Entradas

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”3/4″][vc_column_text]Hace unos días me sucedió una historia surrealista que me ha inspirado para escribir este artículo:

Me llamó una mujer de mediana edad buscando ayuda para su marido contándome que él llevaba mucho tiempo en el paro y que se encontraba perdido, tanto en el plano personal como el profesional. Contactaba conmigo porque había oído buenas referencias mías. Yo la respondí que bien, que claro que podía hablar con su marido para ver cómo echarle una mano.

Para mi asombro a continuación me preguntó si yo, en mi enfoque terapéutico, utilizaba la “espiritualidad”, puesto que tanto ella como su marido ambos eran “muy espirituales” y, según ella, para poder empatizar con su marido tenía que encontrar a un profesional que también trabajara desde la “espiritualidad” y pudiera compartir ese enfoque místico porque “le enganchaba mucho”.  También me comentó que eran “grandes seguidores” de unos gurús motivacionales (famosos por sus libros y vídeos en youtube) a los cuales estaban infinitamente agradecidos puesto que “nos ayudan a despertar”.

Yo la respondí lanzándole una pregunta:

– Me parece muy bien, entonces, ¿para vosotros qué significa “trabajar la espiritualidad”?- “Para nosotros la espiritualidad es un trabajo interior para trascender el ego y conectarnos con nuestra esencia, puesto que es el camino que nosotros hemos elegido libremente”

Después de una breve conversación telefónica explicándole mi enfoque terapéutico eminentemente pragmático y estratégico, la mujer debió decidir que yo no era “suficientemente espiritual” para su marido, y amablemente me dijo que iba a buscar a otro profesional que pudiera facilitarles herramientas para continuar con “su camino”. Y yo, también muy amablemente, le respondí que les deseaba mucha suerte en “su camino”.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”13320″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]EL PENSAMIENTO MÁGICO Y EL SISTEMA INMUNITARIO PSICOLÓGICO

Estas navidades estuve unos días en Burgos con la familia, y hablando con mi padre sobre la fiebre de la gente por la lotería en estas fechas, reflexionamos sobre esa atracción que tenemos los seres humanos por lo “mágico”. Está claro que los seres humanos no somos sólo seres racionales, más bien somos emocionales y “mitófilos”. Nos gusta creer en los sueños, en la lotería, en la suerte, en los mitos, en lo mágico, en lo fantástico, en el más allá, en las ideologías que prometen el cielo en la tierra, en los príncipes azules rescatadores… Y esta parte mágico-emocional es algo inherente en el ser humano.

Probablemente esta búsqueda mágica de cambiar la realidad tenga que ver con el sistema inmunitario de protección psicológico que tenemos las personas: el cerebro utiliza la imaginación y crea realidades paralelas para proteger nuestros sueños, ilusiones y expectativas. Y por supuesto, este sistema psicológico tiene una importante utilidad: Si no nos pusiéramos estas “gafas de color de rosa” nos sería muy difícil superar una pérdida afectiva (una ruptura de pareja o la muerte de un familiar), superar una despido profesional o hacer frente a una catástrofe (ser robado, tener un accidente de coche o perder la propia casa). El cerebro nos protege para no “empotrarnos” con la dura realidad y quedarnos ahí bloqueados.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13318″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]Sin embargo, como sucede con todo en este mundo, cualquier cosa buena cuando se lleva al exceso se convierte en mala. La medicina es buena porque cura enfermedades, pero la medicina aplicada en cantidades excesivas se convierte en veneno. Tener ilusiones, sueños, esperanzas, creencias, ideologías y pensamientos mágicos es realmente bueno y necesario para la salud y la felicidad de las personas, pero los problemas aparecen cuando llevamos estas ilusiones al exceso, y subvertimos la realidad con nuestras percepciones irreales.

Al igual que en la cocina tenemos que medir el punto óptimo de sal que echamos a la comida -para que no esté ni sosa ni muy “salá”-, en nuestras vidas tenemos que medir el punto óptimo de “emocionalidad y pensamiento mágico” con que afrontamos los desafíos cotidianos.

Tener pocas ilusiones es malo. Tener demasiadas ilusiones también es patológico. Así pues, hemos de buscar ese punto intermedio óptimo de ilusión que combine perfectamente con vivir una vida normal, consciente, racional y bien estructurada.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13321″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO CON PENSAMIENTO RACIONAL

El ejemplo de esta “pareja espiritual” es un arquetipo de lo que nos sucede a muchas personas: nos equivocamos cuando buscamos remedios “mágicos-emocionales” para solucionar problemas “pragmáticos-reales” en la vida cotidiana.

Si te echaran del trabajo y no tuvieras ni un duro en el banco resultaría poco realista ponerte a “buscar la espiritualidad”, “encontrar El Camino”, “trascender el ego”, “lograr la trascendencia”, “activar la magia” o “echar a la suerte de la lotería” como remedios útiles para resolver un problema tan apremiante.

Un agricultor puede ponerse a rezar o hacer bailes chamánicos para que llueve en primavera y crezca el trigo en verano. Pero si previamente en invierno no se ha puesto manos a la obra arando la tierra y sembrando el trigo, por mucho “pensamiento mágico” y “conexión con su esencia” que tenga no va cosechar nada en verano.

Esto no quiere decir que el agricultor tenga que ser una persona carente de vida interior, religiosidad, ilusiones y creencias, pero esas emociones y esperanzas tienen que ir de la mano con la realidad y el sentido común. Como dice el refranero español tradicional: “A Dios rogando pero con el mazo dando”

En estas fechas de principios de año muchos de nosotros soñamos despiertos con los famosos “propósitos de año nuevo”: – ¡Este año voy al gimnasio y pierdo 10 kilos! ¡Este año cambio de trabajo! ¡Este año mejoraré mis ventas un 30%! ¡Este año me echo novia! ¡Este año hago un viaje un país tropical!

Todo esto de gritar al viento los nuevos propósitos está muy bien, pero hemos de considerar antes un par de cuestiones:

1. ¿Cómo lo vas a hacer?
2. ¿Cuáles serán las consecuencias no previstas de tus propósitos?

Las personas racionales no son aguafiestas ni pesimistas: tienen los mismos sueños que el resto de los humanos pero saben aterrizarlos a un plano concreto, y además dedican un poco de materia gris para hacer una visualización de futuro de lo que podría suceder. Las personas racionales saben que los sueños, para lograrse, tienen que materializarse en un plan de acción.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][image_with_animation image_url=”13323″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]EL USO POSITIVO DEL PENSAMIENTO NEGATIVO 

TÉCNICA DE AUTOHIPNOSIS: PONERSE EN EL PEOR ESCENARIO.

Hay muchísimas técnicas psicológicas en libros de coaching, liderazgo y autoayuda para el logro de metas y la “buena definición de objetivos”. Y bajo mi experiencia, la técnica que personalmente a mí más me ha funcionado es la de pensar en lo peor que podría suceder. Sí, suena paradójico que para conseguir un sueño primero debas pensar en cómo fracasar en su intento o visualizar en cómo ese cielo podría convertirse en un infierno, pero funciona.

Puedes hacer la técnica de dos maneras diferentes, haciéndote estas 2 preguntas:

– Si quisieras fracasar en el logro de tu objetivo, ¿cómo lo harías? Es decir, si en vez de tener éxito, quisieras asegurarte un rotundo fracaso, ¿qué tendrías que hacer, específicamente, para acabar consiguiendo los peores resultados?

– Imagínate que estás a finales de este año 2016, estás en diciembre y todos tus propósitos de principios de año han sido un fracaso: dejaste en febrero de ir al gimnasio y en vez de adelgazar 10 quilos ganaste 5 más, sigues anclado en el mismo trabajo que no te gusta, en vez de aumentar tus ventas un 30% han bajado un 20%, y sigues solterón. ¿Qué ha sucedido? Piensa en qué es lo que has hecho durante este año para estar tan mal como estás ahora en diciembre. Piensa cuáles han sido tus comportamientos y actitudes durante el año que te han llevado a la situación negativa en la que ahora te encuentras. Cierra los ojos y visualiza mentalmente la película de fracaso que te ha llevado durante este año hasta donde estás ahora en diciembre de 2016.

Los neurocientíficos y los terapeutas estratégicos conocen bien estos mecanismos basados en el funcionamiento de la lógica paradójica y del contraste mental para utilizar el miedo y la precaución como factores motivadores para el logro de objetivos. Si quieres enderezar algo, piensa primero en cómo torcerlo más, dice el refrán. Si quieres traer el cielo a la tierra, primero piensa en cómo podrías, a pesar de tus buenas intenciones, traer el infierno. Si quieres montar un negocio de éxito, primero piensa en cómo podría fracasar. Si quieres ganar dinero, piensa primero en cómo podrías perderlo. Si quieres una buena relación de pareja, piensa primero en qué expectativas irreales y comportamientos negativos podrían llevarte a cargarte la relación.

Esta es una técnica de auto-hipnosis, y para hacerla bien tienes que estar más de 20 minutos concentrado con los ojos cerrados en las visualizaciones negativas. Te sorprenderás cómo a partir del minuto 10 o 15, después de analizar e imaginar los peores escenarios posibles, tu cerebro hará un clic y empezarás a pensar en positivo. Como has forzado al cerebro a ir al extremo negativo, debido al cansancio y la extenuación, por un procedimiento de contraste mental tu cerebro encenderá el interruptor de la creatividad y de las posibilidades. Una vez que tu cerebro ha tomado conciencia de los potenciales peligros e impedimentos que puede encontrarse en el futuro, ahora tendrá una base de realidad sobre la que hacer germinar la creatividad y las posibles maneras de alcanzar los objetivos y lograr resultados positivos.

Te animo a hacer esta técnica de visualización con tus propósitos de año nuevo, si la haces bien te aportará una visión más amplia de tu situación, ideas para superar los posibles obstáculos que podrían impedir tus objetivos y además conseguirás una motivación intrínseca mucho más poderosa y duradera, puesto que “tu sueño” no se basará en una ensoñación irreal sino en una planificación de futuro realista y en objetivos bien fundamentados sobre un plan de acción.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Procrastinación, Piers Steel[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”3/4″][vc_column_text]– “Yo sé quién soy… y sé qué puedo ser”, dijo Don Quijote.

Cervantes fue un tipo muy sabio: conocía bien al ser humano. El Quijote de la Mancha es una extraordinaria representación de los autoengaños que vivimos las personas. La mente soñadora y surrealista del Quijote no es muy diferente a la del resto de nosotros: creemos que somos de una manera que muchas veces difiere enormemente de la realidad.

Para esto sirve el autoconocimiento: darnos cuenta de cómo somos para no autoengañarnos e ir como Quijotes por la vida, y tener mucho más autocontrol de nosotros mismos.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”13219″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]EL AUTOCONOCIMIENTO Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

El autoconocimiento es la base de la Inteligencia Emocional. Howard Gardner explica que la Inteligencia Emocional tiene dos vertientes, la Inteligencia Intrapersonal y la Inteligencia Interpersonal.

La Inteligencia Intrapersonal es la capacidad de autoanalizarnos y entender cómo somos, cómo son nuestros procesos de pensamiento, nuestras emociones, cómo reaccionamos, cuáles son nuestros defectos y nuestras virtudes.

Y la Inteligencia Interpersonal -también llamada Inteligencia Social o Relacional- es la capacidad que tenemos para entender la forma de ser de los demás, que es el fundamento de la empatía y las habilidades sociales.

Así pues, la Inteligencia Emocional es la habilidad del autocontrol de nuestras propias emociones y la habilidad de empatizar o comprender las emociones de los demás. Y la buena noticia es que el autocontrol es una habilidad que se puede entrenar, ¿cómo? pues aprendiendo a gestionar bien nuestras emociones y que no sean las emociones las que nos dominen. Veamos a continuación un ejemplo de cómo trabajar el propio autocontrol.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”13221″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]EL AUTOCONTROL y LA DETECCIÓN DE LOS “PUNTOS CALIENTES”

Si queremos trabajar nuestro desarrollo personal tenemos que empezar por identificar las áreas de mejora de nuestros comportamientos, y para ello podemos empezar identificando las situaciones psicológicas ó puntos calientes donde nos estresamos y perdemos el control. Se llaman “puntos calientes” porque son los botones que nos activan reacciones automáticas. Son como los disparadores automáticos de emociones excesivas. Son emociones “calientes” porque de repente pueden estallar como un volcán.

En la medida que entendemos el funcionamiento de una máquina, más control tendremos sobre su funcionamiento. Exactamente igual sucede con nuestra forma de ser: en la medida que nos conocemos mejor, mayor capacidad de autocontrol tendremos de nuestros pensamientos, emociones y comportamientos.

La moderna neurociencia y la epistemología de la personalidad (el Eneagrama) demuestran que nuestro comportamiento no es generado por rasgos generales estables que coherentemente se expresan siempre igual en diversas situaciones, sino que dependiendo del contexto y nuestra percepción de la situación, reaccionaremos de una manera diferente.

Esto quiere decir que una persona a la que consideramos “miedosa” (por ejemplo, una persona tipo 6 del eneagrama) será discriminativamente miedosa en unas situaciones, pero en otras no. De hecho, todos conocemos a personas que tienen miedos en algunas circunstancias (agorafobia, fobia social, fobia a coger el aviones, fobia a la oscuridad) sin embargo en otras situaciones son increíblemente valientes y arriesgadas (hacen alpinismo, trabajan como policías o bomberos, se lanzan al mar para salvar a una persona que se está ahogando…).

Así pues, si queremos comprendernos a nosotros mismos y trabajar nuestro desarrollo personal, tenemos que dejar de generalizar y evitar ponernos “etiquetas” como: “soy inseguro”, “soy agresivo”, “soy muy rígido”, “soy perezoso”“soy depresivo”, y empezar a cambiar nuestro lenguaje, siendo más objetivos y precisos, hablando en términos de comportamientos específicos: -“tengo miedos en ciertas situaciones”, “es en estos momentos cuando me suelo enfadar”, “ante el comportamiento de ciertas personas me pongo rígido“, “cuando no tengo estímulos motivantes me vuelvo muy pasivo”, “hay cosas que me hacen entristecer”.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”13224″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]LOS PATRONES SI-ENTONCES

Cuando llevamos emociones abstractas a situaciones más concretas y específicas las podemos controlar mejor. Y para esto podemos empezar identificado los PATRONES “SI-ENTONCES” de nuestro comportamiento, porque son los que revelan los PUNTOS CALIENTES donde reaccionamos de manera descontrolada.

Este ejercicio lo llevé a cabo con un consultante llamado Antonio que se sentía mal consigo mismo porque se consideraba muy “agresivo”. Se enfadaba mucho con su mujer, gritaba a sus hijos, se enfrentaba con sus compañeros del trabajo y hasta discutía con los camareros de los restaurantes. El hombre se sentía mal porque sus “explosiones agresivas” le estaban causando graves problemas en sus relaciones.

Bien, lo primero que hice con Antonio fue tranquilizarle y preguntarle en qué situaciones había excepciones, es decir, cuándo no se comportaba agresivamente e incluso reaccionaba de manera pacífica y paciente. Y descubrimos que en realidad este hombre solía ser muy amable casi todo el tiempo: era paciente ante la hiperactividad de sus hijos, también era muy servicial cuando su mujer y sus compañeros de trabajo tenían alguna necesidad, e incluso se comportaba de manera respetuosa en los restaurantes cuando tenía que esperar los retrasos de los camareros en traer la comida. En realidad, este hombre era una buena persona pero que tenía ciertos “puntos calientes” que le hacían perder el control de sí mismo y era cuando se volvía momentáneamente violento.

Entonces fue cuando pasamos a identificar las situaciones que activaban su agresividad, y encontramos estos patrones:

– Si su mujer le corregía su comportamiento delante de los niños, entonces él reaccionaba gritando.
– Si algún compañero de trabajo contradecía sus opiniones en público, entonces él atacaba agresivamente.
– Si se sentía ignorado por una camarero que no le mostraba interés, entonces él montaba un follón en el restaurante.

Así pues, encontramos un patrón común en situaciones muy diferentes: si sentía que alguien le faltaba el respeto, entonces era cuando reaccionaba violentamente. El origen de sus enfados era cuando sentía que perdía autoridad y poder delante de los demás. En el resto de las situaciones de su vida, en general era un hombre bastante amable y pacífico. El patrón problemático de la agresividad de Antonio aparecía sólo cuando sentía que perdía públicamente su autoridad.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”13225″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]LA INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA LA REPROGRAMACIÓN DE CONDUCTAS

¿Qué hicimos entonces? Utilizar la Inteligencia Emocional para mejorar su autocontrol, ¿cómo? ayudando a Antonio a reprogramar la forma de entender cómo los demás “le faltaban el respeto a su autoridad y cómo sentía que perdía su poder”.

– Querido amigo Antonio, entiendo que en esos momentos donde sientes que te contradicen públicamente reacciones agresivamente para defender tu autoridad. Sin embargo, reaccionando excesivamente en vez de conseguir más respeto y poder, lo pierdes. Las formas te hacen perder la razón. A lo mejor en el momento logras imponerte con la violencia, pero después lo único que consigues es que los demás eviten tratar contigo y te acaben ignorando. Y de esta manera pierdes todavía más tu autoridad y tu poder de influencia en los demás. Por lo tanto, ¿no crees que si controlaras mejor esos puntos calientes, y en vez de enfadarte cuando te llevaran la contraria te tranquilizaras, serías más capaz de responder con serenidad? Puesto que estando sereno serías más capaz de acceder a tus recursos internos y encontrarías una manera más sutil e ingeniosa de hacer valer tus opiniones, logrando así todavía mayor autoridad y respeto de los demás. Es decir, que en vez de perder poder reaccionando violentamente, serenándote podrías responder de una mejor manera que te haría ganar todavía más poder.

Nota: Antonio era una personalidad tipo “8 Sexual”, en el Eneagrama el 8 sexual es el tipo de personalidad más vehemente de todos. Es el tipo de personalidad que busca sentirse poderoso y transmitir a los demás que tiene ese poder. (Antonio no es su nombre real, pero por motivos de privacidad lo hemos cambiado).

A continuación, lo que hice con a este hombre fue animarle a llevar un diario de trabajo personal, donde hiciera un seguimiento de todas las situaciones específicas que activaban sus “puntos calientes”, los momentos que desencadenaban sus reacciones explosivas.

Conclusión, ¿Quieres conseguir más autocontrol? pues lo primero de todo ponte a identificar los momentos y situaciones que activan tus patrones “SI-ENTONCES” que desencadenan las reacciones que quieres modificar. Una vez identificados estos patrones reactivos, estarás en condiciones de reprogramarlos, dándoles otro significado y buscando una manera más adaptativa de actuar.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Awareness to Action, Mario Sikora[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][/vc_column][/vc_row]

Cada uno somos como somos.

Y está bien que cada uno sea como es.

Porque la clave para capitanear bien nuestra vida es potenciar el lado positivo de nuestra forma de ser: encontrar nuestros talentos y virtudes y saber cómo sacar lo mejor de ellos.

Y la psicología lo ha demostrado: las personas que tienen éxito en su vida es porque han sabido adaptarse a los diferentes entornos sociales y profesionales desarrollando sus mejores cualidades.

Pero, ¿y cuándo surgen los problemas?

Nuestros problemas generalmente aparecen cuando “exageramos” nuestra forma de ser, o dicho de otra manera, cuando llevamos al exceso ciertas tendencias de nuestra personalidad.

Por este motivo necesitamos estar muy atentos de los excesos de nuestro comportamiento, para no generarnos problemas, conflictos, sufrimientos y errores a nosotros mismos y a los demás. Y la mejor manera de comprender nuestros “excesos” es analizar detenidamente cuáles son nuestras tendencias de conducta y descubrir los patrones en los que solemos caer constantemente.

Poniendo un ejemplo con el Eneagrama:

“Javier es una persona tipo 6, y su forma de ser le lleva a buscar la seguridad. En su lado bueno, cuando Javier está equilibrado, buscar la seguridad le hace ser una persona prudente y precavida, conseguir un trabajo y vivir en un ambiente seguro. Javier es un gran padre: siempre está cuidando de evitar cualquier peligro a sus hijos. Y en el trabajo, Javier se esfuerza por dar la talla y ser responsable. Y con su mujer, Javier es servicial, comprensivo y cariñoso. Javier siempre está pendiente de que su familia esté segura y tenga todo lo necesario para el futuro.

Sin embargo, cuando Javier se estresa, exagera su necesidad de seguridad, aparece todo tipo de miedos y preocupaciones. Es en ese momento cuando el “exceso de su forma de ser” empieza a hacer daño: se vuelve demasiado temeroso, intenta controlarlo todo, se pone ansioso y pierde el control. Momentáneamente su cabeza se llena de fantasmas de posibles peligros futuros. Esos “momentos de descontrol” aparecen en diversas situaciones: de repente, un día en su trabajo empieza a quejarse y a no fiarse de algunos de sus compañeros. Otro día, se pone tenso e intenta sobreproteger a sus hijos  (-¡Cuidado con lo que hacéis!), consiguiendo nada más que meterles miedos innecesarios. Y otro día entra en bronca con su mujer: hay que tomar una decisión difícil, entonces Javier se pone nervioso, empieza a dudar, aturullarse y perder los nervios. Ante este bloqueo se enfada, y Javier siente el enfado de su mujer como una falta de empatía. Javier, su búsqueda de seguridad llevada al extremo, le hace sentirse amenazado y reaccionar desproporcionadamente: termina gritando, poniéndose a la defensiva y cerrándose en sí mismo.”

El Javier equilibrado no tiene nada que ver con el Javier estresado. Son la misma persona, pero dependiendo de cómo gestione sus estados internos en relación a la seguridad, se comportará de formas completamente diferentes.

Y aquí aparece lo que se llama el “Efecto Foco” (sesgos cognitivos), que es la tendencia que tenemos en enfocarnos en ciertos aspectos y pasar por alto todo lo demás. Y generalmente nuestra atención se dirige hacia aquellas cosas a las que nuestro cerebro está más sensibilizado.

EL ENEAGRAMA DE LOS 9 TIPOS DE PERSONALIDAD
Y LA TEORÍA DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

Howard Gardner, Daniel Goleman y otros muchos psicólogos estudiosos de la neurociencia han demostrado que cada uno de nosotros tenemos una inteligencia dominante que nos hace dirigir nuestra atención a esas áreas. De manera similar, con el Eneagrama se podría llegar a demostrar que cada uno de nosotros tenemos una tendencia de personalidad o estrategia de conducta dominante que nos enfoca en un particular esfuerzo y búsqueda constante.

En este vídeo de Howard Garder explica muy bien cómo un niño con Inteligencia Físico-Corporal va a tener cualidades muy diferentes a otro niño con Inteligencia Musical. Y ninguno es más listo o tonto que el otro. Son diferentes. Y en la medida que cada uno de ellos sepa gestionar sus inteligencias sabrá cómo adaptarse mejor a los diferentes entornos sociales, profesionales y afectivos.

Por  poner un ejemplo, el niño con Inteligencia Físico-Corporal tendrá mayor probabilidad de éxito si dirige su carrera profesional en el ámbito deportivo, y el niño con Inteligencia Linguística podrá ser muy competente en el ámbito del periodismo. Esto también significa, que conocer nuestras Inteligencias menos desarrolladas nos ayuda a decidir si nos merece la pena dedicar esfuerzo en mejorarlas o, por el contrario, delegar ciertas tareas que no se nos dan bien. Y otra reflexión interesante es que conocer nuestra “Inteligencia Dominante” nos ayudaría a ser conscientes de cuándo la estamos utilizando en exceso y cómo nos puede llegar a causar problemas. Poniendo un ejemplo arquetípico, sería el caso de un niño con una gran “Inteligencia Matemática” que se pasa toda su juventud estudiando y desatiende sus amistades.

Aquí están los 8 tipos de inteligencias de Howard Gardner: Al igual que sucede con la “Teoría de las Inteligencias Múltiples”, el Eneagrama nos muestra una teoría de los “Diferentes tipos de Personalidad”. Y conocer nuestra tendencia dominante de personalidad nos ayudaría a tener mayor control sobre nosotros mismos.

Según la teoría del Eneagrama, nuestros sesgos cognitivos provienen de nuestra personalidad. Es decir, cada uno de nosotros tenemos una estrategia dominante que sesga nuestros pensamientos, sentimientos y conductas en la búsqueda de un objetivo. Y este esfuerzo inconsciente hace que de manera automática enfoquemos nuestra atención a ciertos aspectos e ignoremos otros.

Según mi amigo y profesor Mario Sikora, las 9 estrategias de los 9 tipos de personalidad serían estas:

  1. El tipo 1, “se enfoca” en ser perfecto.
  2. El tipo 2, “se enfoca” en conectar.
  3. El tipo 3, “se enfoca” en destacar.
  4. El tipo 4, “se enfoca” en ser único.
  5. El tipo 5, “se enfoca” en distanciarse emocionalmente.
  6. El tipo 6, “se enfoca” en estar seguro.
  7. El tipo 7, “se enfoca” en estar satisfecho.
  8. El tipo 8, “se enfoca” en ser poderoso.
  9. El tipo 9, “se enfoca” en estar en paz.

No hay nada malo en que cada tipo de personalidad valore su propia búsqueda y se enfoque en su estrategia, siempre y cuando lo haga de forma adaptativa. Los problemas aparecen cuando cada uno de nosotros nos excedemos en nuestra estrategia, y nos obsesionamos con lograr nuestro objetivo.

Lo que sucede a nivel neurológico cuando nos estresamos, es que aparece el fenómeno llamado “sesgo de confirmación”: nos autoengañamos y justificamos nuestro comportamiento creyendo que estamos haciendo las cosas bien, cuando en realidad, visto desde fuera, nos estamos equivocando.

Veamos cómo son las estrategias de cada uno de los 9 tipos de personalidad y cómo pasan de ser positivas a negativas según nuestro nivel de conciencia en ellas:

perfeccion 11. Ser perfecto, en su lado positivo significa querer hacer las cosas bien, evitar el error, no equivocarse, ser moral, íntegro, organizado y ver las cosas con claridad. Los 1 se esfuerzan en ser personas precisas, responsables y de vivir de acuerdo a elevados ideales, valores y principios.

Sin embargo, en su lado negativo, significa obsesionarse con hacer las cosas “a su manera”, los UNOS en estado de estrés, tienen miedo de perder su idea de perfección, así que se vuelven rígidos, malhumorados, argumentativos, criticones e intolerantes. Aunque ellos no lo verán así, puesto que se autoengañan creyendo que – “sólo estoy intentando hacer las cosas bien y que la gente vea las cosas con claridad para que no se equivoque”


conexion2. Conectar
, en su lado positivo significa en apoyar a los demás a conseguir sus éxitos y en cuidar las necesidades de los demás, de manera que el DOS consigue sostener a las personas y mantener buenas relaciones. Los doses en su mejor estado aportan a sus relaciones cariño, amor, alegría, diversión y muchas emociones positivas.

Sin embargo, en su lado negativo, conectar en exceso significa “manipular”, los DOS en estado de estrés mantienen atadas a las personas hacia sí mismos. Al tener miedo de perder la conexión, manipulan emocionalmente a las personas de su alrededor, modificándoles su estilo de vida a los propios intereses del DOS. Aunque ellos no lo verán así, puesto que se autoengañan creyendo que – “sólo estoy intentando que los demás hagan lo que yo sé que es bueno para ellos”

3. Destacar, en su lado positivo significa esforzarse por ser la mejor versión de uno mismo. Los 3 desean destacar, tener éxito, avanzar, evolucionar y progresar en la vida. Cuando buscan destacar de manera equilibrada, los 3 dan un gran ejemplo de autosuperación. Los 3 nos inspiran con su ejemplo y nos motivan a que también queramos ser mejores.

Sin embargo, en su lado negativo, cuando esta búsqueda de “destacar” se vuelve excesiva, casi patológica, los 3 se enfocan demasiado en sí mismos, y empiezan a parecer vanidosos, egocentristas, aprovechados y falsos. Pueden volverse “trepas”: querer conseguir éxitos rápidamente para conseguir el aprecio, el aplauso y la valoración de los demás. Dejando de lado a otras personas e incluso pasando por encima de ellas. Aunque ellos no lo verán así, puesto que se autoengañan creendo que – “sólo estoy intentando hacer lo mejor que sé hacer”

Ser-diferente4. Ser único, en su lado positivo significa esforzarse por hacer cosas creativas, únicas y especiales que aportan emociones, color y novedad a sus vidas, a los demás y al mundo. Los 4, en su deseo de ser únicos, son personas con mucha personalidad y pasión por conocerse y “sofisticarse” a sí mismos. Y esa facultad de introspección les crea una gran capacidad emocional, empática, artística, científica, cultural y humanista. Los 4 nos enseñan con su ejemplo a evolucionar, a ver las cosas de manera diferente, a renovar las cosas e ideas viejas.

Sin embargo, en su lado negativo, esta búsqueda de “ser único” se puede vuelve excesiva, y es cuando los 4 empiezan a ser raros, estrambóticos, inadaptados sociales, egocentristas y caprichosos. Se centran tanto en sí mismos que pierden el sentido de la realidad. Aunque en esos momentos de “exceso”, no verán así su realidad, por lo que se autoengañarán creyendo: – “soy alguien único y nadie sabe entender mis sentimientos ni valorar lo especial que soy”

5-observar5. Distanciarse emocionalmente, en su lado positivo significa crear un tiempo y un espacio para poder tomar perspectiva de las cosas y los acontecimientos. El distanciamiento les ayuda a tomar objetividad sobre las cosas. Este distanciamiento es positivo a la hora de tomar decisiones, recargar las “pilas emocionales”, tomarse tiempo para uno mismo y dedicarlo en los propios intereses. 

Sin embargo, en su lado negativo, el distanciamiento llevado al exceso se convierte en desapego y aislamiento. De esa manera los 5 pueden parecer egoístas con su tiempo y sus recursos. Se desligan de los conflictos, y evitan tomar parte activa en situaciones sociales donde deberían dar la talla.  Aunque ellos se engañarán en esos momentos de “avaricia con su tiempo y consigo mismo”, y no lo verán así. Se autoconvencerán pensando: – “Lo mejor que puedo hacer para solucionar los problemas es mantenerme al margen y tomarme tiempo para mi” 

precaucion6. Estar seguro, en su lado positivo significa evitar riesgos innecesarios, prever los posibles peligros y crear un entorno social, familiar y laboral estable. Los 6 quieren confiar en sí mismos, tener certezas en sus pensamientos y decisiones. También se esfuerzan en crear lazos personales fiables, estabilidad económica y una carrera profesional predecible. Ser fieles a sus valores les da un sólido sentido de seguridad e identidad, convirtiéndose así en defensores de sus ideales.
Sin embargo, en su lado negativo, el exceso de seguridad se convierte en ansiedad. Y la ansiedad les hace tener conductas imprevisibles y paradójicas: reacciones de miedo u odio, defensa y ataque, exceso ingenuidad o exceso de escepticismo, etc. En los momentos de ansiedad pierden el control de sí mismos, pero ellos se autonegañan pensando: – “Hay que mantener la guardia, nunca sabes qué puede pasar…”

7 estimulado7. Estar estimulado, en su lado positivo significa la búsqueda de algo distinto y apasionante: ser creativo, original, descubrir cosas nuevas, apasionarse por aprender y experimentar diferentes emociones, conocimientos y sensaciones. Los 7 en su mejor estado son muy productivos, alegres, enérgicos y tienen muchas iniciativas. Los 7 hacen que la vida sea emocionante, manteniendo el entusiasmo y la alegría de vivir.

Sin embargo, en su lado negativo, cuando exageran esta búsqueda, la estrategia de estar estimulado se convierte en una necesidad imperiosa de estar satisfecho constantemente. Los 7 empiezan a dispersarse y su cabeza busca constantemente nuevas estimulaciones. Esto les puede llevar a parecer irresponsables, a evitar el conflicto y dispersar su atención constantemente. Creando así un gran problema de concentración y eficacia en su vida personal, y gran frustración en sus relaciones. Aunque ellos no lo verán así, los 7 se autoengañan creyendo: – “Creo que es importante vivir la vida al máximo en todo momento”

poder38. Ser poderoso, en su lado positivo significa ser fuerte, tirar para adelante, tomar el control de las situaciones, tener la iniciativa, superar los obstáculos que haya en el camino hasta conseguir lo se se quiere. Los 8 son personas asertivas, tienen las ideas claras de lo que quieren, les gusta adquirir el liderazgo de las situaciones, son personas enérgicas y magnánimos protectores de los suyos.
Sin embargo, en su lado negativo, cuando exageran esta búsqueda de poder, ser poderoso se convierte en ser impositivo, mandón, intimidador, controlador y tirano. Cuando los 8 pierden el control, explotan como volcanes en erupción. Y son las personas de alrededor las que se sufren la presión de sus estallidos de cólera. Aunque ellos no se darán cuenta de esta vehemencia y deseo de control, y se autoengañarán creyendo: – “Yo lo único que quiero es que la gente haga las cosas bien y quien no, que tenga lo que se merece”
.
Man Spreading Arms in Wind9. Estar en paz, en su lado positivo los 9 quieren que todo alrededor suyo vaya bien. Para ello se esfuerzan en que estén las cosas en calma, haya armonía, consenso y equilibrio. Los 9, con su enorme estabilidad interna, logran que todos se sientan incluidos cuando están alrededor suyo. Los 9 pueden ser líderes bondadosos a los que todo el mundo quiere y se fía de ellos.
Sin embargo, en su lado negativo, cuando los 9 exageran esta búsqueda de paz, se convierte en pasividad. Los 9 empiezan a evitar los conflictos y los problemas, se quedan sin energía, se “empanan”. Es como que se ponen a vivir en ralentí, en piloto automático, perdiendo la conciencia de las cosas que suceden a su alrededor.
Aunque ellos no se darán cuenta de estos momentos en los que pierden energía y se quedan “desconectados”, y se autoengañarán creyendo: – “Yo lo que quiero es estar tranquilo”

 


Bibliografía recomendada:
“Inteligencias Múltiples”, de Howard Gardner
“Awareness to Action”, de Mario Sikora

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”3/4″][vc_column_text]“Domina tu mente o ella te dominará a ti” decía el poeta romano Horacio.

Y 2000 años después los estudios de psicología le han dado la razón. Se ha demostrado que las personas con más autodominio, en general, suelen ser más felices, más fieles a sus valores, disfrutan de mejores relaciones y más duraderas, cuidan mejor su salud, son más resilentes (soportan mejor las frustraciones y dificultades de la vida), más perseverantes a la hora de conseguir sus objetivos, tienen más estabilidad económica y tienen mejores carreras profesionales.

¿¡Me como la golosina ahora o si me espero un poco… podré comerme dos!?

Esta es la disyuntiva que planteó Walter Mischel, psicólogo americano de la Universidad de Standford, a un grupo de niños en los años 60 para estudiar su su capacidad de autocontrol.

El experimento era sencillo: llevaban a un niño a una sala donde había una golosina (una nuve de azúcar o Marshmallow en Inglés) y les daban la instrucción de que si resistían la tentación durante 15 minutos podrían comerse 2 golosinas.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=y83qQ3jMRqo”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]Casi 50 años después, Mischel ha sacado importantes conclusiones de sus experimentos sobre la fuerza de voluntad y la disciplina personal. En su libro “El test de la golosina” explica que el autocontrol es una virtud que ayuda a predecir el éxito de una persona mejor que su coeficiente intelectual.

J. Casey, psicóloga y neurocientífica de una universidad americana, publicó en 2011 un estudio similar al de Mischel, y sacó las mismas conclusiones al hacer un seguimiento de aquellos niños que ya se habían hecho adultos y tenían más de 40 años. En general, aquellos niños que habían logrado contener sus impulsos de comerse la golosina durante su vida habían sido más capaces de perseverar en conseguir sus objetivos profesionales, eran menos proclives a caer en la depresión, tenían vidas más estables y disfrutaban de relaciones más duraderas.[/vc_column_text][image_with_animation image_url=”12749″ alignment=”center” animation=”Grow In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]Así pues, este test de las gominolas contiene mucha sabiduría sobre cómo los adultos gestionamos nuestras emociones, y como consecuencia, logramos ser dueños de nosotros mismos.

La conclusión es que aquellas personas con mayor capacidad de dominar sus impulsos son más capaces de lograr sus objetivos, gestionar sus emociones y vivir de manera más coherente.

Y existe una explicación de fondo de todo esto: el funcionamiento de nuestro cerebro.

Parece ser que los seres humanos tenemos 2 tipos de cerebros: el llamado “sistema caliente” y el “sistema frío”. El sistema caliente es el visceral-emocional, y el sistema frío el lógico-cognitivo. Así pues, las personas que son más capaces de gestionar bien ambos cerebros capitanean mejor sus vidas. Por un lado, el sistema caliente es nuestro cerebro primitivo (el sistema límbico), y el sistema frío es nuestro cerebro moderno (el neocortex o corteza prefrontal). Ambos sistemas son necesarios, y cumplen importantes funciones.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”12753″ alignment=”center” animation=”Grow In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]El cerebro primitivo es impulsivo, busca la gratificación inmediata puesto que su función es la supervivencia. Así mismo, este sistema “caliente” es el encargado de regular el hambre, activar el miedo y la huida para mantener la seguridad, etc.

Y por otro lado, el cerebro moderno es el sistema cortical, prefrontal, el que nos diferencia de los animales: nos permite pensar, razonar, y planificar objetivos a largo plazo. Este sistema “frío”, nos ayuda a combatir el impulso inmediato de la gratificación a corto plazo por una recompensa mayor en el largo plazo.

Para que nos quede claro: el cerebro “frío” es el que nos dice que deberíamos comer menos, que no fumemos ese cigarrillo, que una cerveza más nos sentará mal, que no gastemos tanto y que ahorremos más, que estudiemos el examen de conducir para poder tener un coche, que no nos acerquemos demasiado a esa persona atractiva porque podríamos poner en peligro nuestro feliz matrimonio…[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”12746″ alignment=”center” animation=”Grow In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]

¿Y QUÉ PODEMOS HACER PARA AUMENTAR EL AUTOCONTROL?

La clave para nuestro desarrollo personal no es aumentar nuestro autocontrol negando constantemente nuestros impulsos, puesto que si nos privamos de todas las emociones placenteras podemos acabar por explotar. El exceso de virtud se convierte en defecto, al igual que el exceso de medicina se convierte en veneno.

No. No se trata de llevar una vida triste y desapasionada, sino de aprender a gestionar bien nuestros objetivos a corto y largo plazo, y dependiendo del momento y la situación, conscientemente elegir dejarnos llevar por nuestros impulsos y disfrutar del momento o por el contrario, disciplinarnos ahora para conseguir una satisfacción mayor en el futuro.

APRENDER A PRESTAR ATENCIÓN

Mischel continuó su experimento intentando cambiar el destino de un nuevo grupo de niños a los que hizo el test de la gominola. Lo que hizo fue darles una serie de estrategias y técnicas para mejorar el control de sus tentaciones a través del control de la atención ¿Y cuál fue el resultado? ¡mejoró hasta 3 veces más el autocontrol de los niños!

Tal y como bien nos advierten Walter Mischel, en su libro “El test de la golosina”, y Piers Steeel, en su libro “Procrastinación”, el trabajo personal para aumentar el autocontrol tiene 2 direcciones: Ir de dentro afuera y de fuera adentro. Pero empecemos por la primera, porque tal como reza el viejo aforismo: “Tu mundo interno crea tu mundo externo” 

1 – Dejar de mirar la “tentación”

“Ojos que no ven, corazón que no siente”. El refranero tradicional nos da la clave: la mejor manera de superar la tentación es apartarla de la vista. ¿Quieres tener éxito con tu dieta? Aparta el chocolate de tu vista, ¿Quieres dejar el alcohol? no te acerques a los bares donde solías beber, ¿Quieres ser fiel a tu pareja? Con una sonrisa di “gracias pero no” a una cita ‘aparentemente’ amistosa.

2 – Redirigir el foco la atención

Una vez que dejamos de “mirar” la tentación, ahora tenemos que fijarnos en otra cosa que nos ayude a pensar en otra cosa. ¿Por qué? porque la naturaleza aborrece el vacío.

Hagamos un experimento: No pienses en un burro verde durante un minuto. Intenta no pensar en nada durante un minuto entero. Nada de burros verdes…. ¿Qué ha pasado? seguro que has pensado en el burro verde 🙁

¿Y esto por qué sucede? porque el cerebro constantemente tiene que pensar en algo. Además, la palabra NO, no existe en el cerebro. La única manera de dejar de pensar en algo es cambiando el foco de atención. Esto lo explica muy bien el famoso psicólogo social Daniel Wegner, autor del estudio sobre “La supresión de pensamientos”.

Conclusión: que si no quieres caer en la tentación de comerte ese trozo de chocolate o fumarte ese cigarrillo, lo mejor es que redirijas tu atención en otra cosa más sana: salir a hacer deporte, prepararte una comida saludable o quedar con un amigo para tener una conversación interesante.

3- Distanciarse mentalmente

Esta técnica se basa en el principio de disociación, un principio que se estudia en Hipnosis y en PNL. Consiste en cerrar los ojos y visualizar esa tentación, pero desde lejos. Ver cómo se aleja y te deja de afectar. Esta es una técnica muy eficaz que enseño a mis consultantes para superar las adicciones (fumar, comer…) y los miedos y las fobias, y da unos resultados excelentes.

4- Asociar sentimientos negativos a las tentaciones

Esta técnica consiste en asociar mentalmente cosas negativas a esa tentación. Por ejemplo, si eres adicto a los videojuegos, puedes asociar el sentimiento de soledad a esa tentación, de manera que pierda atractivo ese vicio: “Se me pasa la vida mientras juego a videojuegos”, “Mientras juego a videojuegos no conozco gente nueva”, “Pasarme el día solo en casa jugando me hace perder vida”, “En la lápida de mi tumba no me gustaría que pusieran que pasé 10.000 horas de mi vida jugando a videojuegos”

5 – Precomprometerse y enfocarse en la recompensa

Esta técnica consiste en visualizar la recompensa de nuestro “sacrificio”, y a continuación, hacer un compromiso de llevar a cabo ciertas tareas concretas ahora, en el corto plazo, para conseguir ese objetivo en el largo plazo. Por ejemplo: “Para que pueda disfrutar este verano de un cuerpo estupendo y así me eche un novio nuevo, ahora, por las tardes cuando llegue a casa después de trabajar, en vez de ponerme a comer chocolate voy a prepararme un zumo de frutas y me voy a ir corriendo al gimnasio”

¡Espero que estas 5 técnicas te ayuden a controlar esos impulsos! Por supuesto, existen muchas más técnicas. Iremos conociendo más en los próximos artículos. Y si lo que quieres es aprender a ponerlas en práctica, puedes hacer uno de nuestros cursos de “autoconocimiento y liderazgo personal” que hacemos en Madrid, también solicitar una consulta personalizada de coaching.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
El test de la golosina, Walter Mischel
Procrastinación, de Piers Steel
“Though supression”, Daniel Wegner[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”3/4″][vc_column_text]¿Te son familiares estas situaciones?

“Me paso el día pensando y dándole vueltas a todo”
“No controlo mi mente… ¡Ella me controla a mi!”
“Ansiedad y estrés podrían ser mis segundos apellidos…”
“A veces pienso tanto en el futuro que me explota la cabeza”
“Paso muchas noches de melancolía varado en el pasado”
“Tengo un crítico interno que no para de hacerme sentir mal”

Es paradójico, vivimos en un mundo occidental donde aparentemente tenemos todo lo necesario para ser felices y vivir bien, y sin embargo, muchos de nosotros sufrimos en el día a día momentos de estrés, ansiedad, insatisfacción y depresión. Y cuanto más intentamos controlar esas emociones más se descontrolan.

Si bien es cierto que un cierto nivel de estrés e insatisfacción es positivo e incluso necesario para motivarnos a trabajar mejor, a cambiar y evolucionar como personas, no es menos cierto que el descontrol de nuestros pensamientos y estados de ánimo nos crea graves problemas psicológicos y emocionales.

Cuando el estrés es excesivo a muchas personas les entra el miedo de creer que van a volverse locos, porque se sienten incapaces de controlar sus emociones.

Ante estas situaciones cotidianas, vamos a explicar una serie de técnicas para combatir estos estados de ánimo negativos. Pongamos un nombre divertido, vamos a denominarlas “técnicas de Spa Mental”. Los Spa son lugares de relajación, ¿verdad? así pues, veamos 4 técnicas de control mental para relajarte y volver a tomar el control de tu mente y tus emociones:[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”12423″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”20″][vc_column_text]

1º. PARARSE.
TOMA CONCIENCIA DE TU ESTADO ACTUAL

“Tú tienes pensamientos… pero no eres tus pensamientos;
y tienes emociones… pero no eres tus emociones”

Uno de los mayores problemas es identificarnos en exceso con nuestros pensamientos y estados de ánimo momentáneos: si nos sentimos bien, tenemos autoestima, si nos sentimos mal, creemos que algo malo hay en nosotros. Esto es un error. Tener ansiedad o depresión es como tener dolor de estómago. Cuando tienes dolor de estómago no tienes ganas de comer nada, incluso tu plato preferido te produce rechazo. Lo mismo sucede cuando uno está rayado o deprimido: no eres capaz de vivir el momento y disfrutar las cosas. Sin embargo, cuando se pasa el dolor de estómago, la comida vuelve a tener un sabor estupendo. De la misma manera que cuando se pasa la “rayada” o la “melancolía” la vida vuelve a “saber bien”, disfrutamos de las cosas y nos sentimos felices.

Así pues, la primera clave para entrar en nuestro “Spa Mental Personal” es desidentificarnos de nuestros pensamientos y emociones, darnos cuenta de son pasajeros y no hay que darles más importancia que la justa.

Y una vez que nos damos cuenta de que nos estamos rayando demasiado, simplemente tenemos que volver al presente, al aquí y ahora.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”12427″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]

2. HACER ALGO DIFERENTE.
SAL DEL PILÓTO AUTOMÁTICO

La mente utiliza hábitos y patrones de conducta para poder funcionar, pone el “piloto automático” para ahorrar energía y ser más eficaz. Cuando estos hábitos son positivos, nos hacen la vida más fácil y eficaz. Pero cuando son negativos, nos quedamos anclados en bucles y damos vueltas en círculos sin salida.

Hábitos negativos pueden ser: la autocrítica excesiva, la queja, la pereza, el aislamiento, el ensimismamiento, la dispersión, los juicios y enfados…

Así pues, la única manera de controlar estas tendencias negativas es darnos cuenta de lo que estamos haciendo, y romper estos hábitos subconscientes haciendo cosas diferentes.

“Si haces lo que siempre has hecho,
obtendrás lo que siempre has obtenido”

Por ejemplo: si estás a punto de explotar de ira, en vez de ponerte a gritar, rápidamente sal de casa y date una vuelta por el parque. Cuando estés tranquilo vuelve a casa y encara los problemas con más tranquilidad.

Otro ejemplo: si te pillas a ti mismo machacándote y juzgándote, acuérdate que tú eres tu mejor amigo. Y a los mejores amigos no se les insulta ni se les dice cosas tan feas como tú te dices a ti mismo. Así pues, cambia el lenguaje y trátate a ti mismo con más compasión cuando cometas un error. Y en vez de juzgarte, motívate y anímate a sacar lo mejor de ti mismo.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”12429″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]

3. RESPIRAR.
HAZ UNA MEDITACIÓN DE 2 MINUTOS

Está comprobado que la cadencia de la respiración es el mejor termostato mental y emocional. Todas las técnicas de meditación (Yoga, budismo Zen, Mindfulness…) ponen la respiración como la técnica clave para la relajación.

Tomar conciencia de nuestra respiración nos ayuda a tomar el control de nosotros mismos instantáneamente.

“Antes de explotar de enfado, respira 10 veces profundamente”, este es el típico consejo que funciona.

“Si estás muy estresado, respira y cuando estés más calmado vuelve al trabajo o al estudio”, es una frase que hemos escuchado mil veces, y que también es verdad.

Y la verdad es que esto de respirar funciona. Y funciona muy bien. Así pues, te propongo que para crear tus mini Spas Mentales diarios: durante la jornada laboral proponte hacer una pequeña pausa de 2 minutos cada dos horas.

En esta meditación de 2 minutos no hace falta cerrar los ojos, simplemente, deja de hacer lo que estás haciendo, mira el cielo a través de la ventana y concéntrate en respirar pausada y profundamente durante 2 minutos.

Durante estos 2 minutos tienes que dejar pasar tus pensamientos y emociones como si de nubes en el cielo se trataran. Si pasan ideas por tu mente, déjalas volar e irse.

Son 2 minutos para no pensar, para relajarse, para vivir el momento y estar en paz.

Al igual que hacemos pausas cuando nos cansamos físicamente, necesitamos hacer pausas cuando estamos con mucha actividad mental.

Cuando trabajé en consultoría hace unos años, mi oficina estaba en la planta 31 de la Torre Picasso, en la zona de Azca de Madrid, y a través de los cristales se veía toda la ciudad. Era un paisaje impresionante. Y como me pasaba todo el día delante de un ordenador, de vez en cuando necesitaba parar y dejar de mirar la pantalla. Así pues, me levantaba un momento de mi silla, me iba a beber un vaso de agua fresca, y mientras bebía me relajaba mirando el paisaje a través de los ventanales.

Eran pausas de dos minutos que me hacían sentir vivo, me recomponían internamente y me daban fuerzas renovadas para enfrentarme al trabajo.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”40″][image_with_animation image_url=”12436″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]

4. CORTAR EL FLUJO DE EMOCIONES.
MIRA HACIA DELANTE

Esta es una de mis técnicas preferidas porque es una de las más potentes. Para cortar los diálogos internos y las emociones negativas, deja de mirar hacia abajo, levanta la mirada y dirige los ojos hacia delante.

¿Por qué funciona tan bien esta técnica? Porque la neurociencia ha comprobado que los movimientos oculares están ligados a un área de nuestro cerebro:

– Cuando miramos hacia arriba, nuestro cerebro accede a con visualizaciones
– Cuando miramos hacia los lados, nuestro cerebro accede a sonidos y palabras
– Cuando miramos hacia abajo, nuestro cerebro accede a pensamientos y sentimientos[/vc_column_text][image_with_animation image_url=”12425″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][vc_column_text]Así pues, ¿Cómo se deprimen y se rayan las personas? Cuando se quedan mirando hacia abajo durante mucho tiempo.

De echo, nos causa risa recordar al típico psicótico que va andando por la calle y hablando en voz alta él solo, ¿Y hacia dónde está mirando? ¡Al suelo! Van andando y mirando hacia abajo. Tienen un diálogo interno tan exacerbado que hasta les sale en voz alta.

Cuando las personas nos deprimimos o nos angustiamos, nos metemos en bucles y círculos viciosos de pensar negativamente y sentirnos mal, y a nivel físico-neurológico empeoramos la situación cuando nos quedamos mirando hacia abajo.

Así pues, si quieres salir de los bucles de nerviosismo, ansiedad, depresión y tristeza, ¡lo primero que debes hacer es levantar la cabeza y mirar hacia delante!

Cuando vayas andando por la calle, es bueno que te des cuenta de hacia dónde miras. Y si te pillas mirando hacia el suelo… ¡levanta la mirada con una sonrisa!

Mirar hacia delante y redescubrir el mundo, es la mejor técnica de Spa Mental

Por algún motivo la clave de la evolución humana fue pasar de ser simios cuadrúpedos que nos pasábamos el día mirando al suelo, a ser seres humanos bípedos que podíamos mirar al frente y ver el mundo.[/vc_column_text][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][image_with_animation image_url=”12432″ alignment=”center” animation=”Fade In” img_link_target=”_self”][divider line_type=”No Line” custom_height=”30″][vc_column_text]Alberto Peña Chavarino


Bibliografía recomendada:
Mindfulness, Mark Williams y Danny Penman[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]Ayer estaba pasándolo muy bien hablando con mi padre mientras tomábamos una caña en un bar en Burgos, y en la conversación llegamos a la misma conclusión:

“la única manera de convencer a alguien de algo es que esa persona te vea como una autoridad”.

Mi padre es médico y esto es algo que ha visto claro durante todos sus años de profesión: un paciente hará caso a su médico sólo si le ve como una autoridad. Un paciente sólo llevará a cabo el tratamiento que le propone su médico si confía en él, si se fía de su capacidad, de su carácter y de su buena intención.

Un hijo hará caso a su padre o madre sólo si les ve como a una autoridad. El niño confiará en su padre si le ve como una sólida referencia, una persona íntegra, un ejemplo moral, alguien que siempre cumple su palabra y que nunca transgrede sus principios.

Un alumno se fiará del maestro sólo si le ve como una autoridad en su materia. La experiencia y los conocimientos del profesor dan la seguridad que necesita el alumno para avanzar en su aprendizaje.

Un trabajador hará caso a su jefe sólo si le ve como una autoridad. El carácter y la capacidad de trabajo, sacrificio e inteligencia  del jefe crea la confianza, el respeto y la obediencia en el trabajador.

E instintivamente todos nosotros confiamos en las personas que son predecibles, que cumplen su palabra, que nos dan seguridad, es decir: confiamos en la gente que tiene “autoridad consigo misma”, que es “capitán de sí misma”.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

La autoridad es la clave de la influencia

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]LA AUTORIDAD SE FORJA CON EL CARÁCTER

El carácter tiene que ver con la actitud que uno tiene para enfrentarse a la vida. Para ser un buen comunicador hay que tener una sólida identidad, una sana autoestima y una actitud proactiva. El carácter se forja con la experiencia y con la madurez. La autoridad surge de un carácter íntegro basado en buenos valores e ideales. Una persona con autoridad tiene un escala de valores y un sistema de creencias ajustado a la realidad. ¿Esto en la práctica qué significa? Veamos unos ejemplos:

Una persona con autoridad tiene interiorizado su derecho a ser asertivo y tiene el coraje de afirmarse; es decir, es claro al hablar, tiene el valor de mantenerse a la altura frente a los demás. También es una pesona que respeta sus necesidades y hace valer sus ideas. No se achanta, no se hecha para atrás. Es firme en sus convicciones.

Una persona con verdadera autoridad no es autoritaria, es empática. Una persona con una autoridad positiva es muy consciente de la importancia del principio de la empatía como base de las relaciones humanas. Es decir, se esfuerza por ponerse en el lugar de los demás para entenderles en un nivel más profundo. Como reza el 5º de los hábitos de Stephen Covey, “Primero procure comprender, y después ser comprendido”

Sin embargo, las personas que  todavía no han interiorizado este principio de la “empatía” quizás lo confunden con “simpatía”. Ser simpático no significa ser empático, sonreír, intentar caer bien o no herir los sentimientos de otros al hablar. No. Lo que de verdad significa ser empático es entender a las personas en un nivel profundo y sentir sus sentimientos, pero esto no significa que tenga que comportarse de manera “débil y condescendiente”. Todo lo contrario, las personas más empáticas que he conocido son muy asertivas, directas y firmes, e incluso a veces muy duras.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

El carácter es la base de la persona que transmite confianza

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]LA HABILIDAD SE ENTRENA CON LA TÉCNICA

Aunque la base de la confianza es la autoridad, para ser un buen comunicador también hay que desarrollar habilidades comunicativas y sociales, y lo que hoy se llama “Inteligencia Emocional”.

La habilidad es la técnica de comunicación. Al igual que existen técnicas para hablar en público, también existen técnicas para convencer, influir en las personas, cambiar creencias, ser asertivo, motivar y emocionar con las palabras.

Además de carácter, es necesaria la habilidad. (Si no sabes pilotar aviones, por mucho carácter y buena actitud que pongas, no vas a poder pilotar un Airbus A380).

Por ejemplo, una técnica de asertividad que explica muy bien Manuel J. Smith consiste en ser persistente, decir lo que piensas sin enfrentarte ni llevar la contraria a la otra persona.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

¡La excelencia se consigue con la práctica!

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]TÉCNICA DE ASERTIVIDAD: “EL DISCO RAYADO”

Un ejemplo muy bueno de técnica de persistencia es la del “disco rayado”, que consiste en repetir una y otra vez lo que queremos, sin enfadarnos, sin irritarnos y sin levantar la voz. Para comunicarnos eficazmente en una situación de conflicto, la clave es mantenernos firmes en nuestros argumentos y aferrarnos a nuestras opiniones sin contradecir a la otra parte. No hay que dar ni razones ni excusas acerca de por qué queremos lo que queremos. Además, hay que hacer caso omiso de todo lo que nos diga nuestro interlocutor para hacernos sentir culpabilidad. Con voz tranquila y repetitiva, puedes ganar muchas batallas 🙂

Ejemplo de técnica asertiva “Disco Rayado”:

Llega el vendedor de productos naturales a tu casa, pero tu no quieres ningún producto. Así pues, puedes poner en marcha la técnica:

Vendedor: – ¿Usted quiere que sus hijos se alimenten bien y tengan buena salud, verdad?

Persona Asertiva: – Comprendo lo que me dice, pero no me interesa comprar ningún producto.

Vendedor: – Pero a su mujer le encantaría que los niños mejoren su dieta.

Persona Asertiva: – Le agradezco su ofrecimiento, pero no me interesa.

Vendedor: – Mire, le traigo una muestra de mi producto, se la puedo dejar para que la pruebe.

Persona Asertiva: – Gracias por lo que me ofrece, pero no, no quiero probarlo.

Vendedor: – Es usted un poco terco, pero estoy seguro de que estos productos le encantarían.

Persona Asertiva: – Entiendo su opinión, pero no me interesan sus productos.

Vendedor: – ¿Pero no quiere que sus hijos se alimenten mejor y estén más sanos?

Persona Asertiva: – Comprendo lo que me dice, pero no me interesa, simplemente.

Vendedor: – Osea que no quiere hablar conmigo y que le explique mis productos.

Persona Asertiva. – La verdad es que no me interesan estos productos ni quiero nada.

Vendedor: – Bueno, pues entonces me voy porque usted no me deja hablar.

Persona Asertiva: – Entiendo como se siente. Muchas gracias y pase un buen día.

Con ésta técnica, la Persona Asertiva no ha sido maleducado, ni se ha excusado, ni ha dado explicaciones de por qué no quiere los productos del vendedor; por el contrario, ha sido asertivo y se ha mantenido en sus argumentos hasta que el vendedor se ha cansado y se ha ido.

¿Qué hacen en estas situaciones las personas que no están entrenadas en técnicas asertivas? Pues que se quedan tímidas y cortadas, o por el contrario, reaccionan violentamente.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

Ser asertivo no significa ser maleducado. Ser asertivo significa tener la capacidad de afirmarse como persona, sin miedo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]CONCLUSIÓN

Para ser un buen comunicador, hay que hablar con autoridad y con habilidad.

Tanto la autoridad como la habilidad se forjan con la experiencia, y se potencian con el carácter.

Y el carácter se forja cuando uno tiene claros sus principios, valores e ideales, y es fiel a su palabra.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino. – Charles Reade

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]La 3ª cabeza el dragón que nos impide cambiar es el autoengaño.

dragon-3-cabezas

Cuando las cosas no nos van bien en la vida es porque falseamos la realidad.
No queremos ver las cosas tal como son, sino como nos gustaría que fueran.

– ¿Por qué los fumadores siguen fumando, a pesar de “conocer” el peligro del tabaco?
– ¿Por qué los estudiantes postergan el estudio a la víspera del examen, a pesar de “saber” que es peor para ellos?
– ¿Por qué algunos “venden” una imagen tan buena de sí mismos en su vida profesional, a pesar de “saber” que su vida personal es un desastre?
– ¿Por qué algunas personas hablan con tanta arrogancia sobre política, a pesar de “saber” que no han leído un libro de economía en su vida?
– ¿Por qué mantenemos una mala actitud en casa o en el trabajo, a pesar de “saber” que tendríamos que hacer algo por cambiar?
– ¿Por qué muchas personas se endeudan (compran ropa, coches y casas caras), a pesar de “saber” que están viviendo por encima de sus posibilidades?

Cervantes fue un tipo sabio, conocía bien al ser humano.
Supo personificar en la figura del Quijote nuestras paradojas, ironías y autoengaños.

A veces nos equivocamos por exceso de optimismo, otras por exceso de pesimismo. ¿Dónde está el punto medio?
A veces nos creemos mejores de lo que somos, otras veces nos creemos peores. ¿Cuál es la verdad?
A veces nos culpamos por nuestros errores, otras negamos nuestra responsabilidad. ¿Cómo acertar con la realidad?

Para hacernos una idea de hasta dónde puede hacernos daño el autoengaño, vamos a ver 3 tipos de falsedades muy extendidas en nuestra sociedad que nos afectan a nivel mental, emocional y visceral.

Voy a exponer 3 ejemplos de falsedades muy comunes en nuestra sociedad.

1º) Autoengaño mental: el Pensamiento Positivo

psicologiapositiva1

Maria Teresa tiene 35 años, es enfermera y se ha quedado en paro. Vive en Burgos y no encuentra trabajo. Le gustaría ir a Madrid pero tampoco puede trasladarse porque tiene un piso hipotecado. Tal y como está la economía, Teresa sabe que si deja su piso, lo vende o lo alquila, le van a pagar menos de lo que le cuesta su hipoteca.

contenga-el-concepto-de-la-hipoteca-las-cadenas-del-hombre-y-la-casa-de-fricción-37919000Teresa se encuentra atada de pies y manos. Tiene una casa enorme y preciosa en Burgos, pero también tiene una hipoteca enorme que la mantiene presa como a una pesada bola de acero con una cadena.

Hace 10 años, antes de la crisis inmobiliaria, Teresa se vio rodeada por aquella oleada de euforia social y fiebre colectiva por comprar pisos y endeudarse a destajo. Teresa fue una de las víctimas de la oleada del “pensamiento positivo hipotecario” de españa.

Nada más empezar a trabajar con 25 años, movida por esa ilusión de sentirse rica e independiente, decidió comprar un piso enorme y precioso en el centro de la la ciudad.

Sus familiares y amigos, con sus mejores e inconscientes intenciones, le animaban alegremente a lanzarse al patíbulo financiero: – ¡Sí, sí! ¡Compra ese piso hija, que así ya tienes casa para toda la vida! ¡Qué oportunidad tan buena!

10 años después Teresa no tiene trabajo, no puede pagar la hipoteca ni puede trasladarse de ciudad porque no puede vender ni alquilar el piso porque perdería dinero.

Hace 10 años, Teresa podía haber reflexionado con más prudencia, y en vez de comprar impulsivamente una barbaridad de piso, podía haber vivido felizmente en un alquiler barato durante sus años de juventud; y mientras tanto, podría haber ido ahorrando para que, una vez ya con su vida laboral y familiar bien asentada, comprarse un piso con la capacidad de poder hacerlo.

El exceso de optimismo hace tanto daño como el exceso de pesimismo.

En psicología se ha demostrado que el hundimiento de grandes ilusiones conducen a profundos desengaños. Y que cuanto mayores son las expectativas, mayor es la depresión cuando éstas no se realizan.

También se ha comprobado que el pensamiento positivo deprime más todavía a las personas que están pasando por problemas reales. Por ejemplo, si estoy triste y me esfuerzo en pensar en positivo, termino por deprimirme aún más; si tengo miedo del futuro e intento pensar en positivo, me asusto aún más.

El pensamiento positivo sólo funciona cuando las cosas te van bien. Cuando ya has tenido buenos resultados, pensar positivamente te motiva aún más, y aumenta tus capacidades y recursos para seguir esforzándote por lograr más éxitos.

Pero si te va mal, la motivación con argumentos positivos y racionales no te va a funcionar.

Entonces, si el pensamiento positivo no funciona, ¿Qué es lo que funciona?
En el próximo artículo hablaremos de “por qué no funciona el pensamiento positivo y cómo pensar con optimismo estratégico”.

 

2º) Autoengaño emocional: la Vanidad

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo.
Puedes engañar a algunos todo el tiempo.

Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”

(Abraham Lincoln)

autoengaño psicologia

Jorge acaba de cumplir 40 años, le acaban de nombrar Director Comercial de una empresa multinacional con más de 1.000 empleados de Madrid. Gracias a él, la empresa ha aumentado sus ventas en un 15% en plena crisis. Y como reconocimiento a su labor, le han ascendido a Director y le han subido el sueldo un 40%.

Jorge está en la cumbre de su carrera profesional, es justo el momento más exitoso de su vida laboral. Todo el mundo en su empresa le admira por su potente energía, su gran imagen pública, su encanto personal, su eficacia, su enorme capacidad de sacar trabajo adelante, sus impactantes habilidades de motivación y su fascinante oratoria.

Jorge es el modelo ideal de profesional competente, hombre joven que se come el mundo, un mago de los negocios. Sus conocidos le admiran, a todos en su empresa les gustaría ser como Jorge.

ventas-lobo-wall-street

Pero Sara, su mujer, no piensa lo mismo. No aguanta más y le acaba de pedir el divorcio. Se va de casa con los dos niños. Dice que está harta de sus mentiras, de su egoísmo, de su adicción al trabajo, y de su superficialidad y de su falta de sentimientos reales. Sara dice que se siente sola y vacía, que ha dejado de vivir su vida para vivir la vida de él. Siente que Jorge solo se preocupa de sí mismo, de su imagen pública, de su éxito social, y de lo que piensen de él fuera de casa.

Sara le echa en cara a Jorge que su vida es una mentira. Es una máscara falsa. De cara hacia fuera su vida parece perfecta, pero dentro de casa ni ella ni sus hijos ninguno tiene una relación significativa con él. Sara dice que lleva casada con él 10 años y no sabe quién realmente es su marido.

Sara es la segunda mujer de Jorge, su primera mujer, Beatriz, le dejó por los mismos motivos: al principio se enamoró locamente de su imagen de hombre encantador, exitoso y perfecto; pero al cabo de unos meses llegó el desengaño. Se dio cuenta de que todo era una falsa apariencia, y que en realidad, Jorge sólo se preocupaba por él mismo. Beatriz le llegó a echar en cara que “Eres como los falsos poetas, afuera hablas maravillas del amor pero luego en tu vida privada no hay quien te aguante”.

FCO Rome - Vittoriano on Piazza Venezia by night 02 3008x2000

Hace unos años, estaba de vacaciones una tarde tomando un café en Piazza Vittorio Emanuele, en Roma, esperando a unos amigos míos italianos, mientras leía el periódico “Corriere della Será”. Leí este artículo de Vittorino Andreoli “La dittatura dell’apparenza” y le tomé esta foto:

La Vanidad en cuadro

Vittorino Andreoli es un psiquiatra y escritor del libro “L’uomo di superficie”
(El hombre de superficie)

andreoliSegún Vittorino, el hombre de superficie no es alguien superficial. Mientras que un hombre superficial es aquella persona que no sabe valorar las cosas de la vida, que está poco atento y es poco crítico, un hombre de superficie es aquella persona que solo está atenta a su propia superficie; es decir, es aquella persona que lo que más le importa es su propia imagen, su preocupación principal es que su imagen pública sea encantadora, atractiva y bella, y a nivel profesional, que su imagen sea de alguien exitoso y eficaz.

tipo3MEl hombre de superficie tiene su referente arquetípico en la personalidad tipo 3 del eneagrama: “el triunfador”.

(Aunque también se muestran “hombres de superficie” las personalidades emocionales como el 4, “el artista” y el 2 subtipo sexual)

Vittorino está  retratando el tipo de personalidad vanidosa que tiene mucho éxito hoy en día en nuestra sociedad.

¿Y qué es la vanidad? La vanidad consiste en “dar una imagen demasiado bonita, demasiado exitosa, demasiado guay”, es decir, dar una imagen falsa. Pero claro, una persona vanidosa nunca dirá que lo es, dirá en su defensa que su buena intención es “dar su mejor imagen”.

El problema de las personas vanidosas es que para dar una buena imagen embellecen tanto la realidad que la terminan por distorsionar. Dan tanto maquillaje a las cosas que las cambian por completo.

La obsesión con dar una gran imagen publica hace que las personas desfiguren su propia identidad. Llevan tantos años dando la imagen que “vende”, la imagen “bonita” de sí mismos que han llegado al punto de no saber quién realmente son ni qué sienten.

Cuando una persona distorsiona tanto la realidad y manipula los sentimientos que proyectan en los demás, termina por bloquear sus propios sentimientos, y esto les causa graves problemas en su vida íntima y personal.

Probablemente, la vanidad y el individualismo sea el “pecado” más extendido de la sociedad de hoy en día. Estamos en la sociedad del marketing, la imagen pública, la venta rápida. Los valores de contribución, de cooperación y de lealtad están siendo dejados de lado. Y esto es una pena.

 

3º) Autoengaño visceral: la Arrogancia

Conductores-españoles-irritados-01

El autoengaño visceral se ve claramente en cómo reacciona la gente al volante.

Los conductores viscerales van por la carretera creyendo que tienen razón, que ellos hacen todo bien y que todos los demás conductores son unos inútiles.

Cuando tienen un accidente, explotan. Entran en cólera. Gritan, insultan, dan golpes en el aire. La ira visceral les vuelve arrogantes, ciega su tolerancia.

Cuando una persona es víctima de sus enfados viscerales, es incapaz de ver la realidad de manera diferente: – Yo tengo razón y tu estás equivocado.

La ira visceral cierra la mente y el corazón. Cuando una persona se enfadada se vuelve inconsciente. La ira cierra los circuitos neurológicos de la percepción, y hace que el individuo colérico sólo pueda ver una parte de la realidad.

(Para más información: lee el artículo sobre “La percepción de la realidad”)

El autoengaño visceral es propio de las personas autoritarias, vehementes y arrogantes. Van de expertos por la vida. Tienen mucha fuerza y poder personal. Pero por mucho poder que muestren afuera, no quiere decir que tengan razón.

Adolf Hitler transmitía mucha fuerza y vehemencia visceral al hablar, pero engañó a una nación entera y les llevó a todos los alemanes y austriacos a una guerra sangrienta.

La arrogancia es el espejismo de creerse superior, y como sucede con todos los espejismos, la vida nos devuelve a la realidad.

Llegado a este punto, ¿Qué podemos hacer ante los engaños mentales, emocionales y viscerales?

Las personas sólo cambiamos cuando nos damos cuenta de qué es lo que nos pasa. Sólo cuando tomamos conciencia de nuestros hábitos, podemos cambiarlos.

Alberto P. Chavarino
alberto@coachingpersonal.com

 

—-

En el Máster de Liderazgo ® descubrirás cómo adquirir más control en tu vida.
Inicio: 24 y 25 de Enero 2015
¡Haz clic aquí para informarte!

¿Te ha gustado el artículo?
¿Qué otro tipo de autoengaños tenemos las personas?

¡Comparte tus ideas y deja un comentario aquí abajo![/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

“En una época de engaño universal,
decir la verdad es un acto revolucionario”
(George Orwell)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

[vc_row type=”in_container” bg_position=”left top” bg_repeat=”no-repeat” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left”][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]¿Tú qué crees? ¿Que la gente cambia o no cambia?

Aquellos que piensan que “la gente no cambia” suelen apoyarse en estos 3 argumentos:

1. “La gente es perezosa: deja para mañana lo que podría hacer hoy.”
2. “La gente tiene miedo: piensa que más vale malo conocido que bueno por conocer”
3. “La gente es incapaz: cada uno es como es y está determinado genéticamente”

Vamos a ver, antes de etiquetar alguien como “perezoso”, “miedoso” o “incapaz de cambiar”, – si queremos ser justos – hagamos un pequeño esfuerzo por entenderle.

Y para entender a las personas hay que comprender su psicología.

Aclaremos los conceptos:
¿Qué es la pereza, el miedo y ese determinismo o incapacidad de cambio?
¿Cómo funciona este dragón de 3 cabezas que nos impide cambiar?

dragon-3-cabezas

 

1º) Empecemos por la primera cabeza del “dragón anti-cambio”: la pereza 

Llamar a la gente “perezosa” no es correcto.
En psicología se ha descubierto que lo que parece “pereza” es en realidad “agotamiento”.

En todas las situaciones de cambio tenemos que hacer un gran esfuerzo de autocontrol en sustituir nuestros comportamientos habituales -conocidos y cómodos- por otros comportamientos nuevos -desconocidos e incómodos-.

Las rutinas mañaneras son inconscientes, sin esfuerzo. Nos levantamos, vamos a desayunar, nos vestimos, nos lavamos los dientes y vamos al trabajo. ¿Pero qué pasaría si tuviéramos cada día que cambiar nuestro hábito mañanero? Podríamos hacerlo, pero requeriría una gran cantidad de energía. Tendríamos que concentrar nuestra atención cada segundo de la mañana. Y al llegar al trabajo estaríamos mentalmente agotados.

Muchos de nosotros cuando llegamos por la noche cansados a casa tenemos menos autocontrol (discutimos con nuestros familiares, comemos demasiado…) y también tenemos menos concentración (nos quedamos embobados con la televisión).

Los cambios siempre agotan a las personas, incluso las buenas personas pierden el autocontrol después de haber hecho un gran esfuerzo.

Por este motivo, ¡jamás intentes resolver los conflictos con tu pareja justo cuando llega cansado del trabajo! No tendrá el nivel de energía necesario para controlar sus emociones. Así pues, tal y como Hada García Cock y yo asesoramos en terapia de pareja, lo mejor para hablar de los problemas es escoger un día de relajación en fin de semana.

Cuando aprendemos a hacer algo por primera vez necesitamos una gran cantidad de energía para concentrarnos. Cuando aprendemos a conducir, al principio necesitamos prestar toda nuestra atención en cómo dar las marchas, cómo controlar el volante, cómo dar los giros…

Aprender requiere concentración y autocontrol. Y el autocontrol requiere energía. Nuestro cerebro necesita mucha energía para crear nuevos hábitos en forma de nuevas redes neurológicas.

Una vez que el cerebro asienta bien los nuevos hábitos y patrones de conducción, el hecho de coger el coche, sacarlo del garaje e ir a trabajar se convierte en automático. Ya no hay ese derroche de energía que tuvimos que gastar en prestar atención cuando estábamos aprendiendo a conducir.

La neurociencia ha avanzado muchísimo, y ahora sabemos que el cerebro funciona gracias a que crea estructuras para poder funcionar de manera eficiente y automática.

Por este motivo crear buenos hábitos resulta tan importante: nos ayudan a economizar nuestra energía. Las personas exitosas -además de inteligencia y suerte- tienen mejores hábitos que aquellos que no lo son.

El problema real que tienen las “personas perezosas” es que gestionan mal sus energías. Si quieren cambiar tienen que aprender a ser más astutos consigo mismos, y diseñar mejores hábitos y estrategias que les mantengan “despiertos, atentos y centrados en sus tareas”.

Así pues, la clave para superar el agotamiento a la hora realizar cambios es tomar conciencia de cómo somos y diseñar hábitos que nos protejan de nosotros mismos. Y probablemente este sea el problema básico de la personalidad tipo 9 del Eneagrama, llamado “el perezoso”.

Voy a poner un ejemplo sobre esto. Hace poco estuve asesorando a un chico joven (tenía la personalidad tipo 9 del eneagrama, llamado “el perezoso”). Se trataba de un buen chico, era inteligente pero nunca había sido un buen estudiante debido a sus malos hábitos de estudio.

La situación en su casa era bastante tensa. Sus padres estaban desesperados porque había empezado varias carreras universitarias y al poco tiempo las abandonaba.

Empecé la terapia proponiéndole mejorar su autoestima consiguiendo pequeñas metas. ¡El éxito llama al éxito! ¡Los pequeños avances son previos a los grandes cambios! El primer objetivo fue proponerle al chico sacarse el carnet de conducir.
A él le entusiasmó la idea y se puso manos a la obra. Se apuntó a la academia y empezó a estudiar con muchas ganas. A los 4 días lo dejó.

– ¿¿Qué ha pasado?? Le pregunté.
– Pues que me canso de estudiar y que prefiero posponerlo para más adelante. Me respondió

Mi siguiente pregunta de coaching fue:
– Bien, ¿y cómo has hecho para cansarte? ¿Cómo estudias? ¿Cuál es tu técnica de estudio?

Su contestación me dejó perplejo:
– Pues me pongo a estudiar y al cabo de 5 o 6 horas ya no puedo más, y lo dejo. Y como al cabo de dos días no me acuerdo de nada, pues me desespero, lo veo imposible y prefiero dejarlo para no sentirme mal.

Ahí estaba la clave de su “pereza”: el agotamiento por un mal hábito de estudio.

Es que es normal que uno acabe agotado y desesperado si pasa 6 horas seguidas estudiando sin parar. ¿Cómo se puede aprender algo sin hacer un buen plan de pequeños descansos y repasos? Es imposible.

Entonces le propuse que cambiara su técnica de estudio, y que sólo estudiara una hora al día. Tenía que empezar haciendo tests y le planteé un plan de repasos (empezar a estudiar algo por la primera hoja del libro es un hábito de estudio ineficaz). El cambio fue radical. Recuperó la confianza en su capacidad de aprendizaje instantáneamente, y por lo tanto, se mantuvo disciplinadamente todos los días estudiando una hora intensamente. ¡Éxito!

¿Este chico era perezoso? No. Solo que nunca había aprendido a adquirir mejores hábitos que le mantuvieran su energía y motivación para conseguir sus objetivos.

Alberto Peña Chavarino
12 octubre 2015

En el próximo artículo hablaremos sobre “la 2ª cabeza del dragón anti-cambio: “el miedo”. Y descubriremos que en realidad, a lo que llamamos miedo es “duda”. La ansiedad ante lo desconocido es lo que crea la duda paralizante en las personas, y si esta ansiedad aumenta desata las reacciones fóbicas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″ enable_animation=”true” animation=”fade-in-from-bottom” boxed=”true” column_padding=”padding-3-percent” column_padding_position=”all” background_color=”#c8eaf4″ background_color_opacity=”1″][vc_column_text]

¿Por qué cuesta tanto cambiar?
¿Cómo las personas cambian?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Las varitas mágicas no existen… ¡pero la tecnología sí!

“Toda tecnología lo suficientemente evolucionada, en sus
efectos es indistinguible de la magia” 
decía Arthur C. Clarke

Vamos a ver cómo funciona la tecnología del pensamiento
estratégico
 en un modelo de resolución de problemas.

Esta es una de las técnicas que utilizo cuando ayudo a mis
clientes a resolver sus problemas y 
conseguir sus objetivos.
Se trata de un eficaz modelo que he ido adaptando a mi

experiencia terapéutica y de coaching de equipos.

A la hora de hacer el modelo me he inspirado fundamentalmente
en los investigadores de la Mental Research Institute de Palo Alto,
California (Giorgio Nardone, Paul Watzlawick…) y Edward de Bono.

Tecnica Problem Solving Albero Peña Chavarino

[divider]

Paso 1: COMPRENDER EL ESTADO PRESENTE (E.P.)
– TÉCNICA: DEFINIR Y REDEFINIR EL PROBLEMA HASTA ACLARARLO

Paso 2: ACLARAR EL ESTADO DESEADO (E.D.)
– TÉCNICA: DEFINIR EL OBJETIVO DE FORMA AMPLIA O ESPECÍFICA

Paso 3: EVALUAR LAS SOLUCIONES INTENTADAS
– TÉCNICA: BUSCAR EXCEPCIONES

Paso 4: CONTRASTAR MENTALMENTE LO QUE QUEREMOS Y NO QUEREMOS
– TÉCNICA DE CÓMO EMPEORAR: IMAGINAR EL PEOR ESCENARIO
– TÉCNICA DEL SUEÑO IDEAL: IMAGINAR EL MEJOR ESCENARIO

PASO 5: OPERACIONES
– TÉCNICA DEL ESCALADOR: EMPEZAR A PLANIFICAR POR EL FINAL
– TÁCTICA PEQUEÑOS PASOS: DISEÑAR CADA PEQUEÑO PASO
– TÉCNICA “MODELADO ECOLÓGICO DE LA EXCELENCIA”

PASO 6: PASAR A LA ACCIÓN
– TÉCNICA MANTENER LA ATENCIÓN EN EL CAMBIO CON RECORDATORIOS

PASO 7: FEEDBACK, EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO 
– TÉCNICA CORREGIR EL TIRO PROGRESIVAMENTE 

[divider]

Si los pasos de este método se realizan correctamente, los resultados pueden ser extraordinarios.

¿Y por qué usar una tecnología, un sistema o un método para pensar?
Porque los métodos nos ayudan a “dirigir la atención”.

Y como en aquello en lo que te enfocas se expande, este método te ayudará a que enfoques tu atención en diferentes aspectos de tu problema para que descubras nuevas perspectivas del mismo.

El que prueba sabe y el que no prueba no sabe, así pues, ¡Vamos a por ello!

Para sacar el máximo provecho a la técnica, te animo a pensar en un problema cualquiera, personal o profesional, mientras vas leyendo los 7 pasos.

¿Ya has pensado en tu problema? Coge una hoja de papel y ponte a escribir… 😉

 

Estado Presente Estado Deseado

Paso 1: ACLARAR EL ESTADO PRESENTE (E.P.)

El primer paso para resolver cualquier problema o pensar en cualquier objetivo es aclarar cuál es nuestro Estado Presente (en adelante E.P.), es decir, saber qué es lo que está pasando y cómo funciona el problema.

Si estuvieras en mi consulta planteándome un problema, lo primero que haría sería sondear tu situación actual, para analizar en qué consiste realmente tu problema.

Empezaría a hacerte preguntas para sondear la situación: quién está implicado en el problema, cuándo sucede, en qué situaciones, dónde se produce, en qué lugares aparece y dónde no aparece, cómo funciona, desde cuándo empezó todo…

TÉCNICA: DEFINIR Y REDEFINIR EL PROBLEMA HASTA ACLARARLO

A continuación te pediría que definieses tu situación. Y que la volvieras a “redefinir”.
Te pediría que dieras diferentes definiciones para ver el problema desde perspectivas diferentesPor último, te pediría que lo resumieras en un titular, en una sola frase y con una sola imagen.

– Ahora, escribe la definición de tu problema.
– Vuelve a redefinir el problema desde al menos 3 perspectivas diferentes.

diferentes percepciones resolucion de problemas

Explicación de la técnica:

Aclarar dónde estamos y cuál es la situación actual del problema no es tan fácil como parece. De hecho, la mayoría de nuestros “más de lo mismo” se deben a que no tenemos ni idea de cómo funcionan nuestros problemas; por eso no cambiamos nada y una y otra vez vuelven a repetirse.

La frase “La gente no cambia” sólo es verdad cuando la gente no sabe qué es lo que exactamente tiene que cambiar. Por eso es tan importante definir con exactitud qué es lo que sucede y entender cómo es “el funcionamiento” del problema.

El “funcionamiento de un problema” son aquellos factores que están manteniendo el problema. Necesitamos definir bien el problema para que en pocas palabras podamos entender las características de su funcionamiento. ¡La magia es conseguir definir un problema complicado de manera simple!

Muchas veces se dice que la buena definición de un problema supone el 50% de la solución. El buen diagnóstico de una enfermedad hace mucho más posible su curación. Y ante problemas complicados, soluciones “aparentemente” simples.

Conclusión: definir concretamente el problema y su funcionamiento es lo más importante para poder empezar a resolverlo.

Si queremos cambiar algo tenemos que esforzarnos por lograr hacernos una imagen concreta y muy clara de la situación para poder entenderla. Necesitamos hacer un “mapa mental” de entorno del problema para saber cómo navegar por él.

La dispersión es nuestro gran enemigo a la hora de pensar con eficacia. Por este motivo es muy útil utilizar un método de pensamiento: nos ayuda a “obligar” a nuestra mente a seguir un camino riguroso para no dispersarnos ni ser víctimas de nuestros propios autoengaños.

Ulises y las sirenasTenemos que “protegernos de nosotros mismos”, igual que hizo Ulises atándose al mástil del barco para no caer en el canto de las sirenas. Tenemos que protegernos de la tendencia a dar por hecho que entendemos el problema y su funcionamiento. Nuestras sirenas son la dispersión de la atención y el autoengaño a la hora de tratar con los problemas. El mástil al que debemos atarnos tiene que ser un eficaz método de pensamiento polifásico (por fases). Igual que existe el método científico, nosotros tenemos que utilizar un método de pensamiento.

La clave para dar bien el primer paso es “redefinir repetitivamente las características del problema” hasta que hayamos explorado todos ángulos posibles desde los que puede ser visto.

Esta paradójica situación adaptado de un cuento de Nasrudín muestra el primer error del pensamiento humano:

Estás andando por la calle y ves a tu amigo Pepe que está en frente de su casa agachado debajo de una farola. Te acercas a él y le preguntas:
– ¿Qué pasa Pepe?

Y él te responde:
– ¡Estoy muy ocupado porque llevo ya una hora buscando mis llaves de casa debajo de la luz de esa farola!

Tú te agachas para ayudar a tu amigo Pepe a buscar las llaves, y, después de un rato buscando sin éxito, te paras, le miras, y le preguntas:
– Oye Pepe, ¿pero tú sabes dónde dejaste por última vez las llaves? ¿Estás seguro de que perdiste las llaves exactamente aquí?

Y tú atónito te quedas escuchando su respuesta:
– No, la verdad es que las perdí por el otro lado de la casa, pero allí está demasiado oscuro para buscarlas… ¡y al menos aquí tenemos la luz de la farola!

Incluso las personas más inteligentes se saltan esta 1ª fase de pensamiento porque la consideran obvia.

A esto se le llama “la trampa de la inteligencia”: las personas inteligentes confían tanto en su potente capacidad lógica de procesamiento de la información que se saltan la primera fase de cuestionarse; dejan de reflexionar si sus percepciones son correctas y si las premisas de las que parten valen para resolver el problema.

Pero las personas sabias y humildes saben que nadie es omnisciente; todos nos podemos equivocar a la hora de creer que entendemos el problema que tenemos entre manos.

Nuestros canales de percepción filtran la información del exterior distorsionándola, generalizándola y omitiendo parte de ella. Por este motivo es tan importante cuestionarse a uno mismo si nuestra forma de ver la realidad es la realidad.

Moraleja: No hay que dar nada por supuesto, ¡hay que preguntar para aclarar la comunicación!

 

Paso 2: ACLARAR EL ESTADO DESEADO (E.D.)

Una vez que hemos aclarado y definido nuestra situación o problema, el paso siguiente es “Aclarar el Estado Deseado”, es decir, aclarar nuestro objetivo: qué es lo que queremos conseguir.

En este punto de nuestra sesión de coaching te preguntaría: 

Bien, una vez que hemos definido el problema, ahora ¿qué es lo que quieres específicamente? ¿cuál es tu propósito, tu objetivo?

 

– TÉCNICA: DEFINIR EL OBJETIVO DE FORMA AMPLIA O ESPECÍFICA

Para aclarar lo que queremos debemos dimensionarlo bien. Nuestro objetivo puede ser definido de forma amplia y general o de manera más específica.

Por ejemplo, si te propusieras un objetivo para mejorar tu salud física podrías definirlo de dos maneras diferentes:

1. De forma amplia y general: Quiero hacer deporte todas las semanas para sentirme mejor.
2. De forma específica: Voy a salir a correr todos los días 30 minutos por las mañanas de 07:00 a 07:30h

mapa pensamiento

La neurociencia nos dice que existen una serie de condiciones para la buena formulación de objetivos:

1. Que el objetivo esté definido de forma clara y concreta. ¡Nada de andarse con ambigüedades a la hora de decir lo que quieres conseguir!

2. Siempre ha de estar formulado en positivo, nunca en negativo. Es decir, en vez de decir: – ¡No quiero engordar!, decir – ¡Quiero adelgazar!

3. Que pueda ser iniciado y mantenido por uno mismo: Que la responsabilidad de conseguir el objetivo sea sólo tuya y no dependa de terceras personas.

4. Que la definición y evaluación contengan elementos sensoriales basados en evidencias. Que puedas imaginarte con claridad el objetivo, que lo puedas sentir, ver y casi tocar cuando lo visualizas.

5. Que conserve la intención positiva del estado presente. Que en todo momento mantengas claro el propósito, acordándote de la situación desde la que partes.

6. Que sea ecológico y apropiado a las capacidades del sujeto. Que el objetivo sea “ecológico” y armónico para ti según tu personalidad. Es decir, tu objetivo podría ser “hacerte rico”, pero quizás el sobre esfuerzo en tiempo y energía que deberías hacer para lograr este propósito quizás no sea ni bueno ni sano para ti.

7. Que esté determinado en un tiempo real. Que el objetivo tenga fechas y plazos límite en la agenda. Nada de decir: – Esto lo haré algún día del próximo año… 

Paso 3: EVALUAR LAS SOLUCIONES INTENTADAS

A continuación, te preguntaría:
– ¿qué has hecho hasta ahora para intentar resolver tu problema?

“Saber qué se ha hecho hasta ahora para intentar resolver una situación” es muy útil porque nos va a ayudar a saber cuál es el problema: ¡porque precisamente nuestros intentos fallidos de solución de un problema son el problema!

errare-humanum-est

Por ejemplo, si tu problema fuera que estás en el paro y no encuentras trabajo, ante la pregunta – ¿qué has hecho hasta ahora para intentar resolver tu problema? tú podrías responder que “has intentado enviar más currículums por internet”. Bien, ¡pues este sería el problema!: empeñarte en utilizar sólo una única vía de búsqueda de empleo. Esto es como el náufrago que decide tirar más botellas al mar con mensajes de rescate… sin pensar en otras alternativas para salir de la isla desierta.

Es decir, tenemos que aclarar y ser bien conscientes de las estrategias y conductas que no han funcionado hasta ahora.

TÉCNICA: BUSCAR EXCEPCIONES

Y el paso siguiente sería buscar bonitas excepciones: descubrir situaciones donde el problema no surgía.

Porque precisamente, estas situaciones de excepción nos ayudarán a encontrar patrones eficaces para la solución del problema. Como dice el Ying y el Yang, en todo lo bueno hay algo de malo y viceversa.

La pregunta sería: – ¿Ha habido algún momento donde el problema no surgía? 
Cogiendo el problema anterior del empleo, quizás responderías que una vez encontraste trabajo porque acudiste en persona a puerta fría a una empresa que te gustaba, y entregaste tu Currículum en mano al jefe.

¡Aquí tendríamos una estupenda excepción ante la fallida estrategia de limitarse a buscar empleo sólo por la vía online! Una vez sondeada esta bellísima excepción, podríamos volver a pensar en la estrategia que una vez tuvo éxito: salir a la calle e ir en persona a buscar trabajo.

 

Paso 4: CONTRASTAR MENTALMENTE LO QUE QUEREMOS Y NO QUEREMOS

Hay dos fuerzas que mueven a los seres humanos: el dolor y el placer. El miedo y el deseo. Y esta es la clave no sólo de la motivación, sino también de la activación neurológica para la creatividad. En este punto, como coach, te plantearía imaginarte la mejor y la peor de las escenas posibles de cara a tu problema.

Estrategia exito y fracaso

TÉCNICA DE CÓMO EMPEORAR: IMAGINAR EL PEOR ESCENARIO

La técnica de cómo empeorar, o también llamada “Post Mortem”, es una técnica muy utilizada para pensar estratégicamente, para ser más prudente a la hora de tomar decisiones, o incluso para ayudar a personas fóbicas a resolver sus miedos y ataques de pánico.

En este punto te preguntaría:
– Si tuvieras que empeorar la situación en vez de mejorarla, ¿cómo lo harías?
– ¿Cuales son las estrategias y actitudes más eficaces que llevadas a cabo te garantizarían un fracaso seguro en la consecución de tu objetivo?
– ¿Cómo podría darse la peor situación posible?
– ¿Qué factores podrían llevarnos al desastre?

En este punto tenemos que plantearnos todas aquellas posibilidades desastrosas.
¿Por qué? por la el funcionamiento de la lógica paradójica. 

El cerebro necesita llegar a los extremos, a tocar fondo, para que se “salten los circuitos” y cambie el funcionamiento de los canales neurológicos de percepción y conducta. 

Cuando el cerebro visualiza y vive las peores situaciones, automáticamente empiezan a surgir ideas creativas orientadas a la solución del problema.

Este mecanismo cerebral de visualizar y sentir las situaciones en su extremo, por extraño y paradójico que parezca, puede ser usado en nuestro beneficio de múltiples maneras.

Por ejemplo, si tuvieras que planificar tus vacaciones de verano en el caribe, sería muy útil que te plantearas:

– ¿Cómo podría garantizarme el fracaso en estas vacaciones?
– ¿Qué podría suceder para que mis vacaciones en el caribe sean un infierno?
– ¿Qué cosas específicas podrían pasar o podría hacer para que todo saliera mal?

Cuando pongo este ejemplo a mis alumnos en mis cursos, muchos de ellos dicen cosas como:
– ¡Reservar el viaje en época de huracanes en el caribe!
– ¡Olvidarnos los pasaportes en casa y perder el vuelo!
– ¡Coger una enfermedad tropical y no tener seguro médico de viaje!
– ¡Que me roben la cartera y la maleta y no tener documentación ni tarjetas de crédito!

Como puedes ver, al ponernos en lo peor, el cerebro automáticamente nos da ideas creativas para prever los problemas y responder de manera estratégica.

 

– TÉCNICA DEL SUEÑO IDEAL: IMAGINAR EL MEJOR ESCENARIO

Una vez planteada la peor de las situaciones, ahora te preguntaría por lo contrario, por lo mejor que podría pasar.

– ¿Cómo sería la solución ideal a tu problema?
– ¿Cuál sería el mejor escenario que te gustaría que sucediera?
– ¿Cómo tendría que ser lo que quieres para sentirte totalmente satisfecho?
– ¿Qué tiene que suceder para que tu objetivo sea un éxito?

Aquí lo que hacemos es dejar volar la imaginación, sin límites.
Esto es soñar. Soñar con lo mejor de lo mejor.
Visualizar aquello que nos encantaría que sucediera.

Este punto es muy importante, porque el cerebro funciona por imágenes y conceptos.
¡Allí donde enfocas tu atención … el cerebro va a por ello!

¡Por eso los atletas de élite se visualizan en el podio, en lo más alto!

Esas visualizaciones de éxito les ayudan a motivarse, a perseverar y mantenerse enfocados en cómo mejorar su rendimiento para alcanzar la imagen ideal de su objetivo.

Mucha gente no consigue lo que quiere porque no sabe lo que quiere.
¡En esta fase de pensamiento tenemos que aclarar lo que queremos!

 

PASO 5: OPERACIONES

Una vez que tenemos claro dónde estamos, qué queremos y qué no queremos, ahora toca pensar en cómo ir a por el objetivo.

Para realizar las operaciones, estrategias y procesos necesarios para alcanzar nuestro objetivo podemos hacer uso de muchas técnicas. Voy a explicar 3 famosas técnicas que suelo utilizar con mis clientes y con mis alumnos a la hora de pensar en cómo alcanzar un objetivo.

pasos

 

TÉCNICA DEL ESCALADOR: EMPEZAR A PLANIFICAR POR EL FINAL

Esta técnica la explica Giorgio Nardone muy bien en su libro “Problem Solving Estratégico”. También habla de ella Edward de Bono en su libro “Manual de la Sabiduría”

La técnica consiste en “pensar por el final”. Generalmente nuestra forma de planificar es de principio a fin. Pues bien, está demostrado que muchas veces es más fácil empezar a hacer las cosas desde el final que empezar desde el principio.

Esta es una técnica mental que parece contraintuitiva, pero cuando vemos los resultados retrospectivamente nos damos cuenta de que es la manera más sencilla y rápida de hacer las cosas.

Por ejemplo, es más fácil que un escalador llegue a la cima de una montaña si previamente ha planificado la ruta empezando por la cúspide hacia abajo. 

Tecnica Escalador Alberto Peña Chavarino

De igual manera, es mucho más fácil que un insecto subido a una hoja de un árbol llegue al suelo caminando por las ramas en dirección hacia abajo que si este insecto estuviera en la tierra y tuviera que subir hasta una hoja determinada en lo alto del árbol. De arriba abajo el camino es único. De abajo arriba el camino es mucho más difícil por las innumerables bifurcaciones.

Otro ejemplo más práctico lo vemos a la hora de estudiar y aprobar exámenes, es más fácil empezar a estudiar “por el final”. Es decir, para estudiar una asignatura es más fácil empezar estudiándola no por la primera hoja del libro, sino empezando a analizar las preguntas que ponen en los exámenes.

Para estudiar el carnet de conducir, lo más fácil es “empezar por el final” haciendo los tests, y luego ir buscando las respuestas de las preguntas en el manual. Empezar por el principio, por la primera hoja del libro, hace el estudio mucho más lento y tedioso.

Tecnica empezar por el final Alberto Peña Chavarino

TÁCTICA PEQUEÑOS PASOS: DISEÑAR CADA PEQUEÑO PASO

Una vez que hemos trazado la ruta de fin a principio ahora la subdividimos en micro-objetivos. Creamos hitos o puntos intermedios que fraccionan el camino a seguir. De esta manera conseguimos transformar un objetivo grande y difícil en una serie de pequeños objetivos mucho más sencillos de ir alcanzando. 

¿Cómo se come un elefante? bocado a bocado 🙂

Construimos una secuencia de acciones para resolver un problema empezando desde el final, partiendo del cambio más pequeño y específico, y así vamos descendiendo poco a poco para llegar al principio donde estamos.

elefante comer bocado a bocado

 

TÉCNICA DEL “MODELADO ECOLÓGICO DE LA EXCELENCIA”

Si no sabes hacer algo, busca alguien que te enseñe a hacerlo.
La mejor manera de aprender es con un maestro que te enseñe

El modelado de la excelencia es buscar un buen modelo que te sirva como base para saber hacer una cosa.
Así pues, si no sabes hacer algo o conseguir una meta, busca a alguien que ya lo haya logrado, e intenta aprender de él preguntándole o observando sus estrategias.

Si quieres aprender a cocinar, necesitas aprender “modelos de excelencia” en la cocina: una tarde cocinando con tu abuela, un libro de recetas, un curso de cocina o un programa de televisión,

En la antigüedad los jóvenes aprendían oficios de los maestros. El joven que quería ser herrero, se ponía a trabajar con el Maestro herrero del pueblo, y aprendía sus destrezas y estrategias. 

En la actualidad, con las universidades y escuelas, hemos perdido la forma natural de aprender a hacer cosas: practicar al lado de alguien que sabe hacerlas. Y esto es una pena, porque los jóvenes salen de los centros educativos con mucha teoría pero con poca práctica. Y sólo se aprende aquello que se pone en práctica.

El adjetivo “ecológico”, significa que el modelo que buscas tiene que ser ecológico para ti. No puedes imitar a alguien que no es de tu estilo de personalidad. Tienes que buscar modelos que sean armónicos a tu forma de ser. 

karate-kid2

 

PASO 6: PASAR A LA ACCIÓN

Estoy convencido de que el mayor impedimento que tienen las personas para lograr que las cosas sucedan es el olvido.
La pereza es una forma de olvidarse de los objetivos personales. Nos olvidamos de lo que es realmente importante y no hacemos nada por actuar. 

Cuando nos olvidamos de la importancia de hacer algo, perdemos energía. La atención requiere energía, sin energía no hay atención; y sin atención, no hay movimiento ni acción.

Muchos de nosotros nos hemos propuesto metas que no hemos alcanzado, por pereza u olvido. Por ejemplo, empezar una dieta, hacer deporte semanalmente o dejar de fumar. Empezamos un poco, nos costaba, lo fuimos dejando, y al final, lo enterramos en el olvido.

Sin embargo, nadie siente pereza para actuar cuando se encuentra en medio de un incendio. ¿Por qué? porque las llamas “encienden” la atención y la adrenalina de una forma explosiva.

Si queremos que las cosas sucedan tenemos que activar nuestra atención para mantenernos enfocados en el cambio que queremos realizar

VeronicaCampbell_adiZeroPrime

 

TÉCNICA: MANTENER LA ATENCIÓN EN EL CAMBIO CON RECORDATORIOS

¿Por qué los niños aprenden a hablar y a andar con tanta facilidad? Porque los niños siguen un proceso natural de aprendizaje basado en 3 factores: atención, imitación y repetición.

Mantener la atención puesta en el cambio que se quiere realizar es la clave del éxito. Un niño no debe “esforzarse” en acordarse que tiene que aprender a andar: está rodeado todo el día de personas adultas que andan. Por lo tanto, su atención está constantemente puesta en el objetivo de poder andar. Y para andar, lo que hace es imitar el movimiento de otras personas (“modelando la excelencia”) y repite constantemente hasta lograr coger la habilidad de andar.

Así pues, si queremos lograr un objetivo tenemos que mantener la atención sobre él en todo momento. Una buena manera de lograr objetivos es escribirlos sobre papel y tenerlos visibles.

La mejor técnica que he conocido para mantener la atención en el cambio que ese quiere dar es : llevar un papel en la cartera y leer el objetivo varias veces al día.

Si tu objetivo fuera mejorar tu salud haciendo deporte, podrías escribir tu meta de 2 maneras: de forma amplia o específica.

De forma amplia: ¡Hacer deporte cada día para tener más energía!

– De forma específica: ¡Salir a correr 30 minutos justo después de levantarme para empezar el día a lo grande!

El mero hecho de tenerlo escrito y recordarlo continuamente aumentará exponencialmente las posibilidades de llevarlo a cabo. Créeme, tener un objetivo por escrito y recordarlo varias veces al día hace que la magia funcione.

Esta es la diferencia que marca la diferencia: tener escrito el objetivo y leerlo unas 10 veces al día.

Y esta magia no es magia, es neurociencia. Está comprobado que podemos “reprogramar” nuestro cerebro para dirigir su atención hacia los cambios y los objetivos que deseamos conseguir.

Estas frases que en pocas palabras se evoca un propósito de cambio se denominan Autoafirmaciones.

El poder de las autoafirmaciones aumenta cuando son llevadas por escrito y recordadas varias veces al día.

Hablaremos más de cómo utilizar estas técnicas en los seminarios intensivos  ¡Deja de Rayarte! y Capitán de tu Destino.

Autoafirmaciones

 

PASO 7: FEEDBACK, EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO 

Como hemos dicho antes, para comer un elefante tenemos que ir trozo a trozo. La clave para resolver problemas complejos es diseñando soluciones sucesivas a cada parte del problema. Enfrentarnos a todos los problemas a la vez es casi imposible, mucho más fácil es ir resolviendo las partes del problema más sencillas y accesibles.

Es muy útil establecer hitos a lo largo del camino. Puntos de evaluación para analizar lo que hemos avanzado y poder efectuar las modificaciones precisos para llegar a nuestro objetivo.stepping-stones

 

 

TÉCNICA: CORREGIR EL TIRO PROGRESIVAMENTE 

Cada vez que el arquero dispara la flecha a la diana comprueba dónde ha dado, y sucesivamente va haciendo correcciones hasta dar en la diana. No siempre se logra resolver un problema a la primera. En casi todos los procesos de aprendizaje y cambio hay una fase de prueba y error. 

A la hora de alcanzar un objetivo, hemos de dividirlo en varias etapas y utilizar cada etapa para revisar cómo estamos haciendo las cosas.  

[divider]

 

¿Y tú? ¿Qué técnicas utilizas para resolver problemas?

¿tienes algún método o algún “truco” que funciona?

¿Alguna vez tuviste un problema que al final resolviste de forma “estratégica”?

¡Me encantará leer tus ideas! ¡Compártelas dejando abajo un comentario!

 

Hay una frase que me encantó el día que la escuché:
“Puedes tener razón o puedes ser feliz”

Obsesionarse por tener razón es una técnica avanzada increíblemente efectiva para garantizarse todo tipo de broncas, peleas, resentimientos y equivocaciones.

Para aquellos que quieran garantizarse la infelicidad en la vida, obsesionarse con creerse en la verdad es la autopista más rápida al fracaso (a highway to hell)

“Obsesionarse con tener razón” significa la intolerancia, la rigidez excesiva, la imposición de una única forma de ver o hacer las cosas.

Los conflictos, las guerras, las peleas, los divorcios… todos tienen su origen en la premisa: “yo tengo razón y tú estás equivocado”.

Muchos de nuestros errores y decisiones equivocadas en la vida tienen su raíz en la obcecación por mantener un único punto de vista. “¡Esto se hace así porque sí!”  

viñeta

 

LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD

Cuando sufrimos esta alucinación de creer tener razón sentimos que vemos la realidad tal cual es. Creemos que somos objetivos y nos creemos en la verdad. No podemos ver las cosas de otra manera. Nos convertimos en víctimas de estos autoengaños y espejismos.

El sistema de percepción humano tiene filtros que distorsionan la realidad externa, es como si nos pusiéramos unas gafas de colores que nos distorsionaran las imágenes que vemos del exterior.

La psicología demuestra que la realidad que vemos las personas es subjetiva. Nadie en el mundo es omnisciente ni tiene la capacidad de percibirlo todo con total claridad y objetividad.

“El mapa no es el territorio” dijo Alfred Korzybski, nuestra forma de ver la realidad no es la realidad, es sólo una parte de la realidad. De ahí que unos veamos la botella medio llena y otros medio vacía. Que unos veamos a la joven y otros a la anciana de la foto:

 
       2595989194_49e4e2e866          images

Y esta es la base de las equivocaciones que tenemos los seres humanos:  creemos que somos conscientes y que vemos las cosas “claras”, cuando en realidad tendríamos que ser mucho más humildes y pensar siempre en la posibilidad de que nuestra forma actual de ver la realidad sea errónea o incompleta.

 

Captura de pantalla 2014-09-16 a la(s) 14.29.15LA VISIÓN TUNEL

En medicina se habla de la visión túnel o síndrome de Usher, una enfermedad degenerativa de la retina que produce una reducción en el campo visual y solo permite ver al individuo los objetos que hay delante de él

La ira provoca un fenómeno cognitivo similar a este concepto médico de “la visión túnel”. 

En la percepción humana, la ira crea tal rigidez en los circuitos neuronales que sólo vemos la realidad en una única dirección.

La naturaleza nos dotó a los seres humanos la ira como un mecanismo de protección y control del entorno: en situaciones de dificultad se hacía necesario reducir el campo visual y concentrar la atención como un rayo láser en una única dirección, por ejemplo, para encontrar una vía objetiva y potente de acción. También la ira da energía al cuerpo para sobreponerse ante las adversidades y coger fuerza para defenderse.

Sin embargo, la ira llevada al extremo conduce a las personas a la rigidez, a la pérdida del control y al conflicto.

Cuando nos enfadamos se crea un filtro en nuestra forma de pensar y, mientras dura la emoción de la ira sólo podemos ver una parte de la realidad, siendo incapaces de ver otros puntos de vista diferentes.

Esto es típico en los accidentes de tráfico, la gente se revuelve, se enfada, insulta y en ocasiones se agrede al creerse en posesión de la verdad en la interpretación de la situación:

– ¡Señor! ¡La culpa es suya al no ver la señal!
– ¡No! la culpa es suya al no poner el intermitente!

En fin, estas situaciones se caracterizan por lo inútiles que son y muestran el lado más vergonzoso y primitivo del ser humano.

 

LA IRA Y LA PERSONALIDAD TIPO 1 DEL ENEAGRAMA

tipo1M

La obsesión por tener razón es una tendencia que la encontramos más frecuentemente en la personalidad tipo 1 del Eneagrama: “El perfeccionista o el reformador”, aunque en realidad, todas las personalidades sufrimos esta fijación de un modo u otro

Pero, ¿de dónde viene la obsesión por tener razón? de la ira.

¿Qué curioso, no? Pues la ira es un sentimiento muy fuerte que distorsiona completamente la forma de percibir y valorar la realidad.

La ira es la rabia y el cabreo que le entra a uno en el cuerpo cuando cree que ve la realidad con claridad y se enfada porque los demás no son capaces de verlo igual.

También surge la rabia cuando uno se cree moral, virtuoso y bueno, y entra en cólera cuando juzga y critica los comportamientos de los demás, tildándoles de inmorales o incorrectos.

Lo irónico es que las personas iracundas no siempre se dan cuenta de que sienten rabia, sino que se autoengañan creyendo que en realidad se controlan y no son tan “emocionales”; creen que niegan su rabia apretando los dientes cuando dicen: ¡No estoy enfadado! ¡Sólo quiero que os deis cuenta de la realidad! ¡Las cosas son tan claras que no entiendo cómo no lo veis así! ¡Y sólo quiero corregir las cosas para que se hagan mejor!

 

LOS CIRCUITOS NEUROLÓGICOS DE LAS CREENCIAS

IMG_9115El cerebro funciona creando patrones, circuitos o estrategias de conducta para poder funcionar.

Una idea, una creencia o una convicción es un circuito neuronal, donde varias neuronas transmiten la información de unas a otras creando una cadena

Para entender mejor esto, propongo este dibujo metafórico que: los puntos rojos son las ideas o creencias que alberga una neurona o (grupo de neuronas), y estas neuronas han creado un camino hacia otra neurona, y así sucesivamente van transportando la información. (Ver más sobre lógica fluida)

Pongamos un ejemplo de cómo una persona crearía una ideología o una creencia en su vida. Una persona vegetariana podría crear un circuito de percepción así:

– “Las personas vegetarianas son más sanas y viven mejor”
– “Comer vegetales y frutas es más sano que la carne”
– “La carne es mala para el organismo”
– “La carne se consigue matando animales”
– “Comiendo vegetales salvaríamos a muchos animales”
– “Un mundo vegetariano sería un mundo mejor”
– “Siendo vegetariano estoy ayudando a la naturaleza”
– “Soy vegetariano y me siento orgulloso de vivir así”

Las creencias y convicciones son una mezcla de ideas, valores, conceptos y emociones entremezcladas que crean una cadena o circuito cerrado. Para una persona sus creencias son la verdad, porque no tiene otra forma de ver, sentir y experimentar la realidad.

Así pues, la obsesión por tener razón es una rigidez patológica en estos círculos neurológicos. Cuando una persona se vuelve terca e intolerante, está sufriendo una limitación en el buen funcionamiento de sus sistemas de pensamiento. Sus canales de percepción están cerrados, no puede ver nada diferente a lo que ya ve. Toda la información del exterior se canalizará para “darle la razón” en las ideas y criterios que previamente tiene concebidas.

Esto se demuestra muy bien con las ideas políticas y religiosas: se crean circuitos muy rígidos, casi imposibles de cambiar una vez establecidos.

 

LA IRA REVOLUCIONA LOS CIRCUITOS

cerebro y emocionesLas emociones potentes como la ira hacen que momentáneamente estos circuitos se vuelvan mucho más rígidos. La carga eléctrica es altísima y activa el sistema neuroendocrino, creando  reacciones físicas. Por esto se dice que las emociones como la ira son reacciones viscerales, como que “salieran del cuerpo”.

Mientras estamos enfadados nos es casi imposible por nos nosotros mismos salir de este círculo. La rigidez del circuito es tan fuerte que fisiológicamente somos incapaces de ver la realidad de forma diferente ni tampoco podemos cambiar nuestro estado de ánimo.

Por este motivo, muchas veces es inútil e incluso peligroso discutir con una persona que está poseída por la ira: está momentáneamente incapacitado para pensar de otra manera.

 

EL ANTÍDOTO A LA IRA:  

LA SERENIDAD y… ¡EL SENTIDO DEL HUMOR!

IMG_9116Sólo cuando nos serenamos y nos relajamos la carga eléctrica disminuye y se relaja el circuito de percepción. Y al relajarnos hay más posibilidades de que el circuito rompa por algún sitio y salte a otro circuito más amplio, a otras ideas más abiertas, a otras formas de percibir la realidad.

También hay otras maneras de cortar con la ira de inmediato con un cambio repentino de ver una situación, por ejemplo, con sentido del humor. Muchas veces hemos visto en la televisión personas muy enfadadas que de repente se han dado cuenta de que les estaban gastando una broma y se han echado a reír.

Edward de Bono, médico famoso por sus estudios del cerebro y el pensamiento, escribió acerca de la importancia del sentido del humor como mecanismo del pensamiento creativo y lateral. El humor nos permite “dar un salto” y ponernos instantáneamente en otra perspectiva de la realidad. Este cambio en la lógica de las situaciones es lo que crea la risa.

De Bono también decía en su libro “Manual para la sabiduría” que probablemente las personas con buen sentido del humor son las más capaces de poseer la sabiduría, gracias a la flexibilidad de su cerebro al tratar con diferentes perspectivas lógicas y crear formas alternativas de comprensión de las cosas.

 

ENCUENTRA EL “3ER CAMINO”

POTENTE TÉCNICA DE NEGOCIACIÓN EN
5 PASOS PARA SUPERAR UN CONFLICTO:

tercer camino

Aquí propongo un sencillo método en 5 pasos para superar un conflicto tipo “yo tengo razón y tú estás equivocado”

1º)“Primero hay que comprender y después intentar ser comprendido” decía Stephen R. Covey. En vez de seguir discutiendo, intentando convencer al otro de tu punto de vista, dile al otro: 

– En primer lugar, permíteme escucharte para poder entenderte.
– Exactamente ¿qué es lo que piensas respecto a este asunto? 

– Y esto que piensas ¿Cómo te hace sentir? ¿Cómo te sientes?

 

2º) – A continuación, parafraseamos lo que el otro ha dicho para asegurarnos que le entendemos, y también para que se sienta escuchado y atendido.

– Corrígeme si me equivoco, según tú, ¿lo que has dicho es…. ?

Parafrasear es volver a decir las mismas palabras que ha dicho el otro, y en caso de no entenderlas del todo bien, le pedimos que confirme nuestra interpretación de sus palabras.

Y para transmitir empatía, después de que nos dé su afirmación de que sí le hemos comprendido bien al parafrasearle, ahora  le mostramos respeto a su punto de vista.

– Vale, acepto que pienses así, valoro tu punto de vista y respeto cómo te sientes.

 

3ª) Una vez que le hemos mostrado que le respetamos por sus ideas (aunque no estemos de acuerdo con ellas) y que hemos hecho esfuerzo por comprenderle, ahora toca hablar nosotros y hacernos comprender. Para ello tenemos que expresar nuestros puntos de vista y nuestras emociones en relación a esos puntos de vista.

– Ahora, por favor, permíteme explicar cómo veo la situación y cómo me siento.

 

4º) Una vez que has parafraseado su punto de vista y has explicado el tuyo. El siguiente paso consiste en buscar de puntos en común. Esta es una técnica muy potente cuando discutimos con alguien que tiene una creencia aparentemente opuesta a la nuestra. Se trata de buscar similitudes y semejanzas con “el enemigo”. Esto es estrategia pura. En vez de centrarnos en los puntos en contra, buscamos puntos de acuerdo, por mínimos que sean.

Esto se basa en el principio de que nos gustan las personas que son como nosotras. Así pues, para ser buenos negociadores, tenemos que buscar qué tenemos en común con nuestro “contrincante”, para acercarnos emocionalmente a él.

– ¿En qué cosas estamos de acuerdo? 
– Aunque tengamos ideas políticas diferentes, los dos buscamos mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, ¿es así?
– ¿qué valores y objetivos compartimos?
– Ambos compartimos la buena intención de querer mejorar las cosas, ¿verdad?
– Entonces, lo único que nos diferencia son las maneras de hacerlo, ¿cierto?

Como dice mi buen amigo Pablo Grau de www.negociabien.net la clave del éxito para resolver un conflicto es conseguir síes, para ir convirtiendo a nuestro “oponente” en nuestro “aliado”. En vez de confrontarle, nos ponemos a su lado. En vez de luchar, creamos una situación de colaboración.

 

5º) La negociación: la búsqueda de la 3ª vía alternativa. Para resolver conflictos donde hay 2 ideas contrapuestas, la única manera de solucionarlos es siendo creativos y diseñar una 3ª vía de acción que contenga los valores y objetivos compartidos, que reduzca en lo posible las pérdidas que producen las diferencias y que beneficien a ambas partes.

– ¿Qué 3ª solución podríamos crear para que los dos estuviéramos satisfechos, al menos en lo fundamental?