Entradas

En este artículo  publicado en la Harvard Business Review (en inglés) explica por qué las personas cuando no sabemos de algo nos mostramos muy humildes y prudentes, pero en cuanto sabemos un poquito, de repente aparece el llamado «sesgo de exceso de confianza»

En este vídeo se muestra la impactante historia de Janusz Korzack…

Por su rostro e historia, quizás pudo haber sido una personalidad tipo 5 del Eneagrama.

El ideal eneatipo 5 es el humanismo. En su mejor estado los 5 son personas que sienten una gran compasión por el ser humano. La virtud del 5 es la generosidad: dar su tiempo, recursos, conocimiento y energía a causas que merecen la pena.

A nivel morfológico vemos en Janusz Korzack su frente amplia y ojos vivos –lo que nos da una idea de su inteligencia –era un profesor y un intelectual–.

A nivel emocional, la forma de sus pómulos y orificios de su nariz abiertos nos da una idea de su humanidad y sensibilidad –por ello dio su vida por sus alumnos del orfanato–.

Fue un gran hombre, deberían haber más personas así.

 

El otro día una alumna me preguntaba si cambiamos de personalidad durante la vida.

Estábamos dando los instintos en una clase de Eneagrama y ella se veía «transmisora», aunque comentaba que en esta época de su vida se veía más «conservación».

Generalmente nuestras tendencias biológicas dominantes las mantenemos durante toda la vida, lo que pasa es que en ciertos momentos de nuestro ciclo vital pueden tomar mayor relevancia unas u otras características.

Entonces, ¿cambiamos o no cambiamos de personalidad durante la vida?

Es decir, yo creo que no cambiamos ni de eneatipo (estructura cognitiva) ni de tendencias biológicas dominantes (reflejadas en nuestro ADN, instintos, temperamentos y morfología de nuestra cara).

Lo que sí hacemos durante la vida es evolucionar a través de un proceso de adaptación constante. Y dependiendo de esta evolución, con el paso del tiempo podemos parecer la misma persona de siempre (cuando no se produce mucha evolución) o parecer una persona completamente diferente (ha habido mucha evolución).

¿Cuándo se empieza a crear la personalidad?

Desde el nacimiento ya es posible ver en un niño sus características biológicas reflejadas en su cuerpo y en su cara (sus características mentales, emocionales y físico-viscerales); más tarde empezamos a ver sus instintos (si son más sociales, conservacionales o transmisores) y en el momento en que los niños empiezan a hablar comienzan a crear sus estructuras cognitivas (eneatipo del Eneagrama).

Entonces, la personalidad se empieza a crear en los primeros años de infancia, pero evoluciona (de una manera u otra, dependiendo de nuestras decisiones personales y circustancias vitales) a lo largo de toda la vida.

¿Y cómo se forman nuestros sistemas de creencias?

En base a nuestras experiencias de vida y la forma de percibir las cosas creamos unos patrones o estructuras neurológicas sobre las cuales el cerebro empieza a construir el mapa a través del cual interpreta la realidad. Ahora bien, una vez que establecemos una estructura cognitiva (sistema de creencias) esta actuará como filtro perceptivo, y a partir de ahí todos nuestros pensamientos y emociones tendrán un «sesgo”.

Pongamos el ejemplo de los instintos, pero veamos antes este vídeo:

Imaginemos el ejemplo de una mujer que tenga como instinto dominante el transmisor (necesidad de sentirse vivo y activo), pero debido a su momento vital (ser madre de niños pequeños) el instinto que toma más relevancia por necesidad es el conservación (cuidado del hogar, nutrición, aseo y educación de los hijos…).

¿Qué le sucederá a esta madre cuando sus niños sean mayores y exijan menos «cuidados conservacionales»? pues volverá a sentir la necesidad de «transmitir»: dejar un legado, conseguir metas y objetivos, sentirse viva, enérgica y pasional.

Ya sabemos por Mario Sikora, que los sociales suelen tener el instinto conservación descuidado, olvidado y dejado de lado; si ponemos el ejemplo de otra mujer de instinto social, en el momento que tenga un bebé de repente su instinto de conservación (maternal) se impondrá por naturaleza. Eso no quiere decir que esta mujer deje de ser social, sino que las circustancias de la maternidad le «inducen» a que tenga que cuidar más de la conservación (nutrir, cuidar y educar a un niño en el hogar).

Por supuesto que una mujer social disfrutará de la maternidad, pero sufrirá un conflicto interno porque también le gustaría hacer cosas propias de su instinto social (salir con los amigos, conocer gente nueva, participar en los grupos clubs sociales, parroquia, peñas… también querrá leer y aprender cosas sobre el ser humano…).Pongamos ahora un ejemplo con los eneatipos:

Poniendo el caso de un eneatipo 6, ya sabemos que es una persona que busca la seguridad, pero en mi vida he conocido a muchos 6 que después de un tiempo se han cansado de sí mismos, de su excesiva prudencia, del vacío y del aburrimiento en sus vidas, y entonces se cargan de ansiedad y de repente mandan todo a tomar por saco, rompen sus esquemas y se lanzan impulsivamente a hacer cosas que nunca antes habían hecho.

El caso más impactante sería el de un eneatipo 6 de instinto conservación, puesto que generalmente su tendencia de comportamiento y de toma de decisiones será más fóbica, cautelosa o prudente. Sin embargo, puede haber circustancias en su vida que en un momento dado le lleven a pasar a la acción, lanzarse al vacío y parecer a ojos de los demás que está llevando a cabo una acción contrafóbica o arriesgada. Pasar de la fobia a la contrafobia (o viceversa) es propio de todos los tipos 6, es decir, que puedes ver conductas fóbicas y contrafóbicas tanto en un 6 conservación, un 6 social o un 6 sexual-transmisor.

Y esta es una de las paradojas más impactantes que he visto con el eneagrama cuando he conocido a muchos 6 conservación que han pasado muchos años en silencio y cautela, y de repente un día se han cansado de tanta «seguridad, ansiedad y/o aburrimiento» y han mandando su conservación al carajo.

Por poner un caso, el de aquel 6 que llevaba toda la vida trabajando de funcionario en un trabajo «seguro» de repente deja el trabajo y se pone a viajar o a emprender un negocio arriesgado. O de aquel 6 que llevaba años en una relación estable y de repente un día toma la decisión impulsiva de dejarla (después de meses de dudar si dejarla o no…) y se pone a iniciar una nueva vida o probar con otras parejas.

Los seres humanos somos paradójicos 🙂

Mi opinión es que para entender al ser humano hemos de entender sus paradojas y contradicciones. Muchas veces las personas «nos acabamos cansando de nosotros mismos» y empezamos a funcionar al revés, haciendo cosas que nunca antes habíamos hecho.

Así pues, si queremos comprender el eneagrama y entender a las personas, sus eneatipos, sus instintos y temperamentos, hemos de comprender que no somos siempre personas lineales y predecibles, sino que, como sistemas vivos que somos, estamos en constante evolución, aunque no nos demos cuenta de ello.

Esto es lo mismo que decir que las personas no somos sistemas estáticos sino dinámicos,  y como tales evolucionamos para adaptarnos a nuestras circustancias, por lo tanto, nuestras conductas pueden variar según el momento, la situación y las personas con quien estemos.

Este estado de constante evolución y adaptación hace que muchas veces parezca que tenemos «conductas paradógicas o contradictorias» en nosotros, puesto que a veces nos comportamos de una manera y en otras ocasiones, de una manera completamente diversa.

Ambos extremos de nuestra personalidad suelen ser reacciones pendulares que tienen un propósito adaptativo.

Un eneatipo 6 piensa en términos de seguridad y quiere sentirse seguro, es decir, su estrategia cognitiva dominante le impulsa a buscar la seguridad: a veces la encontrará quedándose tranquilito y protegido en su casa, pero otras veces la buscará recorriendo el mundo o lanzándose contrafóbicamente al vacío en paracaídas o cogiendo la moto yendo a 160 km/h por la autopista.

 

Nota: Para mi hablar de «un eneatipo» es lo mismo que hablar de «un sistema de creencias», «una estrategia cognitivo-emocional» o «un sesgo o filtro perceptivo de la realidad».Alberto Peña Chavarino

Para más información sobre instintos os recomiendo el trabajo de mis profesores y amigos Mario Sikora http://mariosikora.com/ e Isabel Salama http://www.isabelsalama.com/

[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_column_text]El año pasado descubrí la Morfospicología, y estoy fascinado por cómo me está ayudando a identificar y comprender mejor a los 9 eneatipos del Eneagrama y sus 27 variantes instintivas.

En la actualidad estoy introduciendo la morfopsicología en todos mis cursos de Eneagrama, en mis consultas privadas de Autoconocimiento, en los cursos de coaching en empresa y en la consultoría de selección de personal.

¿Qué es la morfopsicología? es el estudio de la personalidad mediante el estudio del rostro. Como dice el dicho, «la cara es el espejo del alma». Me estoy dando cuenta que la morfopsicología lo que nos enseña es la base temperamental de la personalidad, es decir, las cualidades mentales, emocionales y físicas de las personas. Actualmente estoy haciendo un estudio relacionando la morfopsicología con el Eneagrama junto a mi amigo y compañero David Pozo Gutiérrez, que fue quien me introdujo en esta nueva ciencia. Próximamente haré un vídeo sobre este tema y publicaré algún estudio.

Así pues, uniendo el Enagrama, la Morfopsicología y la Psicología Comparada de los Instintos estamos creando un método que describe al ser humano desde 3 perspectivas:

  1. La Cognitiva. El eneagrama nos muestra 9 formas de ver la realidad. Son 9 tipos de gafas a través de las cuáles percibimos el mundo. Son 9 estrategias, sesgos ó filtros perceptivos. Y cada uno de nosotros tiene un paradigma específico a través del cual comprende (cognición) la realidad.
  1. La Instintiva. La Psicología Comparada, la Biología y la Etología nos muestra cuáles son nuestros impulsos de supervivencia y reproducción animal. Tenemos instinto social -de interrelación en los grupos, conservación -de supervivencia, autocuidado y cuidado de los demás- y sexual-transmisor -de transimisión de genes, ideas o emociones-.
  1. La Temperamental. La morfopsicología y la Fisionomía estudian el determinismo biológico del carácter. Es decir, cuáles son nuestras capacidades básicas y nuestras áreas preferentes en la vida: la emocional, la intelectual ó la física.

Partiendo de estas 3 metodologías nos estamos centrando en 5 áreas de trabajo:

  1. ESTUDIOS DE AUTOCONOCIMIENTO

En los estudios de autoconocimiento individualizados lo que hacemos es ayudar a nuestros consultantes a que entiendan por qué son como son, por qué piensan como piensan y por qué reaccionan y tienen ciertos comportamientos. Les ayudamos a ver sus contradicciones internas: por qué quizás piensan (cognitivo) y desean una cosa pero acaban dejándose llevar por sus impulsos (instinto). También les ayudamos a ver con más claridad sus virtudes y defectos, sus potencias y limitaciones partiendo de sus capacidades temperamentales visibles en su rostro y su cuerpo.

La clave de un buen estudio de autoconocimiento es ayudar a nuestros consultantes a aceptarse tal como son, valorar sus virtudes, potenciar sus capacidades y sacar lo mejor de si mismos.

  1. ORIENTACIÓN LABORAL 

Una utilización práctica del autoconocimiento es la orientación laboral. Como decía el sabio: «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida». En nuestra consulta privada ayudamos a las personas a conocer su tipo de personalidad y para qué tipo de trabajo estarían mejor cualificados. Cuando uno sabe cómo es, comprende mejor hacia dónde puede ir.

  1. SELECCIÓN DE PERSONAL

Ya hemos hecho unos cuantos procesos de selección en diversas empresas y por ahora los resultados son bastante acertados. Pongamos algunos ejemplos:

1. Desde el Eneagrama: no es lo mismo tener un directivo 8 que un directivo 3. Un jefe 8 tiene la fuerza y el liderazgo para empujar a las personas a la acción, mientras que un directivo 3 es más astuto y tiene mejores habilidades de comunicación, lo cual le hacen más motivador y «vendedor».

2. Desde la Morfopsicología: no es lo mismo tener una secretaria con la frente recta que con la frente inclinada, a nivel temperamental su tipo de inteligencia cambia: la frente recta es más reflexiva, mientras que la inclinada será más impulsiva, así pues, dependiendo de un tipo de morfología u otro serán secretarias más útiles para un trabajo administrativo o para un trabajo de relaciones institucionales.

3. Desde los Instintos: no es lo mismo un ingeniero de instinto social que uno de instinto conservación. El social será un buen «Ingeniero comercial» mientras que el conservación será un buen «Ingeniero técnico».

  1. RELACIONES DE PAREJA

Otra de las especializaciones que estamos desarrollando es el estudio de la compatibilidad en las relaciones de pareja. Nos vienen personas y parejas a la consulta porque quieren comprender mejor cómo es su cónyuge ó novio/a, y también descubrir el grado que tienen de compatibilidad de caracteres en aras a diseñar un futuro juntos.

También un mayor conocimiento de la pareja ayuda a aprender a comprender y a no juzgar. A saber cómo reducir un poco los aspectos negativos del propio comportamiento y saber valorar las virtudes de la persona querida.

  1. RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Y por último, las familias y las empresas nos están solicitando cada vez más nuestros servicios de mediación en conflictos. A través de la psicología de la personalidad podemos conocer el perfil psicológico de cada una de las personas que están involucradas en el conflicto, de modo que podemos entender mejor las dinámicas emocionales que retroalimentan el conflicto. También podemos ayudar a cada una de las partes a entender mejor sus propias intenciones ocultas y comprender mejor las necesidades y motivos del otro.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][vc_column_text]En este vídeo explicamos nuestra triple metodología (cognitiva, instintiva y temperamental) para identificar los 9 tipos básicos del eneagrama según sus 9 estrategias cognitivas, sus 27 variantes instintivas y las diferencias morfopsicológicas y temperamentales individuales de cada persona:[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=JfZ8A5-oAKM»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][image_with_animation image_url=»14020″ alignment=»center» animation=»Fade In» box_shadow=»none» max_width=»100%»][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
El Rostro alma del cuerpo, Isabella Herranz
El Rostro y la Personalidad, Julián Gabarre
Rostros y Caracteres, Louis Corman
Guía de Morfopsicología, Moisés Acedo Codina[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]El Coaching Estratégico se basa en ayudar a las personas a resolver problemas complicados con soluciones aparentemente simples».

Una de las técnicas del Coaching Estratégico es la «Reprogramación Cognitiva», es decir, ayudar a la persona a cambiar sus percepciones, ideas y creencias para que busque una forma más adaptativa de ver la realidad.

A continuación vemos las 9 estrategias cognitivas del Eneagrama, y en qué pueden devenir si cada eneatipo las lleva al exceso, es decir, qué sucede cuando cada eneatipo se obsesiona con su manera particular de entender, sentir y actuar ante la vida:

Estrategia Cognitiva  Llevada al exceso puede devenir en:
1.    perfecto

2.    conectado

3.    destacado

4.    Único y especial

5.    distanciado.

6.    seguro.

7.    estimulado

8.    poderoso.

9.    paz.

1.      Rígido, perfeccionista, criticón, hipócrita

2.      Dependiente, exigente, manipulador

3.      Poco transparente, aparentador, falso

4.      Raro, estrambótico, melancólico, odioso

5.      Aislado, desapegado, huidizo, frío

6.      Cobarde, miedoso, dudoso ó agresivo

7.      Disperso, guloso, insatisfecho, sufriente

8.      Arrogante, mandón, pelele, desafiador

9.      Pachorra, empanado, indolente, negligente

[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][vc_column_text]A continuación, en esta imagen exponemos un modelo de «Reprogramación Cognitiva» que explicamos en nuestros cursos de Coaching Estratégico con Eneagrama:[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][image_with_animation image_url=»14016″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]Y aquí tenemos un vídeo donde explicamos las 9 estrategias cognitivas, filtros o gafas a través de los que ven la realidad cada uno de los 9 tipos de personalidad del Eneagrama:[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=aYl0tBQat7k»][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Coaching Estratégico, Giorgio Nardone[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=JfZ8A5-oAKM»][vc_column_text]Para poder identificar bien a las personas con el Eneagrama es necesario entender bien las diferencias instintivas de cada eneatipo.

Iniciamos una nueva serie de 9 vídeos donde vamos a ir explicando uno por uno los 9 tipos de personalidad básicos del Eneagrama y  las 3 variantes instintivas de cada eneatipo, siendo en total 27 subtipos.

¡Espero que os gusten!

Si quieres aprender más de Eneagrama, te recomiendo hacer los cursos presenciales en Madrid «Experto en Eneagrama» ó el curso online «Descubre tu Personalidad»[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=InFJTxPy97g»][vc_column_text]La clave para entender el Eneagrama e identificar bien a los 9 tipos de personalidad es comprender sus 3 variantes instintivas: social, conservación y sexual-transmisor.

Así pues, ¡tú podrías ser un 5 social, o un 7 conservación o un 2 sexual-transmisor!

¡Y realmente el instinto modifica muchísimo la personalidad! Esto quiere decir que si conoces a tres personas con el mismo eneatipo 6 y cada una de ella tuviera un instinto dominante diferente, realmente parecerían tres personas muy diferentes entre sí.

Por ejemplo, todos los eneatipos 6 buscan la seguridad, pero un 6 conservación buscará más la seguridad en temas conservacionales (dinero, recursos, familia, casa…), un 6 social buscará la «seguridad social» (en amigos y grupos), y un 6 sexual – transmisor buscará la seguridad mediante conductas «transmisoras» (mostrar sus capacidades a los demás, lograr metas, superar riesgos…)

La teoría de los 3 grandes sesgos instintivos (social, conservación y sexual-transmisor) es la clave para poder entender bien los 3 subtipos de cada uno de los 9 tipos de personalidad del Eneagrama.

Cuando empecé a estudiar Eneagrama hace ya 10 años al principio me costaba mucho identificar a los 9 tipos de personalidad: sí que es verdad que conocía a muchas personas que encajaban perfectamente con la descripción general de cada eneatipo, sin embargo, había otras muchas personas que se me escapaban y era incapaz de identificarlas bien (¡una de ellas era yo mismo!).

Éste es un problema que tenemos muchos de nosotros al comenzar con el Eneagrama, así que si a ti te haya sucedido lo mismo que a mi, piensa que para identificar bien a las personas hay que tener siempre en mente de las 3 variantes de cada tipo (3 subtipos) que se producen según la tendencia instintiva dominante. Es decir, que dentro de cada uno de los 9 eneatipos hay 3 subtipos, por lo cual en realidad no hay sólo 9 sino 27 tipos básicos.

Es decir, que dentro del eneatipo 1 habrá un subtipo 1 social, otro 1 conservación y otro 1 sexual/transmisor, y así sucesivamente con los 9 eneatipos.

Y realmente el instinto cambia muchísimo la personalidad, puesto que hay una constante interacción entre las 9 estrategias cognitivo-emocionales y los 3 sesgos instintivos.

Hace años no se conocía bien cómo funcionaba esta teoría de los 3 instintos. Sin embargo, gracias a investigadores como mi profesor Mario Sikora, hoy en día tenemos una idea mucho más clara de cómo los sesgos instintivos influyen en nuestras percepciones de la realidad.

Por ejemplo, en el libro «La sabiduría del Eneagrama» de Riso y Hudson no viene bien explicada esta teoría, y su teoría de las alas probablemente fuera un intento de comprender cómo funcionan las 3 tendencias instintivas de cada tipo.

Aquí tienes 3 artículos donde explico cómo trabajar con los instintos para el desarrollo personal:

  1. Instinto de conservación
  2. Instinto social
  3. Instinto sexual – transmisor

Si quieres aprender más de Eneagrama, te recomiendo solicitar una consulta personal de autoconocimiento, hacer alguno de los 3 cursos presenciales en Madrid del programa «Experto en Eneagrama» ó también hacer el curso online «Descubre tu Personalidad»[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=oCt5rPQjD60″][vc_column_text]Nunca me dejará de sorprender la sabiduría que tiene el Eneagrama.

La idea fundamental que aporta el Eneagrama para conocerse a uno mismo y entender mejor a los demás se resume en que hay 1 sola cosa que nos mueve y nos «domina» durante cada uno de los días que vivimos en la vida.

Es como si viviéramos con un programa metido en nuestra cabeza que nos lleva en la dirección de la búsqueda de un deseo fundamental, sin el cual no nos sentimos bien.

Este deseo de lo que queremos conseguir o búsqueda de cómo nos queremos sentir se resume en 9 patrones subconscientes o estrategias neurológicas:

Por ejemplo, para algunas personas lo prioritario en sus vidas es sentirse seguros (como los tipos 6), esto quiere decir que sin este estado o sentimiento de seguridad lo demás va a ser secundario en sus vidas. Para otras personas lo prioritario es destacar ó sentirse valiosos a través del logro (como las personas tipo 3)…

Según la neurociencia nuestros sesgos cognitivos (tendencias ó maneras de pensar y percibir la realidad) provienen de nuestra personalidad, de nuestro temperamento y biología. Y según el Eneagrama cada uno de nosotros tenemos una estrategia cognitiva – emocional dominante que sesga nuestros pensamientos, sentimientos y conductas en la búsqueda de un deseo.

Este esfuerzo inconsciente hace que de manera automática enfoquemos nuestra atención a ciertos aspectos e ignoremos otros. Según Mario Sikora las 9 estrategias son:

1. El tipo 1, “se enfoca” en ser perfecto.

2. El tipo 2, “se enfoca” en conectar.

3. El tipo 3, “se enfoca” en destacar.

4. El tipo 4, “se enfoca” en ser único.

5. El tipo 5, “se enfoca” en mantener distancia emocional.

6. El tipo 6, “se enfoca” en estar seguro.

7. El tipo 7, “se enfoca” en estar estimulado.

8. El tipo 8, “se enfoca” en ser poderoso.

9. El tipo 9, “se enfoca” en estar en paz.

No hay nada malo en que cada tipo de personalidad valore su propia búsqueda y se enfoque en su estrategia, siempre y cuando lo haga de forma adaptativa. Los problemas aparecen cuando cada uno de nosotros nos excedemos en nuestra estrategia, y nos obsesionamos con lograr aquello en lo que nuestra atención se fija de manera automática.

Si quieres aprender más de Eneagrama, te recomiendo hacer alguno de los cursos presenciales en Madrid «Experto en Eneagrama» ó el curso online «Descubre tu Personalidad»[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJmYi1jb21tZW50cyUyMiUyMGRhdGEtaHJlZiUzRCUyMmh0dHBzJTNBJTJGJTJGd3d3LmZhY2Vib29rLmNvbSUyRmFsYmVydG8ucGVuYWNoYXZhcmlubyUzRmZyZWYlM0R0cyUyMiUyMGRhdGEtd2lkdGglM0QlMjIxMDAlMjUlMjIlMjBkYXRhLW51bXBvc3RzJTNEJTIyMjAlMjIlM0UlM0MlMkZkaXYlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]La clave del éxito es la energía. Y la energía, biológica y eneagrámicamente hablando, proviene del instinto sexual.

Sin energía los coches no funcionan, sin energía los cuerpos de los animales no generan sus procesos biológicos, sin energía los atletas no terminan los maratones, sin energía los parados no encuentran trabajo, sin energía no se ganan los partidos de fútbol, sin energía no se gana dinero, sin energía los vendedores no venden a sus clientes, sin energía los hombres de Cromañón no cazaban mamuts, sin energía los estudiantes no aprueban sus exámenes, sin energía los oradores no transmiten sus ideas, sin energía no se enamora a nadie, sin energía no se hacen hijos, sin energía no se tienen ganas ni de levantarse de la cama.

Sin energía vivimos como muertos. La energía es la fuente de la que emana la fuerza, el entusiasmo y la intensidad a la hora de pasar a la acción y hacer las cosas sucedan.

Si se quiere lograr algo se debe primero generar energía, y para ello hay que hacer las cosas con intensidad, echándole ganas, fuerza, potencia y vitalidad. La única manera que las cosas sucedan es poniéndose a trabajar en ello intensamente. Para lograr un objetivo hay que pasar a la acción con un cierto nivel de intensidad, ya que esta intensidad aporta foco, concentración y precisión.

¿Cómo se aprueban los exámenes en el colegio o la Universidad? ¿estudiando sin ganas, perezosamente y a lo pachorra? pues no. La única manera de aprobar exámenes difíciles es poniéndose a estudiar con intensidad, hincando los codos y echándole coraje al asunto.

¿Cómo un orador convence a su público? Transmitiendo con intensidad. Para convencer al público y mantenerlo interesado, un orador tiene que tener más energía que todas las personas de la sala.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][image_with_animation image_url=»13527″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]¿Y de dónde sale esta intensidad, esta energía, esta motivación?

Desde la perspectiva de la biología y la etología, el origen la energía vital, el entusiasmo, la ambición positiva, la motivación por el desarrollo propio, la autopromoción, las ganas de influenciar a los demás con tus ideas o carisma, la pasión por lograr objetivos y las ganas de vivir plenamente está en el instinto sexual, – también llamado instinto “transmisor” por Mario Sikora-.

Tal y como vimos en el anterior artículo, existen 3 grandes instintos en los animales y en los seres humanos: instinto social, conservación y sexual/transmisor. Los instintos son los impulsos biológicos que hacen posible la vida y la evolución de las especies. Y lo curioso en los seres humanos es que cada uno de nosotros tenemos uno de esos instintos más desarrollados. Es decir, que hay personas que son sociales porque tienen el instinto social más desarrollado, otras son conservación porque este es su instinto dominante, y las personas transmisoras lo son porque su tendencia instintiva principal es la sexual.

Pero conocer los instintos no sólo es útil desde el punto de vista de la curiosidad científica, sino sobretodo desde la perspectiva del desarrollo personal: conocer cómo hacer funcionar bien nuestros instintos nos ayuda a la felicidad y el éxito en la vida. Por ejemplo, conocer tu tipo instintivo puede ayudarte a saber qué áreas de tu vida están sin potenciar, y también reconocer cuáles son tus fortalezas.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][image_with_animation image_url=»13529″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]EL PODER DEL INSTINTO SEXUAL / TRANSMISOR

¿Y qué es el instinto sexual /transmisor? Es el instinto que nos da la energía necesaria para impulsarnos, para transmitir una parte de nosotros mismos al mundo. Este impulso interno que nos da energía y potencia para evolucionar, crecer, expandirnos y lograr nuestros objetivos de vida. Es la fuerza que nos anima a hacer que las cosas sucedan y nos sintamos pletóricos cuando avanzamos en la vida.

A mi me gusta explicar esta teoría desde la propia biología: el instinto sexual viene de las gónadas (testículos y ovarios). Las gónadas aportan las hormonas que estimulan el organismo y lo llenan de energía. De hecho, las personas que sufren trastornos hormonales generalmente sufren caídas de vitalidad, entusiasmo, fuerza física y desequilibrio emocional. Por el contrario, las personas muy “hormonadas” utilizan esta energía extra para lograr múltiples objetivos: desde montar empresas, ganar dinero , convencer a los demás de sus ideas, tener reconocimiento público, ganar partidos de tenis o buscar pareja.

¿Qué les ocurre a los toros que les castran? Se vuelven mansos y pasotas. Un toro castrado ya no es bravo: ya no quiere pegarse con el torero, ya no va a luchar por su vaca, ya no va a proteger su territorio ¿Y a los perros que les castran? Se vuelven tranquilos y apacibles, obedientes, menos espontáneos y jugetones. Además, al carecer de hormonas sexuales envejecen más pronto y pierden vigorosidad (masa muscular y ósea).

El instinto sexual, como puedes ver, no se reduce sólo a “tener sexo”. El concepto es mucho más amplio. Mario Sikora lo explica muy bien denominándolo “transmisor”, porque si estudiamos a las personas de tipo sexual, vemos que se pasan el día “transmitiendo”. Y hay muchas maneras de transmitir: convencer a los demás de tus ideas, dejar un legado a través de tu trabajo, mostrar tus habilidades en público, vestir con colores llamativos, vender tus productos o servicios a tus clientes, mostrar tu vida en redes sociales, subir fotos de tu cuerpo vigoroso y sexy al Facebook, ligotear en el gimnasio, etc.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][image_with_animation image_url=»13530″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][vc_column_text]¿PARA QUÉ SIRVE EL INSTINTO SEXUAL / TRANSMISOR?

¿Es posible enamorar a alguien sin energía?
¿Es posible sacarse una carrera universitaria sin estudiar con intensidad?
¿Es posible que salgan adelante los proyectos empresariales sin echarle ganas?

Pues sin energía, sin la fuerza del instinto transmisor, es muy difícil lograr las metas que nos proponemos en la vida. Si quieres lograr algo importante, debes generar el “combustible sexual / transmisor” necesario para conseguirlo. Nada grande se ha logrado sin entusiasmo, decía Ralph Waldo Emerson.

Por ejemplo, encontrar trabajo requiere tener energía interna y ambición por salir adelante. Las personas que pasan mucho tiempo en paro están desganadas, sin energía, sin ánimo; es como si su instinto sexual / transmisor se hubiera apagado: se quedan sin pasión por superarse, pierden las ganas de salir a la calle y comerse el mundo.

El famoso emprendedor inglés Sir Richard Brandson es un claro ejemplo del tipo sexual / transmisor. En todas las entrevistas que le hacen siempre dice frases típicas de lo mejor del instinto sexual: “sólo quiero vivir de forma plena”, “me levanto por la mañana con ganas de aventura”, “necesito sentirme vivo y que las cosas sucedan”, “quiero divertirme mientras logro lo que quiero” “deseo hacer un buen trabajo para sentirme bien y contribuir al mundo con mi esfuerzo”

En su biografía, se ve claramente cómo gracias a su instinto sexual / transmisor logró lanzar adelante sus empresas: “transmitiendo” su imagen y carisma personal para promocionar su empresa, “transmitiendo” constantemente el espíritu entusiasta de sus proyectos a sus empleados y clientes, “convenciendo” con sus creencias sobre la vida e idea de negocio, “llamando la atención” para “promocionarse” con campañas de publicidad atractivas, modernas, sexys, impactantes e inteligentes.

Si no fuera por su instinto transmisor, Sir Richard Brandson nunca hubiera tenido el éxito que han conseguido sus empresas. Además, al tener este instinto tan desarrollado, constantemente vive al 100% de energía, entusiasmado y con ganas de seguir creciendo y aportando cosas nuevas al mundo.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=35QRRXT80xY»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]¿CÓMO POTENCIAR EL INSTINTO TRANSMISOR?

En una entrevista le preguntaron a Sir Richard Brandson a qué atribuía el secreto de su éxito y su alta productividad, y él contestó: hacer ejercicio todos los días (Work out). Comentaba que la única manera de conseguir la energía necesaria para estar todo el día motivado al 100% y con el poder necesario para sacar adelante las duras jornadas laborales era entrenándose a primera hora de la mañana. Richard comenta que se levanta todos los días a las 6 de la mañana a correr y hacer pesas en su gimnasio, lo cual es algo bastante impactante para alguien que está en la década de los 60. Mantenerse en forma aporta la potencia necesaria para incrementar los niveles de energía física, desembotar el cerebro, obtener mayor claridad mental, tener más capacidad de concentración y de productividad.

Para poder escribir este artículo, esta mañana al levantarme me senté en mi ordenador a empezar a escribir. Pero mi mente estaba embotada y todavía me sentía medio dormido. Después de estar 15 minutos intentando escribir algo coherente me reí y me dije a mi mismo: ¡tiene gracia que me ponga a escribir sobe el instinto transmisor sin pasión! Así pues, cogí mi ropa deportiva, salí a la calle y me fui a dar una carrera de media hora intensa. Cuando volví a mi ordenador me sentía recargado, espabilado y activo, con la mente más centrada. Y del tirón escribí este artículo.

El señor Richard Brandson aporta una idea importantísima desde el punto de vista biológico: ¿estás sin energía? ¿sientes que te falta fuerza y motivación para lograr tus objetivos? ¿te encuentras perezoso y medio deprimido? ¿sientes que vas a cámara lenta y te cuesta sacar tus proyectos adelante? ¿tienes que transmitir tus ideas? ¿vender productos o servicios a tus clientes? ¿motivar o liderar un equipo? pues para lograr cualquier objetivo que requiera energía, fuerza e intensidad, es necesario “entrenar” el instinto sexual / transmisor. Y una de las mejores maneras de generar esa energía extra es haciendo deporte.

Según la teoría de los instintos del Eneagrama, tal y como la explican Isabel Salama y Mario Sikora, para tener bien el instinto sexual / transmisor es necesario tener bien nuestro instinto de conservación. Es decir, que si quieres tener suficiente energía para lograr tus metas y objetivos, es necesario cuidarte físicamente. Y a demás del consejo deportivo de Richard Brandson, hemos de recordar el consejo de las madres: hay que dormir bien y comer bien.

En un estudio de psicología que se hizo a diversos emprendedores y profesionales de éxito, se llegó a estas sencillas conclusiones: la mayoría se acostaba pronto por la noche, se levantaba pronto por la mañana y hacía ejercicio casi todos los días.

¿Estás en el paro y necesitas energía extra para buscar trabajo? ¿eres empresario y tienes que lanzar tu empresa hacia delante? ¿eres vendedor y necesitas conseguir más clientes? ¿eres un comunicador y tienes que dar ponencias, clases o conferencias? ¿estás buscando pareja pero estás desanimado/a? Pues lo primero cuida de tu instinto de conservación (sueño, comida y deporte) para que recargues tu instinto sexual y tengas la potencia necesaria para lograr tus objetivos y transmitir tus ideas, talentos, inteligencia y carisma al mundo.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Biografías de Sir Richard Brandson[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=»in_container» bg_position=»left top» bg_repeat=»no-repeat» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Si quisieras asegurarte una gran depresión, la receta para el amargamiento de vida es sencilla: intentar quedarte solo o quedarte rodeado de personas con las que no tienes una relación muy profunda.

Hace poco vi un vídeo del TED de Robert Waldinger que explicaba las conclusiones del estudio más largo sobre la felicidad que se ha llevado a cabo durante 75 años en la Universidad de Harvard rastreando la vida entera de 724 personas: la buena vida se construye con buenas relaciones. Y que el dinero, el éxito, el reconocimiento y el vivir “con pasión” está muy bien, pero si te quedas más solo que la una te entra una depresión de caballo.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»40″][image_with_animation image_url=»13455″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self» img_link=»https://www.ted.com/talks/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness/transcript?language=es»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]El vídeo está muy bien y te recomiendo verlo, pero hasta aquí no decimos nada nuevo. La sabiduría popular ya nos recuerda que las buenas relaciones y las amistades estrechas son una de las claves para tener una vida feliz y mantenernos sanos emocionalmente. Pero lo que a mi me interesa de este asunto es cómo funciona la psicología social a la hora de relacionarnos con los demás.

  • ¿Por qué unas personas tienen tanta inteligencia emocional y otras no?
  • ¿Por qué algunas personas son tan buenas en sus relaciones y otras padecen de «analfabetismo emocional”?
  • ¿Por qué hay personas con las que da gusto estar mientras que con otras sientes que todo es muy artificial?
  • ¿Por qué algunas personas logran crear buenas amistades y relaciones familiares mientras que otras parecen incapaces de relacionarse con normalidad con los grupos?
  • ¿Por qué hay gente tan famosa y triunfadora en su vida pública y profesional mientras que su vida privada (familiar, de pareja y amistades) es un fracaso?

Pues una de las razones parece estar en el funcionamiento de los instintos. Para los que conocéis el Eneagrama ya sabéis que divide a las personas en 3 grupos, según su instinto o tendencia instintiva dominante: están las personas de instinto social, conservación y sexual/transmisor. Como bien me explicó en su día mi amiga Isabel Salama y mi profesor Mario Sikora, el Eneagrama se logrado entender mejor gracias a la etología: el estudio del comportamiento animal.

[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][image_with_animation image_url=»13456″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]Según la teoría etológica en la que se basa el eneagrama, todos los instintos animales podrían agruparse en estos 3 grandes grupos a la hora de aplicarse a los humanos:


CUwWUuZXIAAZrxKInstinto social:
es el instinto que nos ayuda a relacionarnos entre los grupos. Nos ayuda a entender cómo son las dinámicas sociales, a empatizar con los demás, a gestionar bien las interacciones entre personas, a saber en quién confiar y cómo crear confiabiliad, a integrar a los grupos, equipos, familias… a crear relaciones de reciprocidad (saber dar y recibir), a saber hacer sentir bien a los demás estando contigo en tu grupo.

ciguena--478x270Instinto conservación: es el instinto que nos ayuda a mantenernos sanos, al autocuidado, a proteger nuestra salud, nuestro bienestar y a gestionar bien nuestros recursos (tiempo, energía física y dinero). También a mantener la seguridad y el bienestar de los íntimos: pareja, hijos, padres y hermanos. Es es instinto hogareño, de criar y cuidar a los nuestros.

leon-pablo-adanInstinto sexual/transmisor: es el instinto que nos da fuerza y empuje para lograr nuestras metas y propósitos de vida. Nos da la energía para “transmitir” algo de nosotros al mundo externo. El instinto sexual, las gónadas, aportan las hormonas que nos dan la vitalidad y la intensidad necesaria para conseguir lo que nos proponemos. Así mismo, este instinto también nos lleva a mantener relaciones íntimas intensas, a ser extrovertidos y aventureros.

Lo curioso y fascinante de todo esto es que se ha descubierto que cada persona tiene uno de esos instintos como dominante en su vida. ¿Y esto qué significa? Pues que si tienes un instinto dominante ó hiperdesarrollado, por naturaleza, también tendrás los otros instintos menos desarrollados o todavía por desarrollar. Y para llevar una vida sana hace falta tener los 3 instintos equilibrados.[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=QtXby3twMmI»][divider line_type=»No Line» custom_height=»20″][vc_column_text]Pero vamos a centrarnos en el Instinto social. Independientemente de que tu instinto sea el social o no como dominante, los problemas sociales y de relación con las personas aparecen cuando este instinto está desequilibrado. Y puede desequilibrarse de 3 maneras: por defecto o ausencia, por exceso y por distorsión. Veamos qué significa esto:

1º. Por defecto: cuando nuestro instinto social está infrautilizado y brilla por su ausencia. Esto les suele ocurrir a algunas personas de instinto sexual/transmisor y de tipo conservación. En este caso el problema está claro: si te aíslas socialmente, si no cuidas a los amigos, si no dedicas tiempo a crear eventos familiares (donde integras a tu pareja, a tu familia política, a tus hermanos, tus padres…) lo normal es que con el tiempo las relaciones se resientan. Cuando una persona sufre ausencia de instinto social, simplemente le pasan los años sin preocuparse mucho de haber creado “tribus de amigos”, «grupos sociales” o “familia». Todos conocemos a alguna persona no-muy-social (o antisocial) fácilmente identificable porque la has escuchado alguna vez decir algo así: “la gente me agobia”, “los grupos sociales me cansan”, “llamar por teléfono, quedar con la gente y dedicar tanto tiempo a las relaciones me da mucha pereza”.

2º. Por exceso: es cuando nuestro instinto social se lleva al extremo. Esto les ocurre a algunas personas de instinto social. Las personas que sufren la hipersociabilidad se convierten en cierrabares, veletas y picaflores. Esto no tiene nada de sano ni de guay. Pasarse todo el día con gente, hablando, charlando o chismorreando de gilipolleces tampoco garantiza una vida social feliz. Hay muchas personas que confunden “saberse relacionar” con ser “hipersocial” y pasarse el día entero con diferentes grupos de personas sin profundizar en ninguna relación en concreto. Cuando uno está con todo el mundo en realidad no está con nadie. De hecho, las personas que se pasan demasiado tiempo “socializándose” pierden un tiempo muy valioso en cuidarse a sí mismas (instinto de conservación) y en esforzarse en lograr sus metas (instinto sexual/transmisor). Un ejemplo de ello lo tenemos en España con la hipersocialización, el botellón y los cierrabares: se pasan el día socializándose y bebiendo y acaban con problemas de salud (i. conservación) e insatisfechos por no lograr lo que se proponen en la vida (i. sexual/transmisor). Otro ejemplo lo tenemos con el típico amigo simpaticote, amigo de todos, que va de un lado a otro y que siempre está en todas las movidas sociales, pero que sientes que es un tipo un poco superficial y que no se puede tener una amistad profunda, normal y de confianza con él.

3. Por distorsión: es cuando la gente confunde ser social con «ser sociable”, “extrovertido” o «dar una buena imagen pública”. Esto es un problema típico de las personas de instinto sexual/transmisor: que distorsionan el instinto social. Se creen sociables, cuando en realidad lo único que buscan es “influir en los grupos sociales” o “transmitir algo de ellos en los demás”: sus ideas, su carisma, sus emociones, su humor, su poder… Los sexuales/transmisores a veces tienen muchos problemas para relacionarse con normalidad en los grupos sociales. Les cuesta entender cómo funcionan las relaciones humanas normales. A veces les cuesta fluir con naturalidad entre los grupos. Se les olvida que para estar con gente y disfrutar de las relaciones se puede estar callado o participar tranquilamente de las conversaciones; sin embargo, su instinto transmisor les impulsa a monopolizar las reuniones con sus temas de conversación, a llamar la atención de los demás y dar una «buena impresión”. Fácilmente se pueden ver estos casos de extroversión patológica en políticos, artistas, famosos, “youtubers”, vendedores y demás obsesionados con el reconocimiento público. O también tienes el ejemplo de esa persona que siempre que va a una reunión monopoliza las conversaciones, da la nota o llama la atención de manera excesiva; o en esa persona que se obsesiona con las redes sociales, y confunde el instinto social con el exhibicionismo social: subiendo constantemente fotos de si mismo, contando todo lo que hace en su vida, mostrando obsesivamente su cuerpo…

Conclusión, como decía Aristóteles, in medio virtusen el equilibrio se encuentra la virtud. Como en todas las cosas de la vida, en el desarrollo del instinto social también hay un punto óptimo: saber invertir tiempo y energía en mantener relaciones sociales y familiares de calidad, pero sin descuidar otras áreas de nuestra vida, como el autocuidado y el crecimiento personal / profesional.

Si hay una película que explica con claridad cristalina el valor del instinto social y la amistad es «Qué bello es vivir»: cuenta la historia de un hombre que por circustancias de la vida se queda arruinado económicamente y está a punto de suicidarse, pero todas las personas de su «entorno social»(familiares, amigos, vecinos, clientes de su empresa…) van en su ayuda y lo salvan.

Como pone en la carta que le deja el ángel Clarence:

«Recuerda, ningún hombre es un fracaso si tiene amigos»[/vc_column_text][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][image_with_animation image_url=»13463″ alignment=»center» animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=hNCb6pMMd0o»][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Curso recomendado:
Inmersión al Enagrama

Video-curso recomendado:
Descubre tu personalidad con el Eneagrama[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]