En este artículo  publicado en la Harvard Business Review (en inglés) explica por qué las personas cuando no sabemos de algo nos mostramos muy humildes y prudentes, pero en cuanto sabemos un poquito, de repente aparece el llamado “sesgo de exceso de confianza”