por qués- planteate la pregunta más fundamental, más importante de tu vida: ¿quién soy yo?

Las personas más equilibradas, exitosas y felices, tienen en común que han realizado un importante trabajo interior para conocerse a sí mismas, ¿y cómo lo han hecho? Pues lo primero de todo, dejando de identificarse con su mente, con su “personaje”, con sus pensamientos negativos, para empezar a resolver todo aquello que las limitaba y transformar sus defectos en virtudes.

Precisamente es esto lo que trabajamos en el curso Eneagramanauta (www.eneagramanauta.com): a descubrirnos, conocer nuestra personalidad y sacar el poder real que todos llevamos dentro: la fuerza de nuestra esencia verdadera.

El único camino a la paz interior es a través de la consciencia de lo que realmente somos y de lo que podemos llegar a ser. Nadie puede creer en alguien a quien no conoce y en quien no confía. Sólo podremos creer en nosotros mismos si sabemos quiénes somos.

Alberto Peña Chavarino

9 virtudes y 9 defectos eneagrama

El Eneagrama es para mí el conocimiento sobre el Ser Humano más extraordinario que he descubierto para entenderse a uno mismo y comprender a los demás.

El Eneagrama me cambió la vida, y en los últimos 5 años trabajando como coach y terapeuta he visto cómo le ha cambiado también la vida a muchos de mis compañeros, clientes y alumnos.

El Eneagrama es de las herramientas más potentes que los coaches, psicólogos, terapeutas y consultores pueden tener en sus manos para conocer a sus clientes y saber cómo ayudarles, porque el Eneagrama nos ayuda a descubrir la raíz de nuestros bloqueos internos, miedos, frustraciones y equivocaciones.

Hace 5 años pasé por una dura crisis de identidad, ¿quién soy? ¿adónde voy? ¿qué hago con mi vida? ¿por qué no soy feliz? ¿por qué estoy siempre buscando arreglarme y no lo consigo? eran las preguntas que me devoraban por dentro.

Intentaba “arreglar” mi vida y salir de la insatisfacción en la que agonizaba  -cambiando de trabajos, leyendo libros, haciendo viajes y cursos, rompiendo relaciones…-, pero inútilmente. Tan inútil como el individuo que cae en sus propias arenas movedizas, y por más esfuerzos que realiza por salir lo único que consigue es hundirse más en el fango.

Se dice que cuando el alumno está preparado, aparece el maestro.

Recibí un fuerte impacto al descubrirme a mí mismo en el Eneagrama de la mano de mi amigo y profesor Salvador Carrión. Fue una transformación, un antes y un después. Literalmente fue pasar de vivir como un autómata, a empezar a entender mis mecanismos de personalidad y comprender qué tenía que hacer para equilibrar mis conflictos internos, mis miedos, tristezas, rarezas y preocupaciones.

El eneagrama nos ayuda a descubrir cómo transformar lo peor en lo mejor de uno mismo.

Resulta impactante descubrir que nuestros peores defectos pueden transformarse en nuestras mayores virtudes.

Ya lo advertían los antiguos Griegos, “conócete a tí mismo”. Y no ha habido jamás en la historia mejor frase escrita.

A veces me preguntan otros compañeros Coaches, Terapeutas y Psicólogos qué he hecho en los últimos 3 años para poder lanzar hacia delante mi trabajo de coaching personal.

Y mi secreto es que al poco tiempo de conocer a mis clientes descubro su personalidad, apoyándome en el Eneagrama, que ha sido mi herramienta secreta, mi báculo mágico, mi bola de cristal…

Una persona contrata a un coach, un terapeuta o a un psicólogo porque confía plenamente que el profesional que tiene delante es el que verdaderamente le va a ayudar a transformar su vida.

Y cuando una persona se da cuenta que su coach, terapeuta o psicólogo le conoce mejor de lo que se conoce a sí misma, la confianza que se genera es total. Es un impacto casi mágico. Por fin hay alguien en este mundo que me entiende y que me muestra la llave exacta para salir de esta jaula en la que estoy metido.

No es lo mismo empezar a ayudar a una persona a cambiar su vida conociendo su personalidad que no. Muchos terapeutas, psicólogos y coaches comienzan trabajando con sus clientes sin saber cómo son ni de lo que realmente les ocurre

El Eneagrama es para mí el mayor descubrimiento de mi vida de todo lo que se puede aprender dentro del mundo del desarrollo personal.

El Eneagrama y sus 9 personalidades (virtudes y defectos) es para el desarrollo del Ser Humano lo que la fórmula de Einstein de la energía es para la física: un cambio de paradigma y comprensión del funcionamiento del universo externo, y un cambio de conciencia del funcionamiento de nuestro universo interno.

Te invito a informarte sobre el próximo curso “EenagramanNauta. Tienes toda la información en la web: www.EneagramaNauta.es

Si quieres transformar tu mundo externo, comienza por transformar tu mundo interno.

¡Mucho ánimo en este emocionante viaje!

Y recuerda EneagramaNauta, sé siempre Capitán… de tu Destino.