[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”3/4″][vc_column_text]Hace unos días me sucedió una historia surrealista que me ha inspirado para escribir este artículo:

Me llamó una mujer de mediana edad buscando ayuda para su marido contándome que él llevaba mucho tiempo en el paro y que se encontraba perdido, tanto en el plano personal como el profesional. Contactaba conmigo porque había oído buenas referencias mías. Yo la respondí que bien, que claro que podía hablar con su marido para ver cómo echarle una mano.

Para mi asombro a continuación me preguntó si yo, en mi enfoque terapéutico, utilizaba la “espiritualidad”, puesto que tanto ella como su marido ambos eran “muy espirituales” y, según ella, para poder empatizar con su marido tenía que encontrar a un profesional que también trabajara desde la “espiritualidad” y pudiera compartir ese enfoque místico porque “le enganchaba mucho”.  También me comentó que eran “grandes seguidores” de unos gurús motivacionales (famosos por sus libros y vídeos en youtube) a los cuales estaban infinitamente agradecidos puesto que “nos ayudan a despertar”.

Yo la respondí lanzándole una pregunta:

– Me parece muy bien, entonces, ¿para vosotros qué significa “trabajar la espiritualidad”?- “Para nosotros la espiritualidad es un trabajo interior para trascender el ego y conectarnos con nuestra esencia, puesto que es el camino que nosotros hemos elegido libremente”

Después de una breve conversación telefónica explicándole mi enfoque terapéutico eminentemente pragmático y estratégico, la mujer debió decidir que yo no era “suficientemente espiritual” para su marido, y amablemente me dijo que iba a buscar a otro profesional que pudiera facilitarles herramientas para continuar con “su camino”. Y yo, también muy amablemente, le respondí que les deseaba mucha suerte en “su camino”.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”13320″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]EL PENSAMIENTO MÁGICO Y EL SISTEMA INMUNITARIO PSICOLÓGICO

Estas navidades estuve unos días en Burgos con la familia, y hablando con mi padre sobre la fiebre de la gente por la lotería en estas fechas, reflexionamos sobre esa atracción que tenemos los seres humanos por lo “mágico”. Está claro que los seres humanos no somos sólo seres racionales, más bien somos emocionales y “mitófilos”. Nos gusta creer en los sueños, en la lotería, en la suerte, en los mitos, en lo mágico, en lo fantástico, en el más allá, en las ideologías que prometen el cielo en la tierra, en los príncipes azules rescatadores… Y esta parte mágico-emocional es algo inherente en el ser humano.

Probablemente esta búsqueda mágica de cambiar la realidad tenga que ver con el sistema inmunitario de protección psicológico que tenemos las personas: el cerebro utiliza la imaginación y crea realidades paralelas para proteger nuestros sueños, ilusiones y expectativas. Y por supuesto, este sistema psicológico tiene una importante utilidad: Si no nos pusiéramos estas “gafas de color de rosa” nos sería muy difícil superar una pérdida afectiva (una ruptura de pareja o la muerte de un familiar), superar una despido profesional o hacer frente a una catástrofe (ser robado, tener un accidente de coche o perder la propia casa). El cerebro nos protege para no “empotrarnos” con la dura realidad y quedarnos ahí bloqueados.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13318″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]Sin embargo, como sucede con todo en este mundo, cualquier cosa buena cuando se lleva al exceso se convierte en mala. La medicina es buena porque cura enfermedades, pero la medicina aplicada en cantidades excesivas se convierte en veneno. Tener ilusiones, sueños, esperanzas, creencias, ideologías y pensamientos mágicos es realmente bueno y necesario para la salud y la felicidad de las personas, pero los problemas aparecen cuando llevamos estas ilusiones al exceso, y subvertimos la realidad con nuestras percepciones irreales.

Al igual que en la cocina tenemos que medir el punto óptimo de sal que echamos a la comida -para que no esté ni sosa ni muy “salá”-, en nuestras vidas tenemos que medir el punto óptimo de “emocionalidad y pensamiento mágico” con que afrontamos los desafíos cotidianos.

Tener pocas ilusiones es malo. Tener demasiadas ilusiones también es patológico. Así pues, hemos de buscar ese punto intermedio óptimo de ilusión que combine perfectamente con vivir una vida normal, consciente, racional y bien estructurada.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13321″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO CON PENSAMIENTO RACIONAL

El ejemplo de esta “pareja espiritual” es un arquetipo de lo que nos sucede a muchas personas: nos equivocamos cuando buscamos remedios “mágicos-emocionales” para solucionar problemas “pragmáticos-reales” en la vida cotidiana.

Si te echaran del trabajo y no tuvieras ni un duro en el banco resultaría poco realista ponerte a “buscar la espiritualidad”, “encontrar El Camino”, “trascender el ego”, “lograr la trascendencia”, “activar la magia” o “echar a la suerte de la lotería” como remedios útiles para resolver un problema tan apremiante.

Un agricultor puede ponerse a rezar o hacer bailes chamánicos para que llueve en primavera y crezca el trigo en verano. Pero si previamente en invierno no se ha puesto manos a la obra arando la tierra y sembrando el trigo, por mucho “pensamiento mágico” y “conexión con su esencia” que tenga no va cosechar nada en verano.

Esto no quiere decir que el agricultor tenga que ser una persona carente de vida interior, religiosidad, ilusiones y creencias, pero esas emociones y esperanzas tienen que ir de la mano con la realidad y el sentido común. Como dice el refranero español tradicional: “A Dios rogando pero con el mazo dando”

En estas fechas de principios de año muchos de nosotros soñamos despiertos con los famosos “propósitos de año nuevo”: – ¡Este año voy al gimnasio y pierdo 10 kilos! ¡Este año cambio de trabajo! ¡Este año mejoraré mis ventas un 30%! ¡Este año me echo novia! ¡Este año hago un viaje un país tropical!

Todo esto de gritar al viento los nuevos propósitos está muy bien, pero hemos de considerar antes un par de cuestiones:

1. ¿Cómo lo vas a hacer?
2. ¿Cuáles serán las consecuencias no previstas de tus propósitos?

Las personas racionales no son aguafiestas ni pesimistas: tienen los mismos sueños que el resto de los humanos pero saben aterrizarlos a un plano concreto, y además dedican un poco de materia gris para hacer una visualización de futuro de lo que podría suceder. Las personas racionales saben que los sueños, para lograrse, tienen que materializarse en un plan de acción.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13323″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]EL USO POSITIVO DEL PENSAMIENTO NEGATIVO 

TÉCNICA DE AUTOHIPNOSIS: PONERSE EN EL PEOR ESCENARIO.

Hay muchísimas técnicas psicológicas en libros de coaching, liderazgo y autoayuda para el logro de metas y la “buena definición de objetivos”. Y bajo mi experiencia, la técnica que personalmente a mí más me ha funcionado es la de pensar en lo peor que podría suceder. Sí, suena paradójico que para conseguir un sueño primero debas pensar en cómo fracasar en su intento o visualizar en cómo ese cielo podría convertirse en un infierno, pero funciona.

Puedes hacer la técnica de dos maneras diferentes, haciéndote estas 2 preguntas:

– Si quisieras fracasar en el logro de tu objetivo, ¿cómo lo harías? Es decir, si en vez de tener éxito, quisieras asegurarte un rotundo fracaso, ¿qué tendrías que hacer, específicamente, para acabar consiguiendo los peores resultados?

– Imagínate que estás a finales de este año 2016, estás en diciembre y todos tus propósitos de principios de año han sido un fracaso: dejaste en febrero de ir al gimnasio y en vez de adelgazar 10 quilos ganaste 5 más, sigues anclado en el mismo trabajo que no te gusta, en vez de aumentar tus ventas un 30% han bajado un 20%, y sigues solterón. ¿Qué ha sucedido? Piensa en qué es lo que has hecho durante este año para estar tan mal como estás ahora en diciembre. Piensa cuáles han sido tus comportamientos y actitudes durante el año que te han llevado a la situación negativa en la que ahora te encuentras. Cierra los ojos y visualiza mentalmente la película de fracaso que te ha llevado durante este año hasta donde estás ahora en diciembre de 2016.

Los neurocientíficos y los terapeutas estratégicos conocen bien estos mecanismos basados en el funcionamiento de la lógica paradójica y del contraste mental para utilizar el miedo y la precaución como factores motivadores para el logro de objetivos. Si quieres enderezar algo, piensa primero en cómo torcerlo más, dice el refrán. Si quieres traer el cielo a la tierra, primero piensa en cómo podrías, a pesar de tus buenas intenciones, traer el infierno. Si quieres montar un negocio de éxito, primero piensa en cómo podría fracasar. Si quieres ganar dinero, piensa primero en cómo podrías perderlo. Si quieres una buena relación de pareja, piensa primero en qué expectativas irreales y comportamientos negativos podrían llevarte a cargarte la relación.

Esta es una técnica de auto-hipnosis, y para hacerla bien tienes que estar más de 20 minutos concentrado con los ojos cerrados en las visualizaciones negativas. Te sorprenderás cómo a partir del minuto 10 o 15, después de analizar e imaginar los peores escenarios posibles, tu cerebro hará un clic y empezarás a pensar en positivo. Como has forzado al cerebro a ir al extremo negativo, debido al cansancio y la extenuación, por un procedimiento de contraste mental tu cerebro encenderá el interruptor de la creatividad y de las posibilidades. Una vez que tu cerebro ha tomado conciencia de los potenciales peligros e impedimentos que puede encontrarse en el futuro, ahora tendrá una base de realidad sobre la que hacer germinar la creatividad y las posibles maneras de alcanzar los objetivos y lograr resultados positivos.

Te animo a hacer esta técnica de visualización con tus propósitos de año nuevo, si la haces bien te aportará una visión más amplia de tu situación, ideas para superar los posibles obstáculos que podrían impedir tus objetivos y además conseguirás una motivación intrínseca mucho más poderosa y duradera, puesto que “tu sueño” no se basará en una ensoñación irreal sino en una planificación de futuro realista y en objetivos bien fundamentados sobre un plan de acción.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Procrastinación, Piers Steel[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]“Más vale malo conocido que bueno por conocer” Si este dicho popular fuera cierto… seguiríamos viviendo en la Edad Media. Además, cuando las cosas se ponen difíciles no nos queda otra alternativa que cambiar. Y lo que no evoluciona, se estanca.

Desde que empecé con 15 años a interesarme por la psicología y el desarrollo personal, lo que más me llamaba la curiosidad era el tema del cambio: cómo lograr que las cosas, las personas y las sociedades cambien, incluso cuando el cambio parece imposible.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

¿Por qué cuesta tanto cambiar?
¿Cómo las personas cambian?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]La neurociencia* ha demostrado que tenemos 2 cerebros:
el racional y el emocional.

El racional es lento, lógico, reflexivo y estratégico.
El emocional es rápido, intuitivo, visceral, impulsivo.

Mientras que nuestro cerebro racional quiere aprovechar bien el tiempo y llevar una vida sana, el cerebro emocional quiere tumbarse en el sofá a pierna suelta y darse un atracón de comida rápida.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ animation=”none” column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

La Neurociencia ha demostrado que tenemos 2 cerebros: racional y emocional

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]Yo soy una persona predominantemente lógica y mental.

Desde niño he sido muy curioso, me ha gustado aprender, entender las cosas, descubrir cómo funciona el mundo, la naturaleza, las sociedades, cuáles son los fundamentos de la economía y la psicología.

La parte positiva de las personas que somos más mentales es que de manera natural se nos da bien abstraer conceptos, analizar la información, relacionar ideas, sacar conclusiones y ver el marco general de las cosas. Sin embargo, la parte negativa es nuestra tendencia a pensar demasiado, darle demasiadas vueltas a las cosas y caer en “parálisis por análisis”.

Hace 7 años, cuando monté mi consulta privada de coaching personal y psicología, asesoraba a mis consultantes haciendo uso de mi “gran poder lógico, analítico y mental”. Les ayudaba a entender su situación y ver con más claridad lo que no les estaba funcionando. Y la verdad es que sí salían de mi consulta siendo más reflexivos y entendiendo mejor lo que les sucedía. Sin embargo, aunque algunos de ellos “comprendían” mejor lo que les sucedía y se sentían más tranquilos, no estaban llevando a cabo muchos cambios a la práctica, ¿Por qué?

Con el tiempo empecé a descubrir que las personas no cambian sólo con lógica, sino con emoción. Casi todos los fumadores “saben” que fumar es malo, sin embargo “desean” seguir fumando.

Saber que hay que cambiar no es suficiente, ¡es necesario sentirlo, desearlo, vivir la emoción del cambio!

Por otro lado, también existe el problema contrario. He visto a muchos profesionales del coaching y la psicología que logran lo contrario que yo: levantan pasiones, son grandes motivadores y emocionan a su público. Entonces aparece el “efecto droga”, al principio sienten un subidón de emociones, desatan sus pasiones y se sienten muy motivados a cambiar. Después de haber vivido muchas emociones salen muy contentos, alegres y hablando maravillas a los demás sobre lo que han experimentando.

Al igual que el drogadicto, bajo los efectos de las drogas o el alcohol, la persona motivada siente esa euforia de creerse de repente diferente y superior. Sin embargo, una vez que se pasa el efecto de la “droga emocional” llega la depresión. Sin entender bien su situación, sin saber exactamente hacia dónde ir ni qué pasos tienen específicos tienen que dar para cambiar, aparece el “síndrome del drogadicto”: acaban emocionalmente peor que antes.

Conclusión, es necesario que tanto la lógica y la emoción vayan de la mano para lograr activar el cambio.

Puedes ser un padre “lógico” que da buenas recomendaciones a su hijo, pero si no logras tocarle la fibra sensible emocional, tu hijo tendrá comprensión sin motivación. Sabrá lo que tiene que hacer, pero no hará nada.

Por otro lado, si te sientes muy motivado a cambiar pero no te conoces a ti mismo, no te das cuenta de cómo eres, no tienes un plan para hacer cambios prácticos, llevar a cabo pasos específicos, ni sabes crear nuevos hábitos eficaces… tendrás mucha pasión, pero te faltará dirección.

La pasión sin dirección lleva a la perdición.
La comprensión sin emoción lleva a la inacción.

Si eres jefe, responsable de un equipo y quieres que tus trabajadores cambien, tienes que llegar a ellos desde la lógica y la emoción: tienen que tener directrices claras de cómo hacer las cosas y tienen que sentirse motivados para cambiar.

La lógica y la emoción tienen que ir unidas para que se active el cambio, como el ying y el yang.

1024px-Yin_and_Yang.svg

Pasión sin cabeza lleva a las personas a actuar visceralmente y cometer graves errores, por ejemplo, en su vida afectiva (tener relaciones sexuales de riesgo, cometer infidelidades) o en sus finanzas (gastar impulsivamente, realizar malas inversiones….).

Estar enamorado es lo más importante para vivir feliz en pareja, pero sólo un estilo de vida bien estructurado permitirá que esta bonita emoción perdure muchos años.

Para vivir una vida equilibrada, hay que ahorrar, pero también saber gastar bien el dinero en actividades que te hacen sentir y vivir la vida.

Por otro lado, ser una “cabeza”, te vuelve una persona insegura, llena de miedos, demasiado analítica. Te te pasa la vida pensando, vives sin vivir.

Para tener una mente equilibrada, hay que tener mucho autocontrol y buenos hábitos. Claro que hay que tener momentos para aprender, reflexionar y desarrollarse intelectualmente, pero también hay que dedicar tiempo a vivir, a sentir, a experimentar el mundo, y así poder poner en práctica los conocimientos y las ideas.

Para activar el cambio, cerebro y corazón deben ir de la mano.


* Bibliografía Recomendada:
DANIEL KAHNEMAN, Pensar Rápido, Pensar Despacio.
CHIP Y DAN HEATH, Switch.
–[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ animation=”none” column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

Las personas mentales son buenas creando ideas y estrategias.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Sin embargo, de dar tantas vueltas a las cosas pueden caer en la parálisis por análisis.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]La 3ª cabeza el dragón que nos impide cambiar es el autoengaño.

dragon-3-cabezas

Cuando las cosas no nos van bien en la vida es porque falseamos la realidad.
No queremos ver las cosas tal como son, sino como nos gustaría que fueran.

– ¿Por qué los fumadores siguen fumando, a pesar de “conocer” el peligro del tabaco?
– ¿Por qué los estudiantes postergan el estudio a la víspera del examen, a pesar de “saber” que es peor para ellos?
– ¿Por qué algunos “venden” una imagen tan buena de sí mismos en su vida profesional, a pesar de “saber” que su vida personal es un desastre?
– ¿Por qué algunas personas hablan con tanta arrogancia sobre política, a pesar de “saber” que no han leído un libro de economía en su vida?
– ¿Por qué mantenemos una mala actitud en casa o en el trabajo, a pesar de “saber” que tendríamos que hacer algo por cambiar?
– ¿Por qué muchas personas se endeudan (compran ropa, coches y casas caras), a pesar de “saber” que están viviendo por encima de sus posibilidades?

Cervantes fue un tipo sabio, conocía bien al ser humano.
Supo personificar en la figura del Quijote nuestras paradojas, ironías y autoengaños.

A veces nos equivocamos por exceso de optimismo, otras por exceso de pesimismo. ¿Dónde está el punto medio?
A veces nos creemos mejores de lo que somos, otras veces nos creemos peores. ¿Cuál es la verdad?
A veces nos culpamos por nuestros errores, otras negamos nuestra responsabilidad. ¿Cómo acertar con la realidad?

Para hacernos una idea de hasta dónde puede hacernos daño el autoengaño, vamos a ver 3 tipos de falsedades muy extendidas en nuestra sociedad que nos afectan a nivel mental, emocional y visceral.

Voy a exponer 3 ejemplos de falsedades muy comunes en nuestra sociedad.

1º) Autoengaño mental: el Pensamiento Positivo

psicologiapositiva1

Maria Teresa tiene 35 años, es enfermera y se ha quedado en paro. Vive en Burgos y no encuentra trabajo. Le gustaría ir a Madrid pero tampoco puede trasladarse porque tiene un piso hipotecado. Tal y como está la economía, Teresa sabe que si deja su piso, lo vende o lo alquila, le van a pagar menos de lo que le cuesta su hipoteca.

contenga-el-concepto-de-la-hipoteca-las-cadenas-del-hombre-y-la-casa-de-fricción-37919000Teresa se encuentra atada de pies y manos. Tiene una casa enorme y preciosa en Burgos, pero también tiene una hipoteca enorme que la mantiene presa como a una pesada bola de acero con una cadena.

Hace 10 años, antes de la crisis inmobiliaria, Teresa se vio rodeada por aquella oleada de euforia social y fiebre colectiva por comprar pisos y endeudarse a destajo. Teresa fue una de las víctimas de la oleada del “pensamiento positivo hipotecario” de españa.

Nada más empezar a trabajar con 25 años, movida por esa ilusión de sentirse rica e independiente, decidió comprar un piso enorme y precioso en el centro de la la ciudad.

Sus familiares y amigos, con sus mejores e inconscientes intenciones, le animaban alegremente a lanzarse al patíbulo financiero: – ¡Sí, sí! ¡Compra ese piso hija, que así ya tienes casa para toda la vida! ¡Qué oportunidad tan buena!

10 años después Teresa no tiene trabajo, no puede pagar la hipoteca ni puede trasladarse de ciudad porque no puede vender ni alquilar el piso porque perdería dinero.

Hace 10 años, Teresa podía haber reflexionado con más prudencia, y en vez de comprar impulsivamente una barbaridad de piso, podía haber vivido felizmente en un alquiler barato durante sus años de juventud; y mientras tanto, podría haber ido ahorrando para que, una vez ya con su vida laboral y familiar bien asentada, comprarse un piso con la capacidad de poder hacerlo.

El exceso de optimismo hace tanto daño como el exceso de pesimismo.

En psicología se ha demostrado que el hundimiento de grandes ilusiones conducen a profundos desengaños. Y que cuanto mayores son las expectativas, mayor es la depresión cuando éstas no se realizan.

También se ha comprobado que el pensamiento positivo deprime más todavía a las personas que están pasando por problemas reales. Por ejemplo, si estoy triste y me esfuerzo en pensar en positivo, termino por deprimirme aún más; si tengo miedo del futuro e intento pensar en positivo, me asusto aún más.

El pensamiento positivo sólo funciona cuando las cosas te van bien. Cuando ya has tenido buenos resultados, pensar positivamente te motiva aún más, y aumenta tus capacidades y recursos para seguir esforzándote por lograr más éxitos.

Pero si te va mal, la motivación con argumentos positivos y racionales no te va a funcionar.

Entonces, si el pensamiento positivo no funciona, ¿Qué es lo que funciona?
En el próximo artículo hablaremos de “por qué no funciona el pensamiento positivo y cómo pensar con optimismo estratégico”.

 

2º) Autoengaño emocional: la Vanidad

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo.
Puedes engañar a algunos todo el tiempo.

Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”

(Abraham Lincoln)

autoengaño psicologia

Jorge acaba de cumplir 40 años, le acaban de nombrar Director Comercial de una empresa multinacional con más de 1.000 empleados de Madrid. Gracias a él, la empresa ha aumentado sus ventas en un 15% en plena crisis. Y como reconocimiento a su labor, le han ascendido a Director y le han subido el sueldo un 40%.

Jorge está en la cumbre de su carrera profesional, es justo el momento más exitoso de su vida laboral. Todo el mundo en su empresa le admira por su potente energía, su gran imagen pública, su encanto personal, su eficacia, su enorme capacidad de sacar trabajo adelante, sus impactantes habilidades de motivación y su fascinante oratoria.

Jorge es el modelo ideal de profesional competente, hombre joven que se come el mundo, un mago de los negocios. Sus conocidos le admiran, a todos en su empresa les gustaría ser como Jorge.

ventas-lobo-wall-street

Pero Sara, su mujer, no piensa lo mismo. No aguanta más y le acaba de pedir el divorcio. Se va de casa con los dos niños. Dice que está harta de sus mentiras, de su egoísmo, de su adicción al trabajo, y de su superficialidad y de su falta de sentimientos reales. Sara dice que se siente sola y vacía, que ha dejado de vivir su vida para vivir la vida de él. Siente que Jorge solo se preocupa de sí mismo, de su imagen pública, de su éxito social, y de lo que piensen de él fuera de casa.

Sara le echa en cara a Jorge que su vida es una mentira. Es una máscara falsa. De cara hacia fuera su vida parece perfecta, pero dentro de casa ni ella ni sus hijos ninguno tiene una relación significativa con él. Sara dice que lleva casada con él 10 años y no sabe quién realmente es su marido.

Sara es la segunda mujer de Jorge, su primera mujer, Beatriz, le dejó por los mismos motivos: al principio se enamoró locamente de su imagen de hombre encantador, exitoso y perfecto; pero al cabo de unos meses llegó el desengaño. Se dio cuenta de que todo era una falsa apariencia, y que en realidad, Jorge sólo se preocupaba por él mismo. Beatriz le llegó a echar en cara que “Eres como los falsos poetas, afuera hablas maravillas del amor pero luego en tu vida privada no hay quien te aguante”.

FCO Rome - Vittoriano on Piazza Venezia by night 02 3008x2000

Hace unos años, estaba de vacaciones una tarde tomando un café en Piazza Vittorio Emanuele, en Roma, esperando a unos amigos míos italianos, mientras leía el periódico “Corriere della Será”. Leí este artículo de Vittorino Andreoli “La dittatura dell’apparenza” y le tomé esta foto:

La Vanidad en cuadro

Vittorino Andreoli es un psiquiatra y escritor del libro “L’uomo di superficie”
(El hombre de superficie)

andreoliSegún Vittorino, el hombre de superficie no es alguien superficial. Mientras que un hombre superficial es aquella persona que no sabe valorar las cosas de la vida, que está poco atento y es poco crítico, un hombre de superficie es aquella persona que solo está atenta a su propia superficie; es decir, es aquella persona que lo que más le importa es su propia imagen, su preocupación principal es que su imagen pública sea encantadora, atractiva y bella, y a nivel profesional, que su imagen sea de alguien exitoso y eficaz.

tipo3MEl hombre de superficie tiene su referente arquetípico en la personalidad tipo 3 del eneagrama: “el triunfador”.

(Aunque también se muestran “hombres de superficie” las personalidades emocionales como el 4, “el artista” y el 2 subtipo sexual)

Vittorino está  retratando el tipo de personalidad vanidosa que tiene mucho éxito hoy en día en nuestra sociedad.

¿Y qué es la vanidad? La vanidad consiste en “dar una imagen demasiado bonita, demasiado exitosa, demasiado guay”, es decir, dar una imagen falsa. Pero claro, una persona vanidosa nunca dirá que lo es, dirá en su defensa que su buena intención es “dar su mejor imagen”.

El problema de las personas vanidosas es que para dar una buena imagen embellecen tanto la realidad que la terminan por distorsionar. Dan tanto maquillaje a las cosas que las cambian por completo.

La obsesión con dar una gran imagen publica hace que las personas desfiguren su propia identidad. Llevan tantos años dando la imagen que “vende”, la imagen “bonita” de sí mismos que han llegado al punto de no saber quién realmente son ni qué sienten.

Cuando una persona distorsiona tanto la realidad y manipula los sentimientos que proyectan en los demás, termina por bloquear sus propios sentimientos, y esto les causa graves problemas en su vida íntima y personal.

Probablemente, la vanidad y el individualismo sea el “pecado” más extendido de la sociedad de hoy en día. Estamos en la sociedad del marketing, la imagen pública, la venta rápida. Los valores de contribución, de cooperación y de lealtad están siendo dejados de lado. Y esto es una pena.

 

3º) Autoengaño visceral: la Arrogancia

Conductores-españoles-irritados-01

El autoengaño visceral se ve claramente en cómo reacciona la gente al volante.

Los conductores viscerales van por la carretera creyendo que tienen razón, que ellos hacen todo bien y que todos los demás conductores son unos inútiles.

Cuando tienen un accidente, explotan. Entran en cólera. Gritan, insultan, dan golpes en el aire. La ira visceral les vuelve arrogantes, ciega su tolerancia.

Cuando una persona es víctima de sus enfados viscerales, es incapaz de ver la realidad de manera diferente: – Yo tengo razón y tu estás equivocado.

La ira visceral cierra la mente y el corazón. Cuando una persona se enfadada se vuelve inconsciente. La ira cierra los circuitos neurológicos de la percepción, y hace que el individuo colérico sólo pueda ver una parte de la realidad.

(Para más información: lee el artículo sobre “La percepción de la realidad”)

El autoengaño visceral es propio de las personas autoritarias, vehementes y arrogantes. Van de expertos por la vida. Tienen mucha fuerza y poder personal. Pero por mucho poder que muestren afuera, no quiere decir que tengan razón.

Adolf Hitler transmitía mucha fuerza y vehemencia visceral al hablar, pero engañó a una nación entera y les llevó a todos los alemanes y austriacos a una guerra sangrienta.

La arrogancia es el espejismo de creerse superior, y como sucede con todos los espejismos, la vida nos devuelve a la realidad.

Llegado a este punto, ¿Qué podemos hacer ante los engaños mentales, emocionales y viscerales?

Las personas sólo cambiamos cuando nos damos cuenta de qué es lo que nos pasa. Sólo cuando tomamos conciencia de nuestros hábitos, podemos cambiarlos.

Alberto P. Chavarino
alberto@coachingpersonal.com

 

—-

En el Máster de Liderazgo ® descubrirás cómo adquirir más control en tu vida.
Inicio: 24 y 25 de Enero 2015
¡Haz clic aquí para informarte!

¿Te ha gustado el artículo?
¿Qué otro tipo de autoengaños tenemos las personas?

¡Comparte tus ideas y deja un comentario aquí abajo![/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

“En una época de engaño universal,
decir la verdad es un acto revolucionario”
(George Orwell)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Portada Psicología Práctica con Alberto Peña Chavarino

 

En el mes de enero Teresa Juan Pérez nos hizo un reportaje de la 5ª edición del curso EneagramaNauta que tuvo lugar el 6, 7 y 8 de diciembre en Madrid .

Si quieres participar en la próxima edición del curso Experto en Eneagrama y PNL “EneagramaNauta – conócete a ti mismo a través del eneagrama” entra en la web www.eneagramanauta.com

 

Reportaje curso EneagramaNauta p1

 Reportaje curso EneagramaNauta_p2

Reportaje curso EneagramaNauta_p3

 

“Si haces lo que es fácil, la vida será dura.
Pero si haces lo que es duro, la vida será fácil”

La clave para descomplicarse la vida y ser más feliz es salir de tu área de confort.
¡En este vídeo vemos cómo la fortuna ayuda a los valientes que se atreven a cambiar!

 

 

Si te ha gustado este vídeo, ¡compártelo en tus redes sociales! 

Alberto 

 

«El mejor modo de prever el futuro es inventarlo»
F. Ford Coppola

 

No viene mal que de vez en cuando paremos un poco para reflexionar sobre cómo estamos viviendo y cómo nos gustaría vivir.

Hay un principio que reza: “Todas las cosas se crean dos veces: una mental y la otra física”.

Un arquitecto, antes de empezar a construir un edificio, diseña los planos sobre papel escrito. Un artista realiza un esbozo de la figura que quiere crear antes de ponerse manos a la obra. Si no tuvieran la “imagen” en mente de lo que quieren llevar a cabo, no sabrían por dónde empezar su trabajo. 

Las personas de éxito, o simplemente aquellas que viven satisfechas con su realidad, tienen el denominador común de reflexionar periódicamente sobre cómo quieren actuar, ser y vivir: de vez en cuando dedican un tiempo a hacer una evaluación (feedback) de su vida, así como visualizaciones de cómo será el futuro. 

Muchos deportistas de élite hablan de lo importante que es para ellos realizar visualizaciones previas a sus entrenamientos; algunos llegan a considerarlo como un ejercicio de práctica mental de calidad similar a la práctica física real. Imaginan con todo detalle cómo va a ser el proceso que van a experimentar, cómo van a dilucidar su cuerpo en la pista, cómo sentirán la tensión en sus músculos, de qué manera sus brazos se moverán en armonía con el resto del cuerpo, qué escucharán a su alrededor, qué personas estarán allí con ellos… el ensayo mental puede ser tan intenso que les lleve a percibir las sensaciones de las gotas de sudor cayendo por su frente o experimentar en su corazón la intensa alegría de llegar a la meta y conseguir aquello por lo que tanto han suspirado y luchado.

Albert Einstein, consideraba la imaginación como una característica del hombre más importante que su lógica o capacidad de raciocinio. Atribuía a su imaginación la clave de entender cómo funciona la relatividad, como paso previo a desarrollar una de las teorías más fascinante de la ciencia. Llamó a estas visualizaciones como “experimentos del pensamiento”. Cuando estuvo discurriendo e intentando averiguar cómo podría comprenderse la relatividad, Einstein hizo mención de una ensoñación que tuvo en la que se imaginaba volando sobre un haz de luz a su velocidad, y mientras volaba veía como el tiempo y el espacio se adaptaban o se modificaban a su viaje.     

Arnold Schwarzenegger, decía que la clave del éxito que le llevó a ser 5 veces Mr. Universo, 7 veces Mr. Olympia y una Mr. Mundo fue la de visualizar y crear mentalmente cómo sería cada milímetro de su fisionomía, la forma de cada uno de sus músculos. Y también se imaginaba cómo optimizar sus sesiones de entrenamiento para crear el cuerpo ideal que le llevaría a conquistar la cúspide del culturismo mundial.

¡Empezamos la técnica!

1º Estado Deseado (E.D.):
Construir una imagen visual completa de sí mismo en el futuro.

a)    Empieza el ejercicio con una sencilla técnica de relajación (respira con el diafragma, cierra los ojos, toma sentido de tu cuerpo y respiración, visualízate en un lugar que te guste –por ejemplo en la naturaleza, en una playa…–)

b)    Cerrando los ojos vas a imaginarte en un momento del futuro en el que te verás habiendo alcanzado todos tus objetivos; se trata de imaginar lo que desearía de mi vida si supiera que puedo alcanzar aquello que quiero. Hay que dejar volar la imaginación; no es necesario ser excesivamente específico, pero sí conseguir un cuadro más o menos claro de cómo te gustaría ser y vivir.

–  Especificando exactamente el tiempo al que te trasladas.
–  Con la edad que tendrás en ese momento.

 c)     Crea las evidencias sensoriales de la situación o estado ideal que deseas conseguir:

Visual: Asóciate totalmente a la imagen, ¿qué verás?
Auditivo: ¿qué escucharás?
Kinestésico (sensaciones corporales externas e internas: tacto, gusto, olfato):  
  ¿qué sentirás?
Diálogo interno: ¿qué te dirás a ti mismo?

Sé específico y describe ampliamente todos y cada uno de los puntos que se te indican en este paso.

d)    A continuación pregúntate y escribe seguidamente tus respuestas:
– ¿qué quiere mi yo del futuro que haga yo (yo de hoy)?

Imagínate que un tú del futuro viene de un viaje en el tiempo al momento presente, y te da consejos de aquello que tendrías que tener en cuenta al futuro. Puede que te advierta de algo que deberías cambiar ahora para que el futuro sea mejor, más armónico, eficaz y feliz para ti y para tus dependientes.

 

2º Estado Presente (E.P.):
¿cuál es tu situación actual?

Se trata de realizar una evaluación objetiva, tanto positiva como negativamente de ti mismo en el presente,  en este momento –aquí y ahora– en todas las áreas que a continuación se indican:

  1. Ambiente de vida (vivienda, lugar en el que vives, barrio…)
  2. Pareja (la tengas o no, relación amorosa, sexualidad)
  3. Familia/hijos (los tengas o no, si los piensas tener, cómo te relacionas con ellos)
  4. Relaciones (tus amistades, compañeros de trabajo…)
  5. Profesión (trabajo, inquietudes profesionales)
  6. Economía (situación económica, capacidad de compra de bienes materiales)
  7. Físico (si te encuentras sano, si mejorarías algo de tu salud…)
  8. Espiritualidad (la sensación de hacer algo trascendente, importante para tí)
  9. Desarrollo personal (cómo creces y mejoras como persona, a nivel de capacidades, habilidades, sabiduría, equilibrio emocional…)

 En cada área, puedes hacerte estas preguntas:

– ¿es lo que soy/tengo en el presente lo que quiero?
– ¿me satisface mi situación presente?
– ¿esto es todo lo que querría para mí en el presente?
¿- contribuyo a los demás y a este mundo como me gustaría realmente hacerlo?

Puedes puntuar cada uno de los aspectos anteriores en función de cómo consideres que se encuentran en el momento presente. Puedes escribir en un papel una frase en que resumas cada uno de ellos. 

 

3º  Vayamos al pasado: ¿cómo era tu vida hace 5 años?

 a)  A continuación, haz lo mismo que en el apartado anterior recordando cómo era tu situación hace cinco años en las mismas áreas de la vida. Puntúalas y escribe una frase a modo de resumen.

El propósito de este apartado es valorar cómo tu comportamiento desencadenó (tanto para bien como para mal) tu situación actual. Tómate tiempo para analizar detenidamente cada proceso en todos los apartados. Éste es un paso muy importante, ya que nos permite identificar tanto las estrategias operativas potenciadoras como las limitantes.

b)  Imagina cómo hubiera sido si te hubieras comportado de un modo más inmaduro, más inadecuado, más imprudente, etc… durante estos cinco años. Procura ser todo lo explícito posible a la hora de responder hacia dónde te hubiese llevado la vida en cada una de las áreas de haber hecho las cosas de peor forma.

 Para hacer esto puedes plantearte hipótesis:
 Si hubiera hecho esto… ahora…
– Si hubiera sido de este otro modo…. Ahora….

 c)   Ahora piensa lo que podrías haber hecho estos 5 años para encontrarte en una situación mucho mejor. Para ello responde y escribe a la pregunta:

 ¿Qué podría haber hecho respecto a…(en cada una de las áreas en cuestión)?
Si en lugar de hacer tal cosa, hubieses hecho tal otra ¿estarías ahora mucho mejor? 

 

4º Regreso al futuro: ¿cómo te imaginas tu vida dentro de 5 años?

«Si crees que puedes como si crees que no puedes,
en ambos casos estás en lo cierto»
Henry Ford 

Imagina dos cuadros para dentro de 5 años. El primer cuadro contendrá las experiencias, objetivos y situaciones que deseas realmente. Mientras que el segundo mostrará las experiencias que, de hecho, no quieres que sucedan bajo ningún concepto.

Ambas experiencias deben ser completas:

¿dónde estarás?
¿con quién?
¿qué estarás haciendo?
¿cómo te sentirás? 

Cada cuadro debe contener una representación impactante del futuro, tanto de lo que deseas como del que rechazas: el futuro que  desearías vivir, y el futuro que bajo ningún concepto quisieras sufrir.

A continuación, dibuja ambos futuros en una hoja de papel:qué deseas y qué rechazas

5º Plan de acción estratégico de futuro.

 Mirando tu futuro, escribe las cosas que valen la pena hacer en cada aspecto de la vida para alcanzar tu estado deseado y haz una lista como las anteriores (ambiente, relaciones, estado físico, etc.). Cuando hayas terminado, prepara una lista similar a con todo aquello que debería ser evitado, las precauciones que deberías tomar.

Así pues, ahora contesta a estas preguntas (tómate tu tiempo, visualiza y escribe): 

– Qué hacer:

  • ¿cómo puedo hacer para que eso ocurra?
  • ¿cómo puedo crear este futuro próspero?
  • ¿qué pasos tengo que dar?
  • ¿hay algo más que yo pueda hacer?

 Qué evitar – qué no hacer:

  • ¿qué comportamientos, actitudes y acciones deberían ser evitadas?
  • ¿Qué es eso que siempre he hecho, que si sigo haciéndolo, hará que obtenga más de lo mismo?

 

6º ¿Lo que buscas es ecológico para ti?

 Un chequeo ecológico no es ni más ni menos que pasar un filtro a todo aquello que deseamos. El más fácil de los engaños es el autoengaño: creer que lo que queremos es lo que realmente necesitamos, cuando muchas veces puede que no sea así. 

Sólo desde la ecuanimidad es posible discernir y escoger sabiamente.

La vida es una dicotomía: ideas contrapuestas paradójicamente pueden complementarse según el contexto donde se aplique. Lo mismo ocurre con la imaginación: puede ayudarnos o suponernos una trampa. Todo depende de nuestro estado de consciencia, de desarrollo personal y “salud emocional” en el que nos encontremos.

Frases filosóficas para crear aversión hacia las “ensoñaciones ilusas”:

«Cuidado con lo que deseas, que te puede ser concedido»

«En este mundo sólo hay dos tragedias:
una es no conseguir lo que se desea,
 y la otra, conseguirlo. La última es la peor. »

«Solo deseo no desear» 

Frases filosóficas para impulsar, reforzar y dar apoyo a las “ilusiones potenciadoras”.

«Actúa de tal modo que siempre logres
aumentar el número de opciones»

«Si quieres ver, aprender a actuar»
H. von Foerster

«si quieres saber cómo funciona algo,
intenta cambiar su funcionamiento»
K. Lewin

«El verdadero viaje de descubrimiento
no consiste en buscar nuevos paisajes,
 sino en mirar con otros ojos»
M. Proust

«Llegarás tan alto como te comprometas contigo mismo»

«Si no esperas nada, nunca encontrarás
aquello que jamás esperabas hallar»
Heráclito

 

Sé consciente de que aquello que deseas, y piensa si realmente te conviene.Imagina  las consecuencias que tendrá conseguir lo que quieres para tu ambiente y para las personas que te rodean. Si crees que lo que deseas es positivo, útil, ecológico y armónico para ti, para los que te rodean y para tu circunstancia, entonces continúa con los últimos pasos.

 

7º Visualización y ensayo mental del futuro

 Ahora tienes que asegurarte que el placer se halla totalmente asociado con el nuevo patrón.

  • ¿sientes las cosas como placenteras en lugar de cómo dolorosas?
  • El nuevo comportamiento o sentimiento ¿es estable con los valores, creencias y reglas de tu vida?

Cerciórate de que se mantienen los beneficios de la vieja pauta. Recuerda que toda conducta tiene una intención positiva, y la que quieres eliminar no es una excepción. El nuevo patrón, ¿te sigue permitiendo obtener los beneficios y sentimientos de placer que solías obtener del viejo modelo? Compruébalo: imagínate comportándote en el futuro de este nuevo modo y piensa en todo aquello que te había impulsado a adoptar la pauta anterior. Asegúrate de que, al hacerlo, puedes utilizar la nueva forma de actuar en lugar de la antigua. Estas representaciones son ahora un recurso para poder conocer continuamente si estás progresando rumbo al futuro deseado o si derivas hacia el que no deseas. 

 

8º Recordatorios de tu imagen de vida futura

 Para crear una asociación potente que te sirva como recuerdo de lo que has ensayado mentalmente con éste ejercicio, es muy útil realizar una especie de collage con imágenes, fotos, dibujos y frases evocadoras de cada uno de los objetivos que te has marcado en cada una de las áreas o facetas de tu vida.

Puedes tomar una cartulina grande (DIN A-4) y colgarlo en la pared para que lo veas con frecuencia, y refuerces el recuerdo que te guiará en la consecución de aquello que es verdaderamente importante para ti.

collage 

“Si posees claridad, si eres una luz interna para ti mismo, 
nunca tendrás que ir detrás de nadie” (Krishnamurti)

El único modo de mejorar de manera perceptible la calidad de tu vida es aprender a activar las 9 virtudes que permiten el éxito, la plenitud y la felicidad real del Ser Humano.

Cada virtud representa todo aquello que necesitamos para garantizarnos una vida digna: sabiduría, coraje, templanza, humildad, autenticidad, creatividad, desapego, autocontrol y autodisciplina; de modo que conocerlos y dominarlos es esencial para realizar una auténtica “re-evolución” en nuestra vida y poder alcanzar las cotas más altas de desarrollo personal.

Las estrategias de pensamiento y acción que activan en nosotros estas virtudes son el camino más eficaz para garantizarnos una evolución constante en nuestra consciencia y nuestras capacidades genuinas.

En estos 3 vídeos hago una descripción de las 9 virtudes humanas.

 

  Y recuerda EneagramaNauta, ¡Sé siempre Capitán de tu Destino!

 

LIBROS DE ENEAGRAMA:

La sabiduría del Eneagrama – Don Richard Riso
Tipos de Personalidad – Don Richard Riso
Comprendiendo el Eneagrama – Don Richard Riso
El Eneagrama – Hellen Palmer
El Eneagrama en el amor y en el trabajo – Hellen Palmer
27 personajes en busca del Ser – Claudio Naranjo

 

LIBROS DE COACHING Y PNL (Programación Neuro-lingüística):

Coaching y PNL – Joseph O’Connor
Coaching con PNL – Robert Dilts
De sapos a príncipes – Jonh Grinder y Richard Bandler
La estructura de la Magia – Jonh Grinder y Richard Bandler

 

LIBROS DE PSICOLOGÍA, TERAPIA y de COMUNICACIÓN:

Problem Solving Estratégico – Giorgio Nardone
Terapia Breve Estratégica – Watzlawick y Nardone
Psicosoluciones – Giorgio Nardone
Corrígeme si me equivoco – Giorgio Nardone
La mente contra la naturaleza – Giorgio Nardone
Mi voz irá contigo – Sidney Rosen
Terapia no convencional – Jay Haley
El sufismo como terapia – Idries Sha

 

LIBROS DE COMUNICACIÓN Y HABILIDADES SOCIALES:

Cuando digo no me siento culpable – Manuel J. Smith
Obtenga el si – William Ury
Supere el no – William Ury
Hablar bien en público – Harold Zúñiga
Conversaciones cruciales – Kerry Patterson, Joseph Grenny, Ron McMillian, Al Switzler
Coaching para Enamorar – Maria Martínez Alcázar

 

LIBROS DE  SABIDURÍA, AUTOLIDERAZGO Y ESPIRITUALIDAD:

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva – Stephen R. Covey
El hombre en busca del sentido – Victor Frankl
Una vida sin límites – Nick Vujicic
Los Maestros de Gurdjieff – Rafael Lefort
Un nuevo mundo ahora – Eckhart Tolle
El poder del Ahora – Eckhart Tolle
Lo que es – Tony Parsons
Aprendiendo a aprender – Idries Sha
La fuerza de amar – Martin Luther King
Manual de Sabiduría – Edward De Bono

 

LIBROS PARA EMPRENDEDORES:

La semana laboral de 4 horas – Timothy Ferris
El mito del emprendedor – Michael Herber
Los secretos de la mente millonaria – Harv Ecker
Padre Rico, Padre Pobre – Robert Kiyosaky
La psicología de la venta – Brian Tracy
¡Hazlo! – Seth Godin

LIBROS DE GESTIÓN DEL TIEMPO:

El poder de lo simple – Leo Babauta
Organízate con Eficacia – David Allen
Procrastinación – Piers Steel
Trágate ese sapo – Bryan Tracy

 

LIBROS PARA POTENCIAR CAPACIDADES MENTALES:

El libro de los Mapas Mentales – Tony Buzan
Lectura Rápida – Tony Buzan
Aprende un idioma en 7 días – Ramón Campayo
Pensamiento Lateral – Edward De Bono
Pensamiento Creativo – Edward De Bono
Lógica Fluída – Edward De Bono
Aprender a pensar – Edward De Bono
6 sombreros para pensar – Edward De Bono